fbpx

pequeñas empresas

Incremento de salarios mínimos se extienden por los Estados Unidos, en el peor momento para las pequeñas empresas

Los propietarios de las pequeñas empresas ya están seriamente afectados, así que el momento no podría ser peor

[Read in English]

Por Brad Polumbo

El 2020 fue uno de los peores años en la historia moderna de los Estados Unidos para las pequeñas empresas. Y ahora, gracias a una ola legislativa sobre el salario mínimo que comenzó el 1ero de enero, las cosas están a punto de empeorar.

No se equivoquen: los propietarios de pequeñas empresas ya están seriamente afectados.

Cuando los gobiernos estatales y locales respondieron al brote de COVID-19 en la primavera con severos cierres y restricciones, las empresas se vieron obligadas a cerrar. Muchos en la industria de la restauración y la hospitalidad permanecen cerrados muchos meses después, o se les permitió reabrir brevemente y volver a cerrar este otoño. Mientras tanto, gran parte de la ayuda, financiada por los contribuyentes para ayudar a estos negocios, fue acaparada por las grandes corporaciones o se perdió debido al fraude y al desperdicio.

Para añadirle sal a la herida, miles de pequeñas empresas fueron vandalizadas y saqueadas durante los disturbios del verano pasado, después de la muerte de George Floyd. (No, el seguro no cubre todo el daño).

Al menos 100,000 pequeños negocios que fueron forzados a cerrar en 2020 no volverán a abrir, según Yelp. En una encuesta reciente, casi el 60 % de los propietarios de pequeñas empresas dijeron que no esperan que su empresa sobreviva hasta junio del 2021.

 Terraza vacía de un restaurante cerrado al público en Encinitas, California. (EFE)

Muchas de estas mismas pequeñas empresas, que están al borde del colapso, están a punto de recibir una bofetada con el aumento de los costos laborales. Un total de 20 estados tuvieron aumentos de salario mínimo que entraron en vigor este mes como parte de los aumentos programados.

“Nuevo México verá el salto más grande, añadiendo $1.50 a su mínimo por hora y subiéndolo a $10.50”, informa el Hill. “Arkansas, California, Illinois y Nueva Jersey aumentarán sus salarios mínimos un dólar”.

Además, muchas localidades han promulgado aumentos de salario mínimo específicos para cada área. Por ejemplo, Flagstaff, Arizona acaba de aumentar su salario mínimo a 15 dólares por hora, mientras que Belmont, California acaba de subir su tarifa a 15.90 dólares por hora.  

Puede que no parezcan aumentos masivos en términos absolutos, pero hay que pensar de esta manera. La nómina es a menudo uno de los gastos más grandes que tienen las pequeñas empresas, y puede que este haya aumentado arbitrariamente entre un 5 y un 15 %.  

El momento no podría ser peor

“Se ha demostrado que un aumento drástico del salario mínimo, incluso en tiempos de bonanza económica, es perjudicial”, dijo el director gerente del Instituto de Políticas de Empleo, Michael Saltsman. “Dentro del clima actual, para muchas empresas esto podría ser el último clavo en el ataúd”.

Y los empleados sufrirán quizás tanto como los empleadores. A pesar de que aparentemente están destinados a elevar el nivel de los trabajadores, los aumentos del salario mínimo siempre e inevitablemente perjudican más que lo que ayudan.

¿Por qué? El salario es importante para el nivel de vida del trabajador, pero ese no es su único aspecto importante. Un salario es un precio. Los precios son esenciales para el orden en una economía, por lo que los controles de precios llevan a los mercados al caos.

“En la economía más simple y básica, un precio elevado artificialmente tiende a provocar que se suministre más y se demande menos que cuando se deja que los precios sean determinados por la oferta y la demanda en un mercado libre”, explicó el famoso economista de libre mercado Thomas Sowell en su libro Basic Economics. “El resultado es un superávit, tanto si el precio que se establece artificialmente alto es el de los productos agrícolas o el de la mano de obra”.

“Hacer que sea ilegal pagar menos de una cantidad determinada no hace que la productividad de un trabajador valga esa cantidad y, si no lo es, es poco probable que ese trabajador sea contratado”, escribe Sowell. “Desafortunadamente, el salario mínimo real es siempre cero, independientemente de las leyes, y ese es el salario que muchos trabajadores reciben tras la creación o el aumento del salario mínimo exigido por el gobierno, porque pierden sus empleos o no encuentran trabajo cuando entran en la fuerza laboral”. 

Así, como el economista de libre mercado Murray Rothbard dijo, el salario mínimo equivale a prohibir los trabajos:

“En realidad, sólo hay una manera de considerar una ley de salario mínimo: es el desempleo obligatorio, punto. La ley dice: es ilegal, y por lo tanto criminal, que alguien contrate a alguien más por debajo del nivel de X dólares por hora. Esto significa, simple y llanamente, que un gran número de contratos salariales libres y voluntarios están ahora prohibidos y por lo tanto habrá una gran cantidad de desempleo. Recuerden que la ley del salario mínimo no proporciona ningún trabajo; sólo los prohíbe; y empleos prohibidos son el resultado inevitable”.

Así que no sorprende que la Oficina Presupuestaria del Congreso, que no es partidista, proyecte que un salario mínimo nacional de 15 dólares destruiría hasta 3.7 millones de puestos de trabajo. Por supuesto, estas subidas no son a nivel nacional, y muchas no llegan a los 15 dólares todavía. Sin embargo, las pequeñas empresas en dificultades ya tienen muy poco margen de maniobra en sus presupuestos y están al borde del colapso. Por lo tanto, el efecto negativo que las subidas del salario mínimo tienen en las economías locales será grave.

Por supuesto, no cabe duda de que los legisladores que promulgaron estas subidas del salario mínimo preestablecidas esperaban ayudar a los trabajadores, no dejarlos sin trabajo en medio de una crisis económica. Pero las leyes básicas de la economía no se mueven con un compasivo apretón de manos, y las buenas intenciones nunca garantizan buenos resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Debería ser Tesla el fabricante de autos más valioso del mundo?

Next Article
Big Tech Donald Trump

¿Por qué las Big Tech apoyan las políticas progresistas totalitarias?

Related Posts
Total
0
Share