fbpx



El relato de un expolicía el 11-S: “Tenía tres vértebras rotas, pero seguí ayudando a la gente”

Marcelo Pevida González, exagente del Departamento de Policía de Nueva York, recuerda con dolor el ataque terrorista

El 11 de septiembre de 2001 cambió la historia del mundo, pero también marcó la vida de muchas personas que estuvieron en el momento del ataque terrorista.  En la mañana del 11-S, un día que parecía normal, miles de personas murieron cuando los secuestradores de la red terrorista Al Qaeda de Osama bin Laden estrellaron cuatro aviones comerciales en el World Trade Center, el Pentágono y un campo de Pensilvania.

En esos días también se conocieron historias de muchas personas que lo dieron todo por salvar y ayudar a otros ciudadanos. Es el caso de Marcelo Pevida González, exagente del Departamento de Policía de Nueva York. Este hombre de 51 años fue uno de los oficiales que aquel día priorizaron la vida de los demás antes que la suya.

Su testimonio fue recogido en un trabajo especial de France 24, donde cuenta lo que fueron horas de desespero por querer ayudar a todas las víctimas, a pesar de que también había sufrido golpes que lo habían dejado con tres vértebras rotas.

Mientras intentaba buscar una ambulancia para ayudar a los heridos, sintió un impacto y una llanta del avión cayó justo al lado de su carro. “Quedó casi todo aplastado”, dice.

Pero los primeros minutos no sintió dolor, fue después cuando se dio cuenta de que tenía tres vertebras destrozadas. Pero eso no le impidió seguir ayudando. “Salí por la ventana y continué ayudando gente. La situación era de terror, caía de todo del cielo, incluso había gente que se tiraba”, contó.

Miles de ciudadanos murieron en el ataque del 11-S EFE / EPA / WILL OLIVER
Miles de ciudadanos murieron en el ataque del 11-S (EFE)

El dolor de recordar el 11-S

A pesar de que ya han pasado muchos años de los hechos, para Marcelo aún es doloroso recordar lo que vivió. El medio detalla que al hablar de lo ocurrido, se le cambia la voz.  “A ninguno de los que estuvimos allí nos gusta recordarlo”, comentó.

Marcelo se jubiló con 31 años de edad por las heridas que sufrió ese día. France 24 detalla que se convirtió en el copropietario de una de las pizzerías más reconocidas de la Gran Manzana, la Grimaldi’s.

La historia de Marcelo es tan solo un ejemplo de tantas otras de personas que lo dieron todo por sus compatriotas. Fue un día oscuro para la historia del mundo, pero la unidad de los ciudadanos prevaleció.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

"Jules, esto no va bien, quiero que sepas que te amo": los audios de las víctimas del 11-S

Next Article

11-S: la historia de un ciego que se salvó gracias a su perro

Related Posts
Total
1
Share