fbpx
Ilhan Omar, impuesto a operaciones financieras

Impuesto a operaciones financieras: la peligrosa propuesta de Ilhan Omar tras el caso GameStop

En tiempos convulsos hay que tener mucho cuidado con las propuestas populistas que salen de los políticos. La izquierda, por ejemplo, siempre que ve un resquicio, promueve iniciativas económicas estatistas que agravarían aún más el problema existente

La congresista Ilhan Omar (D-Minn), luego del golpe propinado por los usuarios de Reddit a los peces gordos de Wall Street, sugirió en su cuenta de Twitter que debería implementarse un pequeño impuesto a las operaciones financieras. Esto con con la finalidad de, en palabras de la demócrata, «controlar las operaciones de alta frecuencia y usar el dinero para pagar la deuda estudiantil».

Para el que no conozca el contexto de la propuesta de Omar, el resumen es el siguiente: un grupo de analistas de la bolsa, pequeños inversores y jóvenes estudiantes pusieron de acuerdo en la plataforma Reddit, mediante un subreddit, para comprar acciones de empresas que tenían proyecciones negativas según los análisis de los expertos de Wall Street.

Varias firmas y fondos de inversión habían invertido millones apostando en corto mediante el alquiler acciones; de esta forma, si compañías como GameStop seguían yéndose a pique, estas grandes empresas ganarían mucho dinero de acuerdo a las proyecciones.

Esta forma de realizar inversiones en la bolsa siempre ha sido muy cuestionada y ha generado mucha polémica.

Pero los usuarios de Reddit detectaron que varias compañías importantes venidas a menos —como GameStop, Nokia, Blackberry, AMC— estaban con proyecciones negativas, pero, con una compra masiva de acciones apostando a la baja, (es decir, apostando a las acciones suban para luego vendarlas), podía significar un fuerte golpe a todos los corredores en corto de Wall Street.

Y así fue. Un grupo de usuarios en Reddit se pusieron en sintonía, se organizaron y le propinaron un gancho en el mentón a todos los peces gordos de Wall Street.

Luego de esta situación, que puso patas arriba al mercado y a varios fondos de inversión como Melvin Capital, se generaron una serie de reacciones políticas importantes, Ilhan Omar aportó su «brillante solución», nunca antes vista por políticos de izquierda: regulación e impuestos.

«Un pequeño impuesto (0.1 %) en cada operación de Wall Street reduciría las operaciones de alta frecuencia, una práctica que agota las ganancias de los inversores minoristas y beneficia solo a los muy ricos», escribió la representante Omar. «Podríamos usar los cerca de $ 1 billón que generaría, para cancelar todas las deudas estudiantiles y hacer que la universidad sea gratuita».

Tweet de Ilhan Omar sobre el Impuestos a operaciones financieras.

En otro tuit, Omar explicaba: «Wall Street ha ganado miles de millones gracias a la peor recesión desde la Gran Depresión, y luchó para desregular las finanzas a los niveles anteriores a 2008. Y en el momento en que la gente normal los vence en su propio juego amañado, es “CÁLLATE”. Qué tal esto: impuesto a las transacciones financieras. Ahora».

De acuerdo con The Hill, «No es la primera vez que Omar plantea un impuesto sobre las transacciones financieras. Se asoció con el senador Bernie Sanders (I-Vt.) en una propuesta para eliminar la deuda estudiantil con un impuesto a las transacciones financieras».

Aquel plan de Sanders incluía «un impuesto del 0.5 % sobre las transacciones de acciones, un impuesto del 0,1 % sobre las operaciones de bonos y un impuesto del 0.005% sobre las transacciones de derivados», de acuerdo con el periódico La Vanguardia.

Ilhan Omar estaría intentando aprovechar la coyuntura del debate público para volver a relanzar una propuesta que, en su momento, no había tenido éxito y que, además, carece de efectividad y afectaría mucho más de lo que ayudaría a las finanzas de USA.

Ilhan Omar, operaciones, impuestos
Ilhan Omar, congresista demócrata que propone el impuesto a operaciones financieras. (EFE)
El análisis de la Tax Foundation sobre el impuesto a operaciones financieras

El año pasado, se publicó en la Tax Foundation un extenso análisis de Colin Miller y Anna Tyger sobre el impacto del impuesto a operaciones financieras que había propuesto Bernie Sanders y es bastante similar al que impulsa Ilhan Omar.

«Un impuesto sobre las transacciones financieras de amplia base en Estados Unidos sería una fuente de ingresos sustancial. Por ejemplo, la “Ley de Prosperidad Inclusiva” propuesta por el senador Bernie Sanders (I-VT), con un ITF del 0.5 % sobre las acciones, el 0.1 % sobre los bonos y el 0.005 % sobre los derivados, se ha estimado que podría recaudar entre 60,000 y 220,000 millones de dólares anuales», reseñó el artículo.

