fbpx
Saltar al contenido

Musk reacciona frente a quienes piden censura y moderación en Twitter: “Le temen a la libertad de expresión”

Elon Musk, El American

Contenidos

Available: English

[Read in English]

El fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, comentó este martes sobre las reacciones negativas de algunos usuarios y personalidades de los medios de izquierda respecto a su adquisición total de Twitter.

“La extrema reacción de anticuerpos de quienes temen a la libertad de expresión lo dice todo”, tuiteó el nuevo dueño de Twitter. “Por ‘libertad de expresión’, me refiero simplemente a lo que se ajusta a la ley”.

Musk explicó que la censura a la que se opone es la que va “mucho más allá de la ley” porque eso implica ir en contra “de la voluntad de la gente”. “Si la gente quiere menos libertad de expresión, le pedirá al gobierno que apruebe leyes a tal efecto”, continuó.

Críticas contra Elon Musk

Aunque las críticas contra Musk iniciaron luego de que hizo la oferta por primera vez, los medios de izquierda han vociferado aún más sus opiniones negativas desde que se concretó la compra total de Twitter.

"*" señala los campos obligatorios

Do you believe the FBI was planting evidence during the Mar-A-Lago raid?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Este lunes por la noche, por ejemplo, el host de MSNBC, Ari Melber, expresó su preocupación porque Elon Musk podría utilizar su poder en Twitter para “prohibir secretamente” ciertos contenidos o “disminuir el alcance” de candidatos, activistas y figuras políticas, e incluso cambiar el resultado de una elección presidencial.

“Si posees todo Twitter o Facebook o lo que sea, no tienes que dar explicaciones, ni siquiera tienes que ser transparente, podrías prohibir en secreto al candidato de un partido o a todos sus candidatos, todos los nominados”, dijo Melber en su monólogo. “O podrías simplemente disminuir en secreto el alcance de sus cosas y aumentar el alcance de otra y es posible que el resto de nosotros ni siquiera lo descubramos hasta después de las elecciones”.

Más tarde, la conductora izquierdista Joy Reid tuvo como invitado al columnista del New York Times, Anand Giridharadas, para conversar sobre la adquisición de Twitter por parte de Musk y atribuirle alguna relación con asuntos raciales.

Reid dijo que “la derecha” no encontró una alternativa en plataformas como Gab o GETTR porque “Twitter sin nosotros, sin la gente normal, no es útil ni entretenida para ellos”, cuyo propósito es acosar e insultar a las minorías.

Giridharadas, quien publicó una columna titulada “Elon Musk es un problema disfrazado de solución“, dijo que Musk se ha “propagado entre la derecha fascista” por coincidir en que “son tiempos de censura de ideas de derecha” en algunas plataformas de redes sociales.

“Elon Musk vive en un mundo en el que el único tipo de libertad de expresión es que los hombres blancos se sientan libres de decir lo que quieran”, dijo Giridharadas. “Este futuro en el que en realidad habría un discurso más abundante y equitativo aterroriza a personas como Elon Musk”.

Por su parte, Nicolle Wallace, otra conductora de MSNBC, dijo que la compra de Twitter “ha enviado ondas de choque a gran parte del universo político contra la desinformación” y que, gracias a Elon Musk, los aliados del expresidente Donald Trump “harán un gran uso” de la plataforma.

Wallace argumentó que los cambios que grandes plataformas tecnológicas como Twitter, Facebook y YouTube hicieron a sus políticas de seguridad tras los alegatos de fraude electoral por parte de Trump fueron un intento de hacer frente a la amenaza que implica la “desinformación”.

“No debemos más que mirar la euforia de la derecha y el pánico de la izquierda para ver dónde existen las líneas finas en este momento en torno a la desinformación”, dijo Wallace.

La compra de Twitter por parte del dueño de Tesla ha provocado una estampida de influencers progresistas que se han apresurado en abandonar la plataforma ante la amenaza que supone para ellos que un multimillonario se adueñase de ella.

Además, ONG de derechos humanos y distintas plataformas de izquierda han manifestado su preocupación por la posibilidad de que los discursos de odio se propaguen en Twitter ahora que ha pasado a manos de un “absolutista” de la libertad de expresión.

A pesar de todo esto, Musk pretende hacer de la plataforma un bastión de la libertad de expresión y para conseguirlo, a su juicio, era necesario convertirla en una empresa privada.

Total
4
Share