fbpx
Asesinar a Jovenel Moise

¿Cómo se planeó y ejecutó la operación para asesinar a Jovenel Moïse?

Un exfuncionario del Gobierno haitiano estaría detrás del magnicidio

[Read in English]

Autoridades de Colombia y Haití presentaron una hipótesis sobre cómo se habría confabulado el asesinato de Jovenel Moïse, el presidente de Haití. Un exfuncionario del Gobierno haitiano estaría detrás del magnicidio.

“Las reuniones iniciales fueron realizadas en Miami entre personas que trabajaban para la empresa CTU Security Service con James Solages, Arcangel Petrel, Tony Intriago y Emanuel Sanon; también participarían en parte de estas reuniones Duberney Capador, y fue informado de los avances de esta reunión para la contratación inicialmente de unos servicios de seguridad con Germán Rivera”, informó el comandante de la Policía colombiana, el general Jorge Luis Vargas.

James Solages es uno de los ciudadanos americano-haitianos capturados en el operativo, Antonio (Tony) Intriago y Arcangel Petrel, son socios de la empresa CTU Security. Cristian Emanuel Sanon es el médico acusado de ser la conexión de los colombianos en Haití, en cuya vivienda se encontraron gorras con el logo de la Agencia de Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) y varios cargadores con munición.

Las autoridades haitianas han mantenido bajo extremo aislamiento a los colombianos acusados de asesinar a Jovenel Moise. (EFE)
Las autoridades haitianas han mantenido bajo extremo aislamiento a los colombianos acusados de asesinar a Jovenel Moise. (EFE)

Duberney Capador y Germán Rivera fueron los mercenarios colombianos encargados de reclutar a los otros exmilitares —capturados en Haití—, estos dos últimos estarían trabajando bajo las órdenes del coronel (r) Carlos Giovanny Torres.

A través de la empresa Worldwide Capital del ciudadano ecuatoriano Walter Veintemilla se compraron los tiquetes para que los exmilitares fueran a República Dominicana y se reunieran con sus colegas, que ya estaban desde mayo en Haití.

La empresa también hizo varios giros a Germán Rivera a través de Western Union, para que coordinara alimentación y gastos logísticos del equipo de exmilitares estando ya en Haití. Rivera recibió hasta más de $50,000.

“En reunión con Joseph Felix Badio —y una persona llamada Azcar—, Germán Rivera y Duberney Capador son informados de que se va a arrestar al presidente de Haití; se comienza a hacer la planeación para la operación delincuencial, estaban enteradas la empresa CTU Security Service y varias otras personas —que ya están capturadas—”, confirmó el general Vargas.

Joseph Felix Badio es un exfuncionario del Ministerio de Justicia de Haití y quien habría sido uno de los autores intelectuales del magnicidio.

La operación para asesinar a Jovenel Moïse

Según la Policía colombiana el equipo de mercenarios se trasladó a una casa cercana a la del presidente de Haití, se consiguieron vehículos y se designaron algunas personas para que ocuparan diferentes posiciones en la entrada de la residencia de Moïse y ejecutar la operación.

Tras la planificación, la operación se ejecutó el 7 de julio a la 1:00 A.M., donde al menos 7 mercenarios ingresaron a la mansión de Jovenel Moïse, —gritando en perfecto inglés que se está ejecutando una operación de la DEA—.

Tras ingresar a la residencia de Moïse, los colombianos mataron al presidente de Haití no sin antes haberlo torturado; del operativo también salió herida de gravedad la primera dama, Martine Moïse, quien hoy se encuentra de vuelta en Haití e identificó a los atacantes.

La primera dama Martine Moise, llegó de vuelta a Haití, durante el operativo para asesinar a su esposo resulto herido. (EFE)
La primera dama Martine Moise, llegó de vuelta a Haití, tras haber sido herida durante el magnicidio (EFE)

Lo que siguió fue un tiroteo entre los colombianos y la Policía haitiana; los mercenarios se habrían refugiado en una casa —a unas cuantas cuadras de la casa de Moïse— y a medida que se intensificaba el fuego de las autoridades haitianas, los colombianos decidieron escapar y refugiarse en la embajada de Taiwán; en algún momento del intercambio de disparos el sargento Duberney Capador fue abatido.

Finalmente los colombianos se terminaron entregando a las autoridades haitianas, y otros tantos fueron capturados por la propia población de Puerto Príncipe a lo largo del día. Según el senador de la oposición Steven Benoit a muchos de ellos se les vio caminando por la calle de Puerto Príncipe, dando a sugerir que nada temían por lo que nada tendrían qué ver con lo ocurrido horas antes.

Los colombianos capturados podrían estar siendo presionados por las autoridades haitianas para dar confesiones falsas de los hechos

Según la periodista Salud Hernández, los colombianos han permanecido prácticamente aislados, se les ha negado su derecho básico como sospechosos y no poseen ninguna asistencia de abogados.

Algunos miembros del equipo de asesores enviado por Estados Unidos creen que los colombianos habrían confesado bajo tortura, y que las autoridades haitianas no han manejado correctamente la cadena de custodia de la evidencia, ni hubo un adecuado levantamiento de cadáveres.

Si bien ha habido fotos de reuniones, no se ha conocido evidencia de alguna grabación o conversación que pruebe la conspiración de la que hoy son acusados 16 colombianos en Haití.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Los mejores memes de la semana: Cuban Lives Matter

Next Article
Ted Cruz instó a Biden a «ponerse de pie» y apoyar a Cuba

Ted Cruz instó a Biden a «ponerse de pie» y apoyar a Cuba

Related Posts
Total
8
Share