fbpx



vacuna, El American

La desinformación de la prensa contra la efectividad de las vacunas

Las vacunas de Pfizer y Moderna han demostrado una eficacia del 95 % en la prevención del contagio y más de un 99.9 % en la prevención de hospitalización

En la última semana del mes de julio, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron una serie de nuevas recomendaciones para las personas que han sido vacunadas completamente debido a “nueva evidencia” sobre los contagios de todas las variantes del COVID-19 y los raros casos de personas completamente vacunadas que se contagian.

El anuncio tuvo como consecuencia la histeria de muchos medios de comunicación y la reimposición de restricciones como el uso obligatorio de mascarilla en algunos estados. Sin mencionar que existe un debate global sobre la posible implementación de medidas como los pasaportes para vacunados o incluso algunos sortean nuevos encierros masivos como “último recurso”.

Según datos de los CDC, cerca de 164,500,000 personas han sido completamente vacunadas en Estados Unidos (hasta el 31 de julio de 2021). Esto representa un 49.47 % de una población de más de 332,500,000 habitantes según la Oficina de Censos de Estados Unidos (US Census Bureau).

Entre las nuevas recomendaciones para las personas completamente vacunadas se incluye el uso de mascarilla en entornos públicos cerrados y “en áreas de transmisión sustancial o alta”. Además los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas para todos los maestros, personal, estudiantes y visitantes de las escuelas, sin importar si están vacunados.

Pese a las nuevas recomendaciones, la misma organización sostiene que “las personas que han sido vacunadas por completo pueden reanudar las actividades que realizaban antes de la pandemia” y que “si contrae COVID-19 después de la vacunación, sus síntomas pueden ser menos graves”.

La “nueva evidencia” que sustenta la sugerencia muestra que, en muy raros casos, las personas completamente vacunadas pueden volver a contraer el virus (especialmente la variante Delta por ser más contagiosa), y en muy pocas ocasiones pueden ser hospitalizadas o incluso morir a causa de la enfermedad. Esto ha sido suficiente para generar titulares.

Aun así, cada vez más evidencia indica que las vacunas son confiables, seguras y efectivas contra todas las variantes del virus.

¿Qué tan probable es contagiarse tras la vacunación completa?

Las vacunas de Pfizer y Moderna han demostrado una eficacia del 95 % en la prevención del contagio y más de un 99.9 % en la prevención de hospitalización. Esto significa que, tras recibir ambas dosis, es muy difícil contagiarse y casi imposible morir.

Según datos de los CDC, cerca de 125,000 personas completamente vacunadas han resultado positivo al COVID-19. De ellas, 6,239 han sido hospitalizados y 1,263 han fallecido. Una enorme mayoría, cerca de un 75 % eran pacientes mayores a 65 años, y buena parte de los que fallecieron presentaban alguna comorbilidad o predisposición de salud.

Esto significa que de cada 1,000 personas contagiadas tras vacunarse, apenas 4 (un 0.004 %) han sido hospitalizadas, y que de cada 10,000 personas vacunadas, sólo 7 (el 0.0007 %) podrían morir por complicaciones relacionadas al virus.

Contextualicemos: la posibilidad de contagiarse de COVID-19 tras la vacunación completa es ínfima. Es tan pequeña que, literalmente, es 200 veces más probable morir por fumar cigarrillos en Estados Unidos (según datos de los CDC).

No sólo eso. Es 17 veces más probable que un americano muera por consumo pasivo o indirecto de tabaco que morir a causa de COVID-19 tras recibir ambas dosis de la vacuna.

De la misma forma y según datos disponibles de la misma fuente, es 2,000 veces más probable ser mordido por un perro en Estados Unidos y 343 veces más probable necesitar atención médica a causa de una de esas mordeduras.

Un americano es incluso 40 veces más propenso a morir por consumo de alcohol, 16 veces más a morir en un accidente de tránsito y dos veces más a morir ahogado en el mar.

La proporción es tan mínima que es hasta 4 veces más probable ser mordido por una serpiente venenosa en los Estados Unidos que morir por coronavirus tras la vacunación completa.

Con esos números, podríamos asumir que los CDC promueven el cuidado para evitar esos rarísimos casos de infección. Una sugerencia similar a la de no meter la mano en un avispero o lavarse las manos antes de manipular la comida. Pero esa no parece ser la percepción de algunos.

La histeria de los medios y las restricciones absurdas pero posibles

Luego de las nuevas recomendaciones de los CDC, algunos estados y ciudades (Nevada y Kansas City, Missouri) comenzaron a reimponer mascarilla obligatoria en lugares cerrados, mientras California, Connecticut, Hawaii, Illinois, New Mexico, New York and Washington mantienen la medida en lugares cerrados o de “alto riesgo”.

Los gobernadores de Arizona, Pennsylvania y Carolina del Sur se resistieron a reimponer la restricción. Mientras tanto, en Florida, la alcaldesa del condado de Miami-Dade impuso la obligación de mascarillas en instalaciones públicas, pero el gobernador Ron DeSantis fue todavía más lejos y firmó una orden ejecutiva que deja sin efecto cualquier multa por incumplir mandatos locales de alcaldías o empresas.

Por otra parte, el presidente Joe Biden anunció este jueves que obligará a todos los trabajadores de su Gobierno a demostrar que están vacunados si no quieren someterse a test regularmente, y no descartó que pueda imponer en el futuro un mandato de vacunación a nivel nacional.

Entre tanto, los medios convencionales no han podido evitar la urgencia por explotar las nuevas recomendaciones de los CDC en una vorágine de alarmismo y terror.

CNBC titula: “Rebrote de casos de Covid: al menos 125,000 americanos completamente vacunados han dado positivo”, quitándole protagonismo a la efectividad de las vacunas, que han sido un éxito rotundo según el New England Journal of Medicine.

The Atlantic pidió en un titular “no sorprenderse cuando las personas vacunadas se infecten”, como si fuese algo absolutamente común y esperable que las vacunas no funcionen.

En contribución, CNN tituló: “La vacunación no es suficiente por sí sola para detener la propagación de variantes”. Otros se refieren a la situación como “alarmante“.

Otros titulares alertan sobre aumentos en los casos y olvidan mencionar que únicamente ocurre entre la población que no ha sido vacunada completamente.

El New York Post lo dijo en su portada del viernes: “¿Por qué el pánico?”.

Por supuesto que luego, en el contenido del texto, hacen afirmaciones más realistas o intentan calmar los ánimos que ellos mismos caldearon. No obstante, hacer un titular que busca poner toda la atención sobre la ínfima cifra de contagiados que ya se han vacunado completamente, no solo es mezquino, sino que ofrece a la gente un dato contrario al que necesita saber: la vacuna es altamente efectiva, inclusive contra las distintas variantes del COVID-19.

A estas alturas de la pandemia, cuando los datos indican tal efectividad de las vacunas, que además están disponibles para quienes decidan tomarlas y la mitad de la población ya lo ha hecho, cualquier medida restrictiva es absurda.

Esto adquiere especial relevancia cuando se indica que el número de hospitalizaciones se ha reducido en un 62.1 % desde enero gracias a la vacunación, y que en el mismo periodo el índice general de contagios ha bajado en más de un 70 %.

Obligar a los americanos vacunados a usar mascarillas es casi como cerrar los parques nacionales para evitar picaduras de serpientes venenosas, o prohibir los carros por la propensión a sufrir un accidente de tránsito, o cercar las playas para evitar que alguien se ahogue.

En cualquier otra circunstancia, una prohibición de ese tipo sería considerada un abuso de poder.

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Camacho-Quinn

Jasmine Camacho-Quinn hizo historia y se colgó la medalla de oro para Puerto Rico en Tokio

Next Article
solicitó apoyo, el american newsroom puerto rico

Pierluisi solicitó apoyo a Biden para resolver el conflicto obrero-patronal en los muelles

Related Posts
Total
9
Share