fbpx
Abu Akleh, El American

CNN miente: la “investigación” antisemita de la periodista árabe Abu Akleh

Llamemos a las cosas por su nombre: una acusación falsa contra Israel, armada para difamar, y pintando como víctimas a palestinos fanáticos, es simplemente antisemitismo

La cadena CNN es conocida por su falta de seriedad en el relato de noticias. También por realizar investigaciones tan falsas como los procesos nazis o estalinistas. El caso de Israel nos brinda un ejemplo evidente. Un absurdo “estudio” del medio concluye que Israel disparó adrede contra la periodista árabe Abu Akleh. La cadena ha publicado una “investigación” que llega sin la más mínima base científica a una conclusión escandalosa.

El pronunciamiento de CNN es el resultado de relatos de testigos y aparentes testimonios de “expertos”, que el medio de comunicación incluye en su nota publicada el martes. 

¿Quién era Abu Akleh?

Akleh había trabajado para el canal oficial de la dictadura qatarí Al-Jazeera durante 25 años. Tenía amplia experiencia en la información sobre asuntos palestino-israelíes, aunque su objetividad era nula. El 11 de mayo, fuerzas israelíes entraron en la ciudad autónoma de Jenín, para llevar a cabo una redada tras una serie de ataques terroristas que causaron la muerte de 19 personas. El lugar es un centro de actividad terrorista y conocido aquí como un bastión del grupo radical Jihad Islámica Palestina (PIJ), con sede en Gaza.

Abu Akleh recibió un disparo durante un tiroteo entre palestinos armados y soldados hebreos en las estrechas calles de Jenín. Las imágenes publicadas horas después muestran árabes con chalecos antibalas disparando armas automáticas, incluido un militante que se inclina a la vuelta de una esquina y dispara indiscriminadamente, momento en el que se escucha a los transeúntes diciendo: “Han golpeado a un soldado, está tendido en el suelo”. Sin embargo, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han confirmado que ningún militar fue alcanzado por disparos ni sufrió lesiones. 

La dictadura palestina de Ramallah —sospechosamente— ha rechazado la solicitud israelí de llevar a cabo una investigación conjunta sobre las circunstancias de la muerte. Se niega a examinar conjuntamente pruebas clave, como la bala utilizada. A pesar de este hecho contundente, CNN ha optado por confiar en los relatos de testigos extremistas, que han alegado que Abu Akleh fue asesinada a propósito. Es decir, que además de acusar sin pruebas, CNN debe tener poderes telepáticos.

How many people signed the Declaration of Independence?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La cadena, con un método típicamente nazi, oculta a sus lectores que la citada testigo Hanaysha no es solo una “periodista palestina”, como la describe. Es una fanática que apoya abiertamente posiciones extremistas en las redes sociales. Incluye la defensa de criminales árabes que han cometido atentados mortales contra civiles. 

En numerosas publicaciones elogió a los “mártires” que han asesinado gente, los definió como sus “camaradas de armas”. Por ejemplo, a quienes llevaron a cabo una “operación ejecutiva de disparos” que mató al guardia del asentamiento “Ariel”. Una referencia al ataque reivindicado por Hamás, cuando dos hombres abrieron fuego contra un guardia de seguridad en una cabina de control. El joven, quien estaba por casarse, cubrió con su cuerpo a su novia que estaba allí, salvándole la vida. Un valiente, incomparablemente más valioso que los fanáticos que solo saben odiar y destruir. 

Otro testimonio que CNN utiliza proviene del “exparlamentario y miembro de Al Fatah”, Jamal Huwail, quien afirmó que los efectivos judíos atacaron deliberadamente a los periodistas. Puede suponerse la “seriedad” del testimonio de Huwail, que describió al terrorista que asesinó a cuatro personas en Beersheba el 22 de marzo como un “león solitario” que hizo “sonar la alarma de esta criminal ocupación sionista”. Y defendió una Palestina musulmana desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. ¿Quiénes son los criminales? Jamal tiene obviamente los valores cambiados. O mejor dicho: no tiene valores humanos. 

No está claro aún quién mató a Abu Akleh, pero CNN…

CNN intenta fundamentar su falsa narrativa con la opinión de Chris Cobb, a quien el medio llama un “experto en armas explosivas”. Pero, los antecedentes de Cobb revelan que está lejos del analista serio que dice el medio de comunicación. En realidad, ha escrito numerosas investigaciones pseudocientíficas sobre Israel, que han llegado a conclusiones probadamente falsas. 

Los testimonios antes mencionados, así como los relatos de residentes de Jenín, son la base del pasquín publicado por CNN. Además de un video que la misma cadena admite que “no muestra a la periodista siendo baleada”. O sea, de utilidad nula.

En una investigación preliminar, el ejército dijo que existía la posibilidad de que fuera alcanzada por disparos palestinos indiscriminados o por un francotirador en el intercambio de fuego. Al publicar las afirmaciones de individuos claramente anti-israelíes y presentarlas como ciertas, CNN ha atacado de forma inmoral a Israel.

Jerusalén rechazó el libelo de CNN

Un soldado de las FDI nunca dispararía un M16 en automático. Disparan bala por bala, según su entrenamiento. Como prueba, publicó videos donde se ve palestinos armados disparando al azar por diferentes calles. En los mismos se escucha una voz en árabe diciendo: “Han golpeado a uno, han golpeado a un soldado. Está tirado en el suelo”. Como ningún soldado israelí cayó, Israel explicó que los palestinos fueron quienes mataron a la reportera.

En el Foro de Davos, el presidente Isaac Herzog advirtió contra los informes falsos. “Ya hemos tenido en el pasado casos donde se nos culpó y la verdad trascendió más tarde. Hay muchas mentiras respecto a Israel. No te bases en hechos falsos. Estudia los hechos”. 

La afirmación de CNN de que la reportera fue asesinada en un ataque planeado es ridícula. Las FDI operan únicamente para frustrar ataques y capturar terroristas. El informe está lleno de conclusiones inexactas, basadas en fuentes no confiables. Llamemos a las cosas por su nombre: una acusación falsa contra Israel, armada para difamar, y pintando como víctimas a palestinos fanáticos, es simplemente antisemitismo. 

Previous Article
Uvalde, Un país sin alma

Un país sin alma

Next Article

Los mejores memes de la semana: por la plata baila el mono

Related Posts
Total
12
Share