fbpx
Stephen King

El idiota de la semana: Stephen King

Es muy probable que nadie desde la izquierda haga la menor crítica a Stephen King por este ataque misógino y clasista

[Read in English]

El prolífico escritor Stephen King ha vuelto a hacer gala en Twitter de su incontinencia frente al teclado. En esta ocasión, con motivo de la despedida de Kayleigh McEnany como secretaria de Prensa de la Casa Blanca, se ha mofado de ella diciéndole que «disfrute de su próximo trabajo como camarera de cócteles en Tampa».

Stephen King es un ferviente progresista y demócrata declarado. Antes de apoyar públicamente la candidatura de Joe Biden, King hizo campaña a favor de la muy feminista Elizabet Warren durante las primarias demócratas.

Los escritos de King que más miedo dan son los que hace sobre política. No desaprovecha ocasión para contentar a sus correligionarios de izquierda y demostrar que es el más feminista, el más antiarmas, el más “lo que sea” que lo entrone como el rey de los literatos progresistas.

Llegó a criticar a Stanley Kubrick por su adaptación de su novela The Shining, acusándolo de que su representación del personaje de Wendy era «uno de los personajes más misóginos jamás llevados al cine. Simplemente está ahí gritando y siendo estúpida. Y esa no es la mujer de la que escribí».

El afamado escritor Stephen King utilizó su cuenta de Twitter para atacar a la exsecretaria de Prensa de la Casa Blanca. (Facebook)
El afamado escritor Stephen King utilizó su cuenta de Twitter para atacar a la exsecretaria de Prensa de la Casa Blanca. (Facebook)

Ahora King se descuelga con estas declaraciones que, hechas por cualquiera que no sea un icono de la izquierda americana, serían consideradas misóginas y clasistas. De hecho, es habitual que los demócratas descalifiquen ferozmente a quienes osen cuestionar a Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) por su meteórico ascenso de camarera a congresista.

Al parecer, para King y los progresistas esto solo es machista y condescendiente si se utiliza en sentido ascendente. Si es descendente, por arte de magia —esa que tanto le gusta a King— deja de ser criticable. Es muy probable que nadie desde la izquierda, su izquierda, haga la menor crítica a King por este ataque misógino y clasista. Al fin y al cabo, la pobre Kayleigh ha cometido el imperdonable pecado de ser una mujer republicana.

Aunque esta semana coronemos a Stephen King como rey de los idiotas, en realidad es un tipo muy inteligente. Como el payaso Pennywise, King se cree invulnerable e inmune, en su caso a las críticas desde la izquierda.

Es consciente de que para sus cortesanos progresistas una mujer solo será considerada mujer si es de izquierda. Y que las camareras de Tampa solo son heroínas del proletariado si se niegan a trabajar para odiosos republicanos, o si no sirven bebidas a peligrosos derechistas.

Total
43
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Biden comprometido a echar abajo la medidas de Trump contra el aborto

Next Article
FARC - Cuba

Presidente de las FARC pide apoyo a Joe Biden

Related Posts

El récord de Trump

La responsabilidad individual, el amor a la patria, el respeto a la ley y a su imperio, la creencia en un orden trascendental superior, la subscripción al sistema de libre empresa y la comprensión de que la libertad es el derecho natural más preciado, fueron las directrices morales que impulsaron las políticas del 45º presidente
Total
43
Share