fbpx
bitcoin

¿Qué tiene de especial el Bitcoin? Un economista lo explica

Will Luther, profesor de economía, director del Proyecto de Dinero Sano del Instituto Americano de Investigación Económica y académico adjunto del Centro de Alternativas Monetarias y Financieras del Instituto Cato explica el fenómeno del Bitcoin

[Read in English]

Por Brad Polumbo:

El Bitcoin y otras criptomonedas están de moda en estos momentos.

Por supuesto, el auge de las monedas electrónicas no gubernamentales, descentralizadas y encriptadas, como el Bitcoin, lleva años produciéndose. Pero, en los últimos meses el Bitcoin ha pasado a la primera fila dentro de la conversación nacional, ya que figuras importantes como Elon Musk la han comprado y el Bitcoin alcanzó niveles de valoración récord.

Es posible que muchos americanos no hayan seguido de cerca esta tendencia y quieran entenderla. Así que, para ayudar a los lectores a entender mejor la nueva tendencia tecnológica, la Fundación para la Educación Económica (FEE) entrevistó a Will Luther, profesor de economía, director del Proyecto de Dinero Sano del Instituto Americano de Investigación Económica y académico adjunto del Centro de Alternativas Monetarias y Financieras del Instituto Cato.

Una manera fácil de entender el Bitcoin es compararlo con el dólar americano.

“Bitcoin es similar al dