fbpx
Saltar al contenido

¿Cómo crear tu propia marca personal?

Chica mirando a la cámara

Las marcas personales son un diamante en bruto al que se le puede sacar mucho provecho si se gestionan y se desarrollan de forma adecuada. Funcionan como un gran potenciador de cada individuo y solo requiere de un par de trucos para hacerla muy rentable.

Sin embargo, no todos saben cómo hacerlo y, por esta razón, en El American traemos este artículo para ti. Así que, si te interesa este tema, presta mucha atención, porque la marca más importante para ti debería ser tu marca personal.

Hoy, en este buen artículo, te desvelamos todos los secretos que hay detrás del éxito de una marca personal y cómo crear una. Así que, busca un sitio cómodo, toma nota y sin más preámbulos, ¡empecemos!

¿Qué es la marca personal o personal branding?

El concepto de marca personal o personal branding fue ideado en 1997 por el escritor y hombre de negocios Tom Peters. Dicho autor entendía el término como una estrategia llevada a cabo por un individuo con la finalidad de crear una imagen personal, como si de una marca empresarial se tratara.

Pero hay otras definiciones sobre la marca personal. Jeff Bezos, el reconocido dueño de Amazon, dice que «la marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás en la sala».

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Para un mayor éxito personal en un mundo interconectado, se deben potenciar los atributos a través de la creación de una marca personal, apuntando a conseguir una mayor presencia en redes sociales, una construcción de una reputación positiva dentro del ambiente profesional y un aumento en la visibilidad en el ámbito donde se enfoque dicha marca. 

De esta forma, una buena marca personal no solo se traduce en reconocimiento, sino en una ampliación del abanico de oportunidades posibles a nivel profesional para el individuo.

Pero no solo las redes sociales son una ventana para desarrollar una marca personal. Hoy en día, existen otras plataformas digitales que puedes aprovechar si quieres crear tu propia marca personal. Una de ellas, es hacer una página web con dominio propio, que forma uno de los pilares del marketing digital. Eso sí, si vas a realizar una página web, es importante que cuentes con una estrategia SEO bien definida. Actualmente, existen otros formatos de contenidos como el podcast o webinars que son muy bien aprovechados por las marcas personales.

Las marcas personales, gracias a su éxito profesional, también construyen audiencias de una manera sólida y se convierten en verdaderos influencers al hacer recomendaciones de productos y servicios a toda su audiencia. Para ello, el influencer debe llevar a cabo una estrategia de personal branding, donde, a través de su marca, obtiene la confianza de sus fieles seguidores. Además, aquellas cosas que recomienda adquieren más valor por parte de la audiencia, gracias al reconocimiento de marca.

Pero una estrategia de marketing personal no lo es todo. Para hacer una marca personal fuerte y desarrollar una carrera profesional que se centre en tu imagen es necesaria una estrategia de social media y marketing online. Para ello, es superimportante que tu imagen de marca sea consistente

Por lo tanto, si eres o quieres convertirte en una marca personal, deberás tomar en cuenta que hacer una comunidad sólida no solo depende de los «me gusta» en tus fotos. 

Existen otros factores clave a la hora de crear una marca personal sólida. Factores como la credibilidad y la visibilidad son importantes en un mundo donde abundan los influencers. Lo que ofreces tiene que ser real o auténtico: recuerda que solo puedas dar una primera buena impresión una sola vez.

Debes trabajar muy bien la estrategia de contenidos dependiendo del área en la que quieras dedicarte, así como construir la imagen profesional de tu carrera acorde a lo que quieras transmitirle a tu audiencia. Además, debes, por supuesto, incluir los valores por los cuales quieres el reconocimiento de tu público, así como tu propósito.

De esta manera, podrás crear tu nicho de audiencia y conectar mucho mejor con aquellos que se identifiquen con tu contenido y, sobre todo, con tu personalidad y forma de ver la vida.

¿Cómo ayuda el autoconocimiento a crear una marca personal?

Si desarrollamos desde el principio una marca personal con objetivos bien claros, podemos magnificar esos atributos que te hacen diferenciarte del resto, es decir, aquello que te hace único, que no tiene nadie más. Para ello, ¡conócete! 

Aunque parezca obvio, el autoconocimiento es una de las partes más difíciles de todo este camino que recorremos con la creación de la marca personal. Al crearla e intentar desarrollarla, podemos darnos cuenta de que a veces hay una inconsistencia de los elementos que nos hacen destacar de la competencia.

Debes conocerte muy bien porque, si no sabes cuál es tu valor añadido, tus virtudes, tus talentos y tus defectos, será muy difícil lograr desarrollar un mensaje para captar a tu audiencia. Por ello, es importante que hagas una introspección y te hagas a ti mismo las siguientes preguntas que, lógicamente, deberás responder con total sinceridad:

  • ¿En qué soy bueno?
  • ¿Qué es aquello que no se me da muy bien? ¿Qué podría trabajar para mejorar? ¿Qué es aquello que no quisiera mostrar?
  • En eso que soy bueno, ¿qué puedo hacer para captar la atención de mi público objetivo?
  • ¿Por qué quiero que la gente me conozca? ¿Cuál es mi propósito?
  • ¿A qué quiero que asocien mi marca?
  • ¿Cómo quiero que mi público me recuerde?

