fbpx
Saltar al contenido

Holanda apura Agenda 2030 y miles de granjeros protestan por su derecho a trabajar

Holanda apura la agenda 2030 y miles de granjeros salen a protestar por su derecho a producir y comer: “Nuestros hijos tienen miedo”

Available: English

[Read in English]

POCA ATENCIÓN les ha brindado la prensa americana a las protestas de granjeros en Holanda. Las razones —del descontento de la población y también del silencio de la prensa— son bastante similares a las de las protestas de camioneros en Canadá: básicamente el Gobierno no quiere dejar producir y trabajar a los granjeros, esta vez, debido a la Agenda 2030. Por tanto, ellos han decidido trancar el país y levantarse en contra de las medidas dictatoriales de los burócratas de Bruselas.

Recapitulemos: el Gobierno holandés anunció en junio de este año la “obligatoriedad” de bajar las emisiones de nitrógeno hasta el 70 %, incluso al 95 % en determinadas zonas del país, con el supuesto propósito de “cuidar la naturaleza”. Esto, palabras más, palabras menos, es básicamente acabar con gran parte de la actividad agropecuaria en la nación y someter a la población a una hambruna prolongada en nombre del “cambio climático” y la Agenda 2030. En Holanda los ciudadanos están protestando por este descabellado asunto, sin embargo, la Agenda es patrocinada por la Unión Europea en complicidad con los grandes medios occidentales.

El presunto objetivo es frenar la emisión que la ganadería vacuna produce con su digestión de heces y orina. Sobre esto se pronunció la ministra de Naturaleza y Política de Nitrógeno, Christianne van der Wal: “Tenemos que emitir mucho menos nitrógeno, y por desgracia el sector agrícola emite mucho nitrógeno. Han hecho mucho para emitir menos, pero por desgracia no es suficiente. Todavía hay que reducirlo mucho más”.

Actualmente, el mayor exportador agrícola del mundo es Estados Unidos, con una industria cada vez más regulada por las políticas medioambientales, y en segundo lugar aparece… sí, adivinaron: Holanda.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Al ser el segundo mayor exportador en materia agrícola, su importancia es fundamental para la alimentación a nivel mundial. En Holanda se contabilizan unas cuatro millones de vacas, 12 millones de cerdos y 100 millones de pollos, según han reportado medios europeos, por lo que una limitación en sus actividades, aunado a la invasión de Rusia a Ucrania, los elevados niveles de inflación en Europa y Estados Unidos, pueden llegar a ocasionar una hambruna monumental incluso en países desarrollados, pero, sigamos entrando en materia.

Protestas de granjeros en Holanda. (EFE)

Lo que propone el Gobierno de Holanda

Unos burócratas europeos se sentaron a definir las pautas medioambientales para los próximos años, en un plan macro denominado Agenda 2030, que, entre otras, tiene la premisa de “no poseerás nada y serás feliz”, además de “comerás menos carne”. No, no es broma. Lo determinó el Foro Económico Mundial en 2017, que mueve hábilmente las marionetas de Bruselas.

Sin embargo, para ser más específicos con el punto en cuestión, las radicales directrices de la Unión Europea para “detener” las emisiones solo caben en las mentes de unos funcionarios alejados de la realidad que trazan cálculos en sus mundos gobernados por hombres que juegan a ser Dios y creen poder hacer milagros con el clima, la gravedad, el aire, y la propia vida. Si mañana los burócratas en Bruselas dicen que los hombres pueden sobrevivir 30 días sin comer bocado, pues adelante, ellos sabrán mejor.

En ese sentido, los burócratas holandeses han obedecido al pie de la letra las pautas europeas, y han determinado que en la totalidad del territorio las emisiones deben bajar por lo menos un 50 % para el 2030, y brindan tres opciones a los granjeros que no estén cómodos con el mandato: encuentran una fórmula mágica sostenible, se reubican o cierran operaciones. Así de sencillo.

Las asociaciones de agricultores presentes en las protestas se han quejado. Sjaak van der Tak, el responsable de la Asociación de Agricultura y Horticultura alegó: “Nuestros miembros dicen que ya está bien, que hemos llegado al límite. Eso significa que prepararemos las acciones adecuadas para dejar claro, de forma digna, que estos planes son inaceptables”.

Granjeros se han movilizado por distintas partes de Holanda para pedir que los dejen trabajar. (EFE)

Otros manifestantes han acudido a las calles con letreros y consignas que indican: “No pueden simplemente cerrar granjas que tienen cientos de años. No pueden”, y “El futuro de los granjeros está siendo destruido”, a estos mensajes se suma el más escalofriante de todos decía: “Nuestros hijos tienen miedo”, evidentemente de quedarse sin alimentos.

A las peticiones de los manifestantes el Gobierno ha respondido: “El mensaje honesto […] es que no todos los agricultores pueden continuar con su negocio”.

Los granjeros además argumentan que están siendo vilmente asediados y usados como chivos expiatorios, pues otras industrias, como la aviación, la construcción y el transporte crean más emisiones y reciben muchas menos regulaciones. También aseguran que el Gobierno los quiere obligar a cerrar sin brindarles demasiadas opciones, tanto a ellos como al resto de la población que depende de su producción de alimentos.

Durante los últimos días, incluso las confrontaciones entre los granjeros y las fuerzas del Estado han escalado, lo que ha dado lugar a intercambios de disparos. Por lo que, básicamente, los holandeses están protestando contra su propio Gobierno para que les permitan trabajar y comer, y los burócratas les están lanzando las fuerzas de seguridad para evitar que puedan trabajar y comer.

Así está el mundo por estos días. La Agenda 2030 no es ningún chiste o teoría conspirativa.

Total
22
Share