fbpx

Llegó el fin de la pandemia: Gobiernos y sus medidas restrictivas pierden la batalla frente a ciudadanos

La cultura de cancelación no avanzó esta vez. ¿Por qué? Porque el mundo está cambiando y la gente está despertando

[Read in English]

Malas noticias para los progresistas: el mundo está cambiando y la gente está despertando. Ya son dos años de pandemia y los Gobiernos estaban convencidos de que podían seguir sometiendo a las personas, obligándolas a vivir en un mundo restringido y sin libertades. Pues ya no más. 

Cientos de miles de personas se están alzando en todo el mundo en contra de las medidas irracionales del pase sanitario, el tapabocas o las eternas dosis de refuerzo. Miren Europa: Austria, Alemania y España despertaron. Pero, sobre todo, miren Canadá: el convoy de camioneros por la libertad, que acudió a las calles en contra de las políticas sanitarias del Gobierno progresista de Justin Trudeau, empezó a conquistar sus primeras victorias. El Gobierno de Alberta anunció el fin del pase sanitario, para esta semana que empieza. 

Y en Reino Unido y Dinamarca también se ha terminado la pandemia. Los Gobiernos de ambos países anunciaron que ya el COVID-19 no es un riesgo, por lo que es hora de regresar a la normalidad.

En el pulseo entre el autoritarismo sanitario y la libertad, la última se está imponiendo. Intentaron someternos. Distorsionaron las cifras y nos limitaron la información, para asustarnos. Para que voluntariamente agacháramos la cabeza y corriéramos por el cuidado de políticos y burócratas. Magnificaron los riesgos, sobredimensionaron la amenaza y alcahuetearon a los responsables. Pero no les sirvió de nada. No han podido ni podrán jamás imponer su autoritarismo global.

No solamente hablo de la pandemia. El mundo está despertando, mire el caso de Joe Rogan. El podcaster más exitoso y escuchado del mundo, es incómodo para las élites progresistas. Eso es una muy buena señal. Por no ajustarse a su libreto de qué es lo que conviene y qué es lo que no, ahora quieren cancelarlo. Incluso la Casa Blanca, en voz de su portavoz Jen Psaki, pidió a Spotify que lo censurara. ¡Imagínese! Eso es un escándalo: la Casa Blanca pidiendo a una empresa privada que censure a su gran estrella por sus opiniones.

Spotify se puso del lado de Joe Rogan. Que patalee quien quiera, el podcaster seguirá transmitiendo su programa. Su podcast, que le da espacio a todas las opiniones y posturas, seguirá siendo escuchado por millones de personas.

La cultura de cancelación no avanzó esta vez. ¿Por qué? Porque el mundo está cambiando y la gente está despertando. Aquellos quienes están con el autoritarismo y la censura, se quedarán marginados por el zeitgeist de esta época, que es rabiosamente libertario.

Previous Article
Cómo las políticas demócratas afectan a los migrantes hispanos

Cómo las políticas demócratas afectan a los migrantes hispanos

Next Article
Elecciones democracia

Los demócratas supuestamente odian el gerrymandering, excepto cuando les favorece

Related Posts
Total
17
Share