fbpx
Biden portavoz

¿Cuál será la posición de Biden frente al Partido Comunista chino?

Biden comienza con fuerza en Asia al retar a China en defensa de Taiwán y se enfoca en fortalecer la región Indo Pacífico siguiendo la línea de Trump

Mediante la portavoz de la Casa Blanca, Biden ha expresado la intención de continuar con políticas de mano dura contra China, pero busca un equilibrio con Beijing. Sin embargo, Estados Unidos debe actuar con eficacia  y tomar decisiones audaces ante la creciente amenaza del Partido Comunista chino, afirman los analistas.  

El secretario de Estado Antony Blinken dijo a la prensa que el Gobierno de Biden continuará con políticas ejecutadas contra China por la Administración Trump. Dentro de las políticas que los asesores de Biden han afirmado que continuarán, se encuentran la denuncia sobre genocidio y delitos de lesa humanidad contra minorías religiosas en China cometidos por el Gobierno en cabeza de Xi Jinping, la defensa a Taiwán y la estrategia de una región Indo Pacífico libre y abierto.

“Lo que hemos visto en los últimos años es que China se está volviendo más autoritaria en casa y más asertiva en el exterior, y Beijing ahora está desafiando nuestra seguridad, prosperidad y valores de maneras significativas que requieren un nuevo enfoque de Estados Unidos, queremos abordar esto con paciencia estratégica”.

Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca
La revisión institucional de Biden y su enfoque democrático

La Administración Biden ha comunicado que está realizando un examen institucional a las medidas que Estados Unidos tiene vigentes contra China. Biden ha sido enfático en promover una política multilateral para competir con el gigante asiático.

Biden - Chinese Communist Party - Antony Blinken - El American
El elegido por Biden como secretario de Estado Antony Blinken es un promotor de la idea de crear presión diplomática y económica contra China a partir de consensos internacionales. (Efe)

Las sanciones a las aplicaciones móviles, a empresas gubernamentales chinas, aranceles y restricciones a diplomáticos chinos, son las cuestiones que Biden tendrá que sopesar ante una creciente presión de conglomerados económicos interesados en estrechar lazos con Beijing, según la prensa.

Si bien la Administración de Donald Trump reforzó el respaldo a los aliados americanos en Asia, Medio Oriente y algunos países europeos, también le cerró la puerta de cooperación a comunidades como la Unión Europea.

Sin embargo no será un camino fácil. Los medios de comunicación han anunciado que China y la Unión Europea cerraron un trato comercial sin precedentes en contra de las recomendaciones del entonces presidente Trump. Los líderes europeos optaron por el crecimiento económico de la mano de China abandonando la idea de proteger derechos humanos y la amenaza que representa el fortalecimiento del Partido Comunista chino.

Dicho acuerdo comercial impedirá que la Unión Europea tome decisiones contundentes en contra de Beijing. A finales de Enero de 2021 el lider del Partido Comunista chino, Xi Jinping, amenazó en la conferencia anual de Davos al mundo con una nueva guerra fría, mientras que empresarios alemanes han llegado a negar el genocidio en China para defender los acuerdos comerciales con el PCCh.

China presiona a Biden apuntando a Taiwán

Según Reuters, Estados Unidos ha firmado tratados que obligan a Washington a defender y proveer material militar, apoyo financiero y respaldo diplomático con algunos países de Asia, con el fin de mantener la estabilidad de la región y la hegemonía americana en defensa de valores democráticos, sumado a el interés económico que Asia representa para Occidente.

Taiwán es uno de los países que Estados Unidos en la pasada Administración se ha comprometido a fortalecer. La Administración Trump, fue la más concreta en cuanto a los apoyos a Taipei. Desde la llamada a la mandataria Tsai Ing Wen, visitas diplomáticas de alto nivel y una venta histórica de armamento, Trump envío un mensaje al mundo sobre la importancia de Taiwán para Estados Unidos.

China ha realizado maniobras militares en el territorio de Taiwán para presionar a Biden y desgastar la fuerza taiwanesa. (Efe)

Con la llegada de los demócratas, Beijing espera que las relaciones entre los dos países avancen a favor del Partido Comunista chino. Dentro de los intereses nacionales que Xi Jinping ha fijado como metas de China se encuentra la recuperación de todos los territorios que el PCCh considera chinos.

En esta medida Taiwán junto con Japón, Vietnam, Filipinas, las regiones del Tíbet y Xinjiang, además de Hong Kong y Macao han sido el blanco de la coerción china.

Durante la primera semana de Biden en la Casa Blanca, China ha realizado ejercicios militares aéreos en el mar de Taiwán.

Históricamente los demócratas han sido ambiguos en el respaldo hacia Taipei. Recientemente la excandidata Hillary Clinton expresó su malestar con Taiwán por “interrumpir las relaciones con China”. Por otro lado, el Gobierno de Obama debilitó a Estados Unidos en la región y permitió el avance del PCCh en el campo económico y diplomático.

Sin embargo, la estrategia de Biden parece encaminarse más por las políticas de Trump. Ante las acciones militares de China contra Taiwán, según analistas, Biden mostró su total respaldo a los acuerdos logrados con Taiwán, desestimando el concepto de una sola China impulsado por Beijing y destacó el acuerdo de las seis garantías, una política que vincula a Estados Unidos con la defensa militar de Taiwán.

La Administración Biden tiene en sus manos estrechar aún más los lazos de Estados Unidos con Taiwán. Un acuerdo comercial sólido y una defensa diplomática robusta, no sólo le permitirá a Taiwán tener un rol más activo en la política internacional, sino que además son un respaldo a los valores democráticos en Asia que fortalecen la hegemonía americana.

Futuro tecnológico transparente

The United States created the Clean Network initiative for transparent technology development. The Trump administration pushed for drastic changes in trade and established standards of quality, trust, and safety for technology developers.

La estrategia tiene el respaldo de muchos países y compañías interesadas en un desarrollo tecnológico enmarcados por los valores democráticos y la información transparente.

Las sanciones de Trump a Huawei y al gigante Ant Group, entre otros actores chinos, representan un reto para Biden. Mientras que la Unión Europea ha optado por entregar su tecnología a empresas del PCCh, otras naciones como Inglaterra, Australia, Estados Unidos y Canadá han puesto la seguridad nacional en primer lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

La primera semana de Biden: un Gobierno radical, para radicales

Next Article
Biden, Joe, Estados Unidos y China, El American

Biden de rodillas a China

Related Posts
Total
0
Share