Una vez que hayas respondido todas estas preguntas, tendrás más claros tus objetivos a la hora de desarrollar tu marca personal. De esta manera, también sabrás gestionar mejor la imagen que le quieres proyectar a tu público objetivo.

Para destacar en un área específica, es importante que analices bien qué tipo de mensaje quieres transmitir a las personas y los medios que utilizarás para comunicarlo. De esta forma, paso a paso y si se hace de la manera correcta, obtendrás el reconocimiento que buscas.

Es importante recordar que la creación de una marca personal conlleva mucho tiempo y esfuerzo. Tu marca no se va a consolidar de la noche a la mañana, y es muy probable que al principio no muchas personas te conozcan. Pero si de verdad quieres hacer de la marca personal tu profesión, la paciencia y la perseverancia serán tus mejores aliadas durante el camino.

La marca personal como potenciador del individuo

Una marca personal, sin duda, puede sacar lo mejor de nosotros mismos. Son muchos los beneficios que proporciona la marca personal al individuo y, a continuación, en El American te decimos algunos de ellos:

Diferenciación de la competencia

Un perfil profesional con una marca personal tiene muchas ventajas, no importa el área de trabajo. La diferenciación de la competencia es fundamental para competir en el ámbito laboral. Para ello, debes estar consciente de qué es lo que te hace destacar de los demás, qué te hace único.

Con esta premisa, será mucho más fácil diferenciarse de la competencia y podrás, poco a poco, captar a la audiencia. Si eres diferente y te muestras auténtico, tendrás más probabilidades de encontrar clientes potenciales que deseen trabajar contigo. Con esas características específicas que te hacen único, podrás destacar dentro de tu nicho.

Visibilidad y credibilidad

Estos son otros factores clave a la hora de potenciar al individuo. Una gran ventaja de construir una marca personal sólida es aumentar la visibilidad y la credibilidad de tu audiencia. Para aumentar la visibilidad es importante que hagas networking dentro de tu mismo sector. Para lograrlo, puedes asistir a eventos y colaboraciones. Sin embargo, este no es el único recurso, con una buena estrategia de contenidos también puedes darte a conocer.

Para lograr la credibilidad que tanto deseas es fundamental contar con un buen equipo de producción y diseño, que sepan plasmar en la imagen de marca los valores que le quieres transmitir a tu audiencia y mostrarte auténtico desde el minuto 1.

Además, si construyes tu propia marca personal, siempre tendrás empleo, lo cual suele venirles bien a aquellos profesionales que trabajan como freelancers y necesitan visibilidad para captar nuevos clientes: un elemento muy útil a tomar en cuenta en un mundo laboral cada vez más complicado. 

Por último, una vez que vas obteniendo la visibilidad y la credibilidad de tu marca personal, lograrás, de manera paulatina, obtener reconocimiento. En este punto, tu marca estará tan consolidada que será fácil de recordar con tan solo ver una imagen o eslogan.

Mensaje y posicionamiento

La visibilidad y credibilidad no son la única ventaja. Cuando ya logras ese reconocimiento, tu mensaje tiene más valor y logras posicionarte. La idea con esto es que cada vez que tus clientes potenciales quieran conseguir un producto o servicio que ofreces, piensen en ti.

Cuando tu marca se posicione, tendrás la oportunidad de hacer colaboraciones con empresas que se dediquen a la misma área de trabajo que tú. Incluso, podrás conocer y tener experiencias con otras personas que también tienen sus propias marcas personales, ¡una experiencia sin duda muy enriquecedora!

Cómo crear tu propia marca personal en 6 pasos

Seguramente te habrás preguntado cómo puedes crear tu marca personal. Pero ¡no te preocupes! Aunque parezca muy difícil, en El American, te traemos la respuesta. A continuación, te ofrecemos una serie de pasos que te ayudarán a crear tu estrategia de marca personal:

1. Ten claros tus objetivos

Para poder enfocar correctamente tus recursos y tu esfuerzo es fundamental que definas a dónde apuntas. ¿Deseas destacar en el mercado laboral?, ¿quieres encontrar más clientes?, ¿buscas colaboraciones profesionales? Conocerte y conocer hacia dónde quieres dirigir tu marca personal es el primer paso para su correcto diseño. 

2. Delimita tu público objetivo

De la mano de tus objetivos, se encuentra la población a la que te vas a dirigir, la cual debe cumplir con ciertas características que tú determinarás (colegas profesionales, clientes, público joven, tus contactos). En este sentido, conocer tu público objetivo se traduce en acciones más precisas que pueden tener mayor incidencia en el mercado y ser apreciadas por tu buyer persona. A partir de allí, puedes crecer.

3. Define tu mensaje y el tono de comunicación

Tras entender qué deseas lograr y a quiénes te diriges, debes definir qué buscas transmitir y cómo lo vas a comunicar. Un principio básico para la comunicación de tu marca es el uso de palabras simples y directas que expliquen tu idea, fieles a tus valores y principios. La honestidad sobre ti mismo es fundamental para construir tu comunicación. Muéstrate abierto, positivo y apunta a crear confianza con el público.

