fbpx



Conan The Barbarian

Conan el Bárbaro: masculinidad, poder y patriotismo

Este héroe nos muestra que estos tres componente son una trinidad útil a favor de la vida contra la guerra nihilista de hoy

[Read in English]

La primera vez que la vi con mi padre era apenas un niño. La semana pasada recordé la película. También recordé cómo los domingos eran para levantarse temprano, ir a la iglesia con mi padre, comprar el periódico y pasar la mañana viendo películas y programas antiguos. El Zorro, He-Man, Cantinflas y las viejas películas de Vicente Fernández estaban siempre delante de nosotros. Entonces apareció Conan en la televisión y me dejó boquiabierto.

Poco podía recordar, así que decidí volver a verlo. Lo que encontré no fueron solo recuerdos, también lecciones para estos tiempos.

Conan el Bárbaro —que había sido privado de su familia asesinada por unos asaltantes al servicio de Thulsa Doom, un ladrón/hechicero que más tarde fue líder de una secta— emprendió un doloroso viaje para vengar a sus padres y a su pueblo, en el que aprendió el deber a manos de la supervivencia y la recompensa por masacrar a sus enemigos.

Masculinidad

«Lo que importa es que dos se enfrentaron a muchos […] ¡Así que concédeme la venganza, Crom!».

La importancia de la familia y el amor por el pueblo se abre paso en el alma de la historia, recordándonos constantemente cuál es el destino de Conan. No importa la embriaguez, el vagabundeo, la duda, el hombre debe comprender una regla fundamental: el deber se debe cumplir.

«¡Aplastar a tus enemigos, mirarlos caer ante ti y escuchar el lamento de las mujeres!», dijo Conan cuando le preguntaron sobre lo que es mejor en la vida. En esa frase podemos ver cómo debe actuar un hombre: luchar, vencer y ser recordado. Un hombre no debe preocuparse por los demás para ser él mismo. Debe buscar lo que quiere y superar su vida enseñando a los más jóvenes, a través del mito, las cosas que él logró y que otros no pudieron. 

Conan el Bárbaro renace al ser salvado por Subotai y Valeria. (Screen Robot) - El American
Conan el Bárbaro renace al ser salvado por Subotai y Valeria. (Screen Robot)

Conan el Bárbaro nunca renuncia a estas características, ni siquiera cuando pierde a su mujer por la flecha de la serpiente de Doom. «Él es Conan, el cimmerio, no llorará. Así que yo lloro por él», dijo su amigo Sanchoan, Subotai.

Al llegar al templo de Doom, Conan mira a los fanáticos de su enemigo, quienes viven en una especie de comuna afeminada sin fronteras. El desprecio es todo lo que puede transmitir. Para ellos, allí nadie es un enemigo y todos serán amigos. Pero como dijo Schmitt, «si te niegas a nombrar a tu enemigo, él te nombrará a ti» —y Conan lo había hecho—. Así que para llegar a Doom engaña a uno de los sacerdotes haciéndose el sensible y confesándole que tiene «miedo y timidez» solo para noquearlo y robarle la ropa. No hay lugar para el baizuo en Conan el Bárbaro.

Poder

A lo largo de la película, el poder parece ser, en última instancia, pura acción bruta hasta que el Bárbaro se encuentra de nuevo con Doom. Entonces las cosas cambian cuando ve cómo este puede manipular a cualquiera que le responda hasta el punto de lanzarse literalmente a la muerte. «¡El acero no es fuerte, muchacho, la carne es más fuerte!», le demuestra su enemigo. «¿Qué es el acero comparado con la mano que lo empuña? […] Yo te di esa fuerza y ese deseo en tu corazón», continúa.

Esas dos frases explican en qué consiste realmente el poder: en controlar o ser controlado. El verdadero objetivo no es el poder, sino su ejercicio. Como príncipe de su culto, Doom tortura a Conan al estilo de la Pasión de Cristo, muestra el poder que puede ejercer, le llama constantemente mi hijo, doblegando poco a poco su voluntad de poder hasta el final de la película.

Thulsa Doom en su templo. (Medium)
Thulsa Doom en su templo. (Medium)

La pomposidad y el hedonismo mostrados en el interior del templo de Doom también tientan a Conan y a sus compañeros, que llaman paraíso a las orgías de borrachos que ven, demostrando que la estética —incluso la nihilista— funciona tan bien como cualquier política o legislación.

Es al final, justo antes de que Conan decapite a su enemigo de toda la vida, cuando el poder se manifiesta en el momento en que Doom casi hechiza al héroe y manipula la verdad a su favor. Con la decapitación final, Conan demuestra que el poder solo se puede combatir con el poder y no con la idea de su reducción. Las élites, también lo demuestra Mosca, solo pueden ser combatidas por otras élites, en un enfrentamiento donde prevalece el más fuerte.

Afortunadamente, Conan el Bárbaro también fue el mejor. Al ser tan decidido, centrado en el deber y luego libre, les mostró el camino a los antiguos fanáticos de Doom, quienes dejaron caer sus antorchas y se marcharon siguiendo su ejemplo.

El secreto del acero y Sol y Acero

En la primera escena, podemos ver al padre de Conan hablándole del enigma del acero. Su filosofía, revelada más tarde por Doom, consiste principalmente en la acción, no en el pensamiento. El poder, en su densidad, atrapa la mente y el alma con una lujuria eterna, mientras que el control las libera con la proporción y el tiempo.

Sin embargo, la proporción y el tiempo no son teóricos, son naturales e intuitivos, son la fuerza y el impulso. Doom logró que Conan se encerrara en la teórica del bien y del mal por un momento, pero fue por la cabeza, porque si no dejaría de ser él mismo.

conan, patriotism, masculinity, culture
Conan el Bárbaro como rey. (Simbasible)

La afirmación de la vida llega con la acción, no con el pensamiento —ese es uno de los mensajes centrales de El sol y el acero de Yukio Mishima—. Conan sabía cómo volcar esa energía en un proyecto mayor y me hizo pensar en la nación.

«Para cambiar el silencio de la muerte en la elocuencia de la vida, el acero era esencial», escribe Mishima en El sol y el acero. Se podría decir que para evitar que el silencio de la historia se convierta en la vivacidad del destino, una nación es esencial. Una nación debe ser siempre proactiva, inventiva y cohesiva escribiendo su destino para que otros no lo hagan. Cuando las naciones actúan, la contemplación rara vez participa en el proceso.

Conan el Bárbaro nos muestra que la masculinidad, el poder y el patriotismo representan una trinidad útil a favor de la vida frente a la guerra nihilista de hoy contra la masculinidad y el Estado-nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Hitler, El American

Reasignan a funcionario que comparó a Trump con Hitler

Next Article
Johnson, Vacuna

Un hombre tuvo rara reacción alérgica a la vacuna de Johnson & Johnson

Related Posts
Total
0
Share