fbpx
Kamala Harris

Kamala Harris: ¿la extrema izquierda en la Vicepresidencia de EEUU?

Las políticas de izquierda de la fórmula de Joe Biden podrían cambiar el rumbo del país

Pese a que las disputas legales se mantienen en Estados Unidos, medios de comunicación decidieron declarar al demócrata Joe Biden como presidente electo. Una situación que de confirmarse dejaría a Kamala Harris como vicepresidente, quien es la más radical entre la extrema izquierda estadounidense.

Harris no solo podría llegar a ser la primera mujer vicepresidente de EE. UU., sino que además su historial como senadora deja en evidencia que sus políticas de izquierda podrían cambiar el rumbo del país e inclinarse hacia el socialismo.

El papel de la Vicepresidencia es calificado por algunos como algo meramente simbólico mientras que otros destacan la importancia de ostentar un puesto como este. Lo cierto es que el cargo está supeditado, sobre todo, a las decisiones del presidente del país. 

La Vicepresidencia de Estados Unidos tiene dos tareas fundamentales: asumir la Presidencia en caso de que el presidente renuncie —sea destituido o muera— y presidir el Senado. Por lo tanto, Kamala Harris podría ocupar el despacho oval de la Casa Blanca si Biden (de 77 años) dejara de estar en el cargo.

Si finalmente ocupa el cargo, Harris liderará las sesiones del Senado y solo votará de forma decisiva cuando se generen empates. Una de las tareas más importantes de este cargo es la de ser portavoz de la administración para informar de las decisiones políticas sustanciales que tome el gabinete del presidente. Y, por supuesto, ella sería la principal consejera de Biden, al que otorgará asistencia, con lo que podría influir en las decisiones.

Kamala Harris es abogada, fue elegida fiscal general en California en 2010 y reelecta en 2014. Como senadora abogó por la reforma del sistema de salud, la legalización federal del cannabis, la prohibición de las armas de asalto y una reforma fiscal progresiva. 

Durante la campaña, la candidata a la Vicepresidencia decidió promover el socialismo sin reparar en el daño que esta ideología está causando en otros países a través de una falsa igualdad. La candidata publicó un video en su cuenta de Twitter que básicamente habla de «igualdad» y de «trato equitativo».

«La igualdad sugiere “Oh, todos deberían recibir la misma cantidad”. El problema con eso es que no todo el mundo empieza desde el mismo lugar. Entonces, si todos obtenemos la misma cantidad, pero tú empezaste allá atrás y yo empecé por aquí, podríamos obtener la misma cantidad, pero tú estarás tan atrás de mí», se escucha en la narración.

Un análisis del historial de Kamala Harris en el Senado revela que es una de las políticas más izquierdistas de América. Según el sitio web de vigilancia GovTrack.us, es la senadora más izquierdista, junto con el autoproclamado socialista Bernie Sanders.

El asistencialismo de Kamala Harris

Entre las normativas populistas más parecidas a las presentadas por el chavismo en sus inicios, Harris presentó un proyecto de ley con el que buscaba entregarles a la mayoría de los americanos cheques por USD 2,000 dólares mensuales, sin importar las necesidades o circunstancias relacionadas con COVID-19.

Asimismo un artículo publicado por Brad Polumbo en FEE habla la “Renta Básica Universal” que obligaría a los contribuyentes a financiar una renta mínima de aproximadamente USD 24,000 para decenas de millones de personas. 

Durante las primarias presidenciales demócratas, Kamala Harris apoyó «Medicare para todos», que es básicamente una asistencia sanitaria socialista. Además respaldó abiertamente la abolición de todos los seguros médicos privados.

The Wall Street Journal publicó en julio de 2019 un artículo que recuerda que Kamala Harris impulsaría la «transición de los Estados Unidos a un sistema de salud administrado por el Gobierno» relacionado con Medicare para todos.

Al igual que el socialismo en Venezuela, Harris quiere que el Gobierno federal tome el control de la atención médica de los estadounidenses y aboga por la transición hacia un sistema mayormente socialista.

Kamala Harris
Según el sitio web de vigilancia GovTrack.us, Kamala Harris es la senadora más izquierdista.(Twitter)
El respaldo al caballo de Troya de la izquierda estadounidense

La candidata fue una copatrocinadora —a inicios— de la resolución del Green New Deal en el Senado, de la representante Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) en la Cámara de Representantes. Durante su precandidatura presidencial, la demócrata de California apoyó a viva voz una versión del plan climático de la extrema izquierda de AOC.

Esta iniciativa costaría hasta USD 600,000 dólares por hogar en los Estados Unidos; y que además cuenta con “peligrosos” objetivos radicales que van más allá de políticas ambientales. Jarrett Stepman escribió para Daily Signal, que el Green New Deal es el Caballo de Troya del socialismo en Estados Unidos:

 «El Green New Deal no solo incluye propuestas ambientalistas: también incluye una bolsa de sorpresas con otras golosinas de izquierda para “mitigar las desigualdades raciales, regionales y de género profundamente arraigadas en los ingresos y la riqueza (que incluyen, sin limitación, garantizar que la inversión federal y de otro tipo se distribuirá de manera equitativa entre comunidades históricamente empobrecidas, de bajos ingresos, desindustrializadas u otras comunidades marginadas de tal manera que se genere riqueza y propiedad a nivel de la comunidad)».

Señala Stepman que para cumplir con los objetivos de la “propuesta ambientalista” sería necesario subir masivamente los impuestos, pedir prestado e imprimir dinero. «Luego usaría bancos públicos administrados por burócratas irresponsables para llevar a cabo todo».

Kamala Harris ha apoyado repetidamente las estrictas leyes de «control de rentas» que imponen al gobierno controles de precios en las viviendas; otra medida que se asemeja a las tomadas por el chavismo en Venezuela.

2 comments
  1. Estimada Sabrina, entiendo tu preocupación y miedo por el socialismo de Venezuela( debes venir de ahí) pero me parece extremista intentar comparar y hacer pensar a la gente que Estados Unidos podría convertirse en algo similar. No puedes comparar una dictadura con la mayor democracia del mundo y sus contrapesos de poder naturales, es ofensivo para nuestras mentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Qué hemos aprendido sobre economía en los últimos 100, 150 y 200 años?

Next Article
Grand Old Party

El futuro del Grand Old Party

Related Posts
Total
0
Share