fbpx
how-politics-should-be

Ben Shapiro y el congresista Khanna debaten, y deberíamos seguir su ejemplo

Lo más importante de esta entrevista es el mero hecho de que hayan sido capaces de mantener una conversación civilizada sobre las ventajas de aumentar el salario mínimo federal

[Read in English]

Ben Shapiro, el popular experto conservador, y el congresista Ro Khanna (D-CA) hicieron algo impensable y muy raro en el entorno político actual: mantener una discusión civilizada sobre los méritos e inconvenientes de una propuesta política. No hubo insultos, ni gritos, ni comentarios sarcásticos ni ataques personales. Alucinante, lo sé.

En una conversación de 12 minutos, Shapiro y Khanna mantuvieron un diálogo muy productivo y racional sobre la propuesta de los demócratas de aumentar el salario mínimo federal a 15 dólares la hora. Khanna estuvo de acuerdo en que había muchas pequeñas empresas que podrían verse muy afectadas por el aumento, por lo que propuso que hubiera incentivos federales para ellas. También mencionó los posibles problemas que el poder de monopsonio (cuando una empresa es la única que contrata) puede tener en la tasa general de crecimiento de los salarios.

Shapiro respondió argumentando que un aumento frenaría en general el empleo al reducir los beneficios de las pequeñas empresas. Estas pequeñas empresas, según Shapiro, se lo pensarían dos veces antes de contratar nuevos empleados. También argumentó que un aumento del salario mínimo federal no tiene en cuenta los numerosos costes de la vida en todo el país, y que el salario mínimo desestima el poder de negociación de los empleados.

Los argumentos económicos fueron muy completos y el debate es muy recomendable.

Sin embargo, lo más importante de esta entrevista no son las propuestas políticas concretas que debatieron, sino el mero hecho de que fueran capaces de mantener una conversación civilizada.

Ben Shapiro debatió con el representante Ro Khanna (D-CA) sobre la subida del salario mínimo (Imagen: Flickr)

Hoy en día, estamos acostumbrados a hablar de la política como un asunto existencial en el que el ganador se lo lleva todo. El ambiente político actual implica ataques personales, insultos, preguntas mezquinas al estilo “gotcha“, afirmaciones escandalosas, y simplemente un ambiente tóxico general en el que vemos a los rivales políticos como profundos enemigos personales. Hemos abandonado la tradición de escuchar y comprometernos con el otro lado del pasillo, ahora tratamos la política como un deporte, donde apoyamos incondicionalmente a nuestro equipo. No me malinterpreten, ser un fanático acérrimo del Real Madrid es genial (después de todo, ganamos tres campeonatos seguidos), pero adoptar el mismo enfoque para la política es terrible.

Y lo que es peor, estamos dejando que la política determine con quién nos asociamos. Un estudio de Pew de 2020 mostró que el 7% de los demócratas no saldrían con alguien que hubiera votado a Trump, mientras que el 47% de los republicanos dijeron lo mismo sobre alguien que hubiera votado a Clinton. Esta es una tendencia peligrosa y completamente tonta.

Shapiro y Khanna nos recordaron por qué es importante debatir realmente con la otra parte sin tener que recurrir a insultos baratos o entrar en un concurso de gritos que asegure más clics y visualizaciones. Eso no significa que tengamos que estar de acuerdo con la otra parte o comprometer nuestros principios subyacentes. Pero sí significa que tenemos que dejar de demonizar a nuestros oponentes. Para mis amigos conservadores y republicanos, los demócratas pueden tener (muy) malas ideas políticas, y debemos examinar sus políticas, pero no son el diablo.

Los desacuerdos no sólo son inevitables, sino que se fomentan en una república constitucional. Debemos defender lo que creemos que es el camino correcto para nuestro país. Debemos, asimismo, mantener debates profundos sobre los méritos de nuestros principios. Al fin y al cabo, una república necesita la libre circulación y el intercambio de ideas para funcionar.

Eso significa comprometerse realmente con las personas que no están de acuerdo contigo, debatir con ellas, tratar de convencerlas, y no sólo hablar con las personas que ya están alineadas con tus ideas. Al defender tus ideas del escrutinio, encontrarías aún más razones para defenderlas o, quién sabe, incluso podrías cambiar de opinión. Por cierto, esa es la razón por la que la cultura de la cancelación está tan presente en nuestro sistema, demoniza a la gente por sus opiniones políticas.

Deberíamos seguir el ejemplo de los difuntos jueces RBG y Antonin Scalia, que tenían puntos de vista completamente opuestos sobre la política, la ley y casi todos los temas que llegaban al Tribunal. Sin embargo, eran grandes amigos personales que incluso pasaban juntos la Nochevieja y acudían a la ópera. Eso no impidió que fueran fieros oponentes en el Tribunal Supremo. Nadie se atrevió a acusar a RBG o a Scalia de ser cobardes o de tener demasiado miedo para defender sus creencias sólo porque prefirieran las discusiones civiles en lugar de la política despiadada.

Es fácil caer en su cámara de eco y seguir sus prejuicios de confirmación, todos lo hacemos. Los estadounidenses no pueden seguir en este camino en el que tu afiliación política te define como individuo. Tengo muchos amigos liberales y muchos otros que son un poco más conservadores, pero eso no me impide verlos como buenos individuos que simplemente tienen ideas diferentes (o incluso desacertadas).

Estados Unidos se está convirtiendo en un país extremadamente dividido, en el que la política se está convirtiendo en un factor definitorio de nuestras vidas personales. Demos la vuelta a la tortilla, defendamos lo que creemos, pero hagámoslo con argumentos y civismo, como hicieron Shapiro y el diputado Khanna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Australia -Facebook - El American - Sección 230 - Big Tech

Facebook levantará restricciones de anuncios políticos

Next Article
muro frontera mexico USA

Alguacil de Arizona: paralización del muro le ha entregado la frontera a los carteles

Related Posts
Total
0
Share