fbpx

Pekín quiere borrar el recuerdo de la masacre de la Plaza de Tiananmen en Hong Kong

La decisión de retirar la estatua que conmemora la masacre de la Plaza de Tiananmen en la Universidad de Hong Kong es solo la última medida de Pekín contra la libertad de expresión en Hong Kong

[Read in English]

Este viernes, la Universidad de Hong Kong declaró que una estatua en su campus que conmemoraba la Masacre de Tiananmen de 1989 debía ser retirada, y afirmó que su decisión se basaba en “la última evaluación de riesgos y el asesoramiento jurídico”. El profesorado de la Universidad envió una carta a los organizadores de una asociación prodemocrática de Hong Kong, ahora disuelta, para que retiren la estatua antes del próximo miércoles; si no cumplen, lo hará la propia Universidad.

La estatua, llamada Pilar de la Vergüenza, es una escultura de ocho metros de altura construida por el artista danés Jens Galschiøt en 1996 y trasladada al campus de la Universidad de Hong Kong en 1997. La desgarradora escultura muestra las imágenes de decenas de personas superpuestas con expresiones de sufrimiento en sus rostros. La escultura fue pintada en naranja en 2008, color que surgió de la mezcla del rojo (el color del PCC) y el amarillo (que representa los derechos humanos).

La acción de la Universidad de Hong Kong es solo la última de una gran serie de medidas represivas contra activistas y símbolos prodemocráticos en la antigua colonia británica tras la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong en 2020. Con Pekín revisando el sistema electoral de la isla para garantizar que solo los “patriotas” puedan presentarse como candidatos a cargos públicos, y con el gobierno incrementando las detenciones de activistas prodemocráticos en la ciudad.

tiananmen-square-hong-kong
La columna de la vergüenza fue construida por un artista danés en 1996 (EFE)

¿Qué ocurrió en la Plaza de Tiananmen en 1989?

La masacre de la Plaza de Tiananmen sigue siendo uno de los momentos más brutales de la dictadura china, cuando el ejército chino utilizó todo su poderío militar para acabar con las masivas protestas pacíficas en Pekín durante la primavera de 1989, un año en el que los regímenes comunistas de toda Europa del Este empezaron a caer debido al colapso de los gobiernos comunistas de corte soviético que se instalaron poco después del final de la Segunda Guerra Mundial.

El ejército chino cumplió su misión de forma sangrienta utilizando sus tanques blindados y rifles automáticos para acabar con las protestas populares. Aunque nadie sabe realmente cuántas personas murieron durante esos días, algunos recientes cables diplomáticos revelan que los funcionarios occidentales calcularon que el número total de muertos se acercó a los 10,000.

Decenas de activistas prodemocráticos han sido encarcelados en Hong Kong. (EFE)

Mientras que los regímenes totalitarios de casi toda Europa del Este cayeron ante la presión combinada de la crisis económica y las protestas populares, el Partido Comunista (PCCh) chino consiguió no solo sobrevivir, sino consolidar su sistema político autoritario durante décadas. Una de las medidas que el PCCh ha tomado para conseguirlo es censurar fuertemente cualquier tipo de información sobre lo ocurrido en la Plaza de Tiananmen.

Mientras que Pekín pudo imponer su censura en la China continental, hubo una colonia británica en la que no pudo controlar la forma en que la gente hablaba de Tiananmen: Hong Kong.

La Plaza de Tiananmen y Hong Kong

Cuando se produjo la masacre, la rica ciudad de Honk Kong estaba bajo dominio británico, como parte de un acuerdo alcanzado tras la derrota china contra el poder occidental durante las Guerras del Opio. Aunque el Hong Kong británico no era una democracia plena, las autoridades coloniales permitían la libertad de prensa y de expresión a un nivel que era completamente inaceptable en la China continental.

Por eso, cuando se produjo la masacre, los hongkoneses pudieron celebrar vigilias anuales en el parque Victoria para conmemorar a los miles de manifestantes chinos que fueron asesinados en la plaza de Tiananmen.

Sin embargo, en 1997 la isla fue devuelta a Pekín después de que ambas partes negociaran un tratado que instauraba la máxima de “un país, dos sistemas”. Esto significaba que mientras China tendría la soberanía de iure sobre Hong Kong, la isla tendría un sistema de gobierno diferente y se respetarían sus libertades civiles hasta 2047.

Aunque el PCCh prometió mantener este acuerdo hasta 2047, Pekín comenzó a aumentar su autoridad en los últimos años. En 2014, miles de ciudadanos de HK protestaron (el llamado “movimiento de los paraguas“) contra una propuesta de ley que daría a Pekín más poder para designar quién será el jefe de gobierno de la ciudad.

La policía de Hong Kong ha prohibido la vigilia anual de Tiananmen en 2020 y 2021. (EFE)

Más recientemente, en 2019, la isla fue testigo de un movimiento popular similar contra un proyecto de ley que permitiría a Pekín extraditar a personas de Hong Kong y juzgarlas en el sistema legal de China continental, dominado por el PCCh. Aunque la ley fue finalmente derogada, Pekín consiguió entonces aprobar una restrictiva Ley de Seguridad Nacional en 2020, que no fue recibida con manifestaciones populares en las calles debido a la pandemia del COVID-19.

Tras la aprobación de esa ley, el gobierno de Hong Kong ha hecho especial hincapié en reprimir cualquier conmemoración en la ciudad por la masacre. En 2020, la vigilia fue cancelada por primera vez en décadas por la preocupación por el COVID, una medida que también se repitió este año con el gobierno de la isla encarcelando también a los organizadores de la vigilia que se negaron a cumplir con la cancelación.

La decisión de la Universidad de Hong Kong es la última medida que confirma la rapidez con que Pekín ha actuado contra las libertades de Hong Kong. Si hace dos años cientos de miles de personas se reunían en las calles para desafiar al PCCh, hoy ni siquiera una escultura puede sobrevivir a los deseos del Gobierno chino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Por qué Southwest Airlines canceló el 30 % de sus vuelos?

Next Article
Heritage, El American

The Heritage Foundation eligió a Kevin Roberts como su nuevo presidente

Related Posts
Total
0
Share