4. Diseña una imagen corporativa

Esta debe ser la materialización de los valores y una explicación de tu mensaje. Debes elegir con qué quieres que relacionen tu imagen corporativa. Es necesario que definas los conceptos claves que quieres comunicar, los objetos que serán asociados con la marca y, por supuesto, el color y la tipografía que transmite las sensaciones que se desean alcanzar.

5. Planifica tus movimientos

Ya con la estructura identificada y creada, ¡es hora de ponerse manos a la obra! Todo movimiento a realizar por tu marca debe seguir una planificación en concordancia con tus objetivos.

Comúnmente, se produce un calendario con las acciones a ejecutar, este debe ser lo más completo posible, que englobe todo lo relacionado con las redes sociales (como LinkedIn, Twitter, Instagram), tu contenido y tus eventos.

6. Mide y analiza los resultados

Gracias a las herramientas de recolección de datos ofrecidas por las redes sociales, hay una forma de medir el impacto de tu marca personal y así determinar si está bien encaminada o no.

Estas son algunas métricas básicas que pueden darte una idea sobre el rendimiento de tu estrategia de marca personal:

  1. El alcance y seguimiento: los seguidores son la base para la fuerza de la marca personal. Tener un balance positivo de seguidores es el resultado de la efectividad de los mensajes ideados por tu marca personal. 
  2. Compromiso: también conocido como engagement, este concepto mide la capacidad de crear relaciones sólidas y de fidelidad con el público. Se centra en los usuarios que interactúan de manera activa y constante con la marca. 
  3. Número de visitas: el tráfico web es una métrica efectiva sobre el alcance que está logrando conseguir la marca.

5 errores comunes en la construcción de tu marca personal

A la hora de realizar tu estrategia de marca personal, es normal que las dudas invadan el juicio y deriven en errores. Para que puedas evitarlos, te contamos cuáles son los más frecuentes:

  1. Engañarte a ti y a los demás: es el error más sencillo de detectar. A su vez, es el que más consecuencias negativas trae consigo. La marca personal funciona como una extensión de tu forma de ser y pensar. Si rompes el lazo entre la marca y tu persona para implantar una mentira, a mediano o largo plazo, tú y tu marca pueden quedar sin credibilidad ni relevancia alguna, ya que rompiste la confianza de tu público.
  2. Dejar de lado los análisis de resultados: si se ignoran los datos y las formas cuantificables del impacto de tu estrategia de marca personal, terminarás sufriendo de un estancamiento y en el peor de los casos un daño en tu marca. Es fundamental el seguimiento y el entendimiento de los datos, solo así podrás conocer qué estrategia impactó o no en tu objetivo. 
  3. Improvisar: una estrategia mal diseñada, o simplemente inexistente, conlleva una constante resolución rápida de los acontecimientos. Es importante que, para evitarlo, tengas una estrategia bien planificada y unos objetivos claros que deseas conseguir a corto, mediano y largo plazo. No es lo mismo mostrarse auténtico y natural que improvisar, trata de evitar esto último porque si no lo haces puedes llevarte varias sorpresas no tan buenas en el camino.
  4. No comprender a tu público objetivo: si no entiendes las necesidades y las características del público que fungirá como base de tu marca, simplemente desembocará en fracaso, ya que una marca sin una base de público es imperceptible por el mundo.
  5. No actualizarse: una estrategia estática y monótona va a traer por consecuencia un detrimento de los usuarios consumidores de tu contenido. El dinamismo y la constante actualización sobre las tendencias, intereses y tecnología es fundamental para el crecimiento a largo plazo de la marca.
  6. Falta de consistencia: por último, pero no menos importante, es la falta de consistencia. Tener una marca personal al final del día es un trabajo, como cualquier otro, si faltas al trabajo injustificadamente y de manera repetida lo puedes perder, ¿verdad? Algo parecido sucede con las marcas personales. Tu presencia en los medios que utilices no solo debe ser de calidad, sino que también tiene que ser constante para no perder a tu audiencia. La constancia no significa que publiques 24/7, pero que sí tenga regularidad el contenido que compartas. Abandonar tus perfiles durante tanto tiempo y de manera constante es un grave error.

Ahora con esta explicación sobre las marcas personales, seguro te has dado cuenta de que funcionan como cualquier otro trabajo, así que si quieres crear la tuya, lo mejor es que armes una estrategia orgánica que sea rentable a largo plazo

Recuerda que los resultados no serán instantáneos y se requiere de mucho esfuerzo para obtener un reconocimiento de tu audiencia. Pero ¡no te des por vencido! La perseverancia te ayudará a alcanzar tu sueño de lograr una marca personal. 

Si te gustó este artículo, no te olvides de visitar nuestra web. En El American tenemos los temas más relevantes a tu disposición. Descubre de la mano de nuestros expertos información relevante, artículos de opinión, análisis y periodismo libre navegando en El American. ¡Te esperamos!

Total
0
Share