Pero, al mismo tiempo, el propio impuesto sobre las operaciones financieras «aumentaría los costes de transacción explícitos e implícitos, disminuyendo el volumen de negociación y bajando los precios de los activos. La disminución del volumen de operaciones reduciría los ingresos recaudados por el impuesto», se explicó en el informe. «Es difícil predecir la magnitud de esta reducción. Por ello, muchos de los ITF existentes no han alcanzado los objetivos de ingresos».

La representante Omar también dijo que era necesario implementar este impuesto a las operaciones financieras para reducir las operaciones en corto y los movimientos masivos que favorecen, principalmente, a los más ricos, según la congresista. Pero su propuesta es fácticamente falsa e ineficiente y el artículo de la Tax Foundation lo explica muy bien:

«Un impuesto a operaciones financieras reduciría sustancialmente la negociación de alta frecuencia (HFT). La HFT ha contribuido a reducir los costes de las transacciones. Puede aumentar la volatilidad y algunos operadores de alta frecuencia han llevado a cabo actividades depredadoras; sin embargo, es poco probable que estas preocupaciones tengan implicaciones significativas para los inversores o que un impuesto sea la mejor manera de abordarlas».

Parte del análisis de la Tax Foundation.

Además, el análisis indica que «un impuesto a las operaciones financieras aumentaría el coste del capital, reduciendo tanto el rendimiento del capital de los propietarios como el de los trabajadores. Como resultado, el nivel del PIB se reduciría con un impuesto a las transacciones financieras».

«Los inversores e instituciones que recurran a los derivados para evitar el impuesto se enfrentarían a riesgos adicionales asociados a la negociación de esos instrumentos», explicaron los analistas de la Tax Foundation.

¿Sería un impuesto para sacarle a los más ricos en beneficio de los más pequeños, como dice Omar? No del todo. El propio artículo de la Tax Foundation indica que «La carga de un ITF recaería principalmente en los ricos, ya que son los que poseen y comercian con activos financieros con mayor frecuencia», pero, sin embargo, «el valor de las carteras de todos los inversores disminuiría por la reducción de los precios de los activos».

¿Qué quiere decir esto? Que la propuesta de Omar aumentaría el coste de los bienes de consumo, lo que conllevaría a todos los contribuyentes estarían sujetos al impuesto indirectamente.

La propuesta de Omar: populismo y problemas financieros para el país

La congresista Omar, como se dijo, aprovecha el momento para intentar revivir su propuesta de taxes que había impulsado con Bernie Sanders. Este impuesto, que se vende como un golpe a los «malvados corredores en corto» de Wall Street, no es más que otra forma de regular un mercado libre sin base ni sustento.

El abogado argentino especializado en planificación patrimonial y el área impositiva, Martin Litwak, explicó que este impuesto es «una mala decisión».

«Tienes 4 tipos de impuestos; impuestos que gravan el consumo, que son “los mejores” dentro de lo malo que son los impuestos, porque en definitiva son progresivos y fomentan el ahorro y la inversión; el segundo grupo de impuestos son los impuestos a las ganancias, que es algo lógico que se cobre, de hecho casi todos los países lo tienen; y después tienes dos grupos de impuestos que son nefastos para cualquier país: uno es el impuesto a las transacciones -que es este de Ilhan Omar- que fomenta a que la gente no haga operaciones; y el último, el peor de todos, es el impuesto a la riqueza que los demócratas quieren imponer y quieren, además, bajar el mínimo sobre el impuesto a la herencia que es otro impuesto al patrimonio».

Comentario de Martin Litwak acerca del impuesto a las operaciones financieras.

El impuesto a las operaciones financieras propuesto por Omar no acabaría con las operaciones riesgosas, la volatilidad del mercado o funcionara como una especie de Robin Hood para sacarle dinero a los ricos y dárselo a los más pobres.

Al contrario, sería «un remedio» que, de hecho, empeoraría cualquier síntoma de enfermedad.  

Si el mercado en USA está volátil es, básicamente, porque desde 2001 la máquina de imprimir billetes no ha parado de emitir mientras el Estado gasta más de lo que genera año tras año.

Por si no fuera poco, la propuesta de Omar es peligrosa de acuerdo con el análisis de la Tax Foundation: «Se han promulgado muchos impuestos sobre las operaciones financieras y posteriormente se han derogado. Si los Estados Unidos promulgan un impuesto a las operaciones financieras y éste expulsa por completo a los actuales participantes del mercado, el impuesto podría causar un daño duradero al sistema financiero americano, incluso si se deroga posteriormente».

En tiempos convulsionados hay que tener mucho cuidado con las propuestas populistas que salen de los políticos. La izquierda, por ejemplo, siempre que ve un resquicio promueve iniciativas económicas estatistas que agravarían aún más el problema existente.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Robinson Facebook

Imputan a pareja afroamericana por el asesinato de su hija adoptiva

Next Article
Latinoamérica, agenda, Biden

Latinoamérica en la agenda

Related Posts
Total
0
Share