fbpx



La regla más importante de Jordan Peterson para una mejor vida

La responsabilidad sobre la propia vida es una idea incluida en las reglas que Jordan Peterson ofrece en su libro como antídoto al caos

Por Jon Miltimore

Hace casi dos años, unos amigos me compraron un ejemplar del libro bestseller de Jordan Peterson, 12 reglas para la vida.

Empecé el libro poco después de recibirlo, pero en algún momento del camino me desvié y no lo terminé (esto no me solía pasar, pero criar a tres hijos ha alterado mis hábitos de lectura).

Con el reciente regreso de Peterson a la escena pública, decidí volver a la obra. Actualmente estoy leyendo la regla número 12 (“acaricia un gato cuando te encuentres con uno en la calle”), y planeo revisar la obra eventualmente.

Pero antes de abordar el libro entero, me pareció apropiado compartir la regla más importante de la obra seminal de Peterson, que ha vendido más de tres millones de copias en todo el mundo.

Asume la responsabilidad de tu vida

Eso es todo. Suena simple, incluso trillado. Es algo que esperarías que tu padre o tu abuela te dijeran después de que echaras a perder las cosas o te despidieran.

Sin embargo, es un mensaje muy necesario en este momento. Norman Doidge, que escribió el prefacio de 12 reglas para la vida, estuvo de acuerdo en que es la principal lección del libro de Peterson: “la regla más importante es que debes asumir la responsabilidad de tu propia vida”.

Para ser claros, “asumir la responsabilidad” no es en realidad una de las doce reglas de Peterson. Aún así, la evaluación de Doidge es correcta y no debería sorprendernos.

La responsabilidad personal sobre la vida de uno es una idea incluida en las reglas que Peterson ofrece a lo largo de su libro como antídoto al caos que muchos de nosotros sentimos hoy en día (también es un tema de sus conferencias y entrevistas.) Cuando Peterson dice que te pongas derecho, establezcas buenas amistades, pongas tu casa en orden primero, digas la verdad, hagas la cama, seas preciso al hablar, etcétera, no le preocupa realmente lo limpia que esté tu habitación. Está instruyendo a los lectores sobre cómo pueden tomar el control de sus propias vidas. Les recuerda su poder, su capacidad.

La pregunta es, ¿por qué esta lección de repente se siente tan importante? Después de todo, el mensaje de Peterson no es exactamente nuevo. En muchos sentidos, sus enseñanzas canalizan a algunos de los antiguos estoicos, que hace milenios enseñaron que el camino hacia una vida pacífica y feliz era dominar la única cosa que los humanos pueden controlar realmente: a sí mismos.

“¿Dónde está lo bueno? En nuestras elecciones”, observó una vez el filósofo estoico Epicteto. “¿Dónde está el mal? En nuestras elecciones”.

El mensaje de los estoicos era no someter tus propios sentimientos, tu propia felicidad, a factores externos. Después de todo, a menudo tenemos poco control sobre los eventos, circunstancias y las personas. El camino hacia la armonía y la felicidad es aprender a controlar cómo nosotros, como individuos, respondemos a estas cosas.

Las ideas de autoempoderamiento, autocontrol e iniciativa individual no son exclusivas de los estoicos, por supuesto. Otras filosofías antiguas exploraron estos conceptos en diversos grados, y los temas están entrelazados con la idea norteamericana, y se encuentran en obras clásicas, como el Almanaque del pobre Ricardo de Benjamín Franklin y la Autosuficiencia de Ralph Waldo Emerson.

El problema, como lo ve Peterson, es que los americanos ya no reciben estas lecciones. En una entrevista en 2018 con la GQ británica, se le preguntó a Peterson por qué la gente estaba tan “hambrienta” de su mensaje.

“Están hambrientos de una discusión sobre la relación entre la responsabilidad y el significado”, respondió Peterson. “No hemos tenido esa discusión en nuestra cultura durante 50 años”.

Esta es una declaración increíble. Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, los pensadores han explorado este tema, cómo nuestras elecciones individuales se cruzaron con vivir una vida con sentido, tal vez por encima de todas las demás. Fue central en las filosofías de los pensadores desde Platón y Aristóteles hasta Immanuel Kant y Nietzsche.

Pero Peterson dice que ya no nos enfrentamos a estas cuestiones. La filosofía postmoderna nos ha llevado a nuevas direcciones.

“Nos hemos concentrado en los derechos y privilegios y la libertad y el placer impulsivo”, dice Peterson. “Todo eso es útil en su lugar, pero es superficial, y eso no es bueno. Porque si la gente está amarrada superficialmente, entonces las tormentas la destrozan. Y las tormentas aparecen”.

Inclinándose hacia la responsabilidad es como los humanos aprenden a soportar las tormentas, que son inevitables. Como muchos saben, Peterson se encontró con su propia tormenta cuando su esposa Tammy fue diagnosticada con cáncer terminal en abril de 2019, y luchó con una dependencia de la droga benzodiacepina.

Peterson sobrevivió su tormenta porque su vida estaba amarrada a la responsabilidad, lo que le ofrecía sentido y fuerza.

Lamentablemente, hoy en día muchas personas están desamarradas.

Cuando Peterson dice que no hemos tenido una discusión sobre la responsabilidad y el significado en nuestra cultura “durante 50 años”, está aludiendo a un cambio cultural que ha tenido lugar.

No es solo que no enseñemos a la gente a asumir la responsabilidad de su propia vida, sino que de muchas maneras los desalentamos activamente a hacerlo. Cultura despierta, espacios seguros y victimismo, cada uno es una manifestación de una cultura que ha reemplazado la responsabilidad individual con nociones colectivistas de injusticia. La gente es abiertamente hostil al mensaje de Peterson de ser dueño de su vida. 

Esto no quiere decir que la injusticia no sea real. Lo es, y siempre lo será. El problema es que en nuestra búsqueda de librar al mundo de la injusticia, hemos olvidado que primero debemos poseernos y arreglarnos a nosotros mismos. 

Además, el mensaje de Peterson es no ignorar la injusticia. Su mensaje es asumir la responsabilidad de su vida a pesar de la presencia de la injusticia, que siempre existirá. (Peterson ha señalado, por ejemplo, que los estudios muestran que el destino de una persona en libertad condicional depende en gran medida de si el juez de la audiencia dictaminó antes o después de su almuerzo. Aparentemente, los jueces hambrientos son mucho menos propensos a perdonar).

Así es como uno se convierte en un barco que puede soportar las tormentas, no poniendo su poder en cosas que están fuera de su control, sino asumiendo la responsabilidad sobre las cosas que puede.

El hecho de que la gente pueda tratar el mensaje de Peterson como extraño y digno de su hostilidad es una prueba de lo necesario que es.

Deberíamos estar agradecidos de que Jordan Peterson haya vuelto para entregarlo.

2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
primavera arabe

Diez años después de la euforia, ¿qué queda de la Primavera Árabe?

Next Article
medios, brasil, partido comunista, china

Grandes medios de Brasil recibieron dinero del Partido Comunista de China

Related Posts
Total
0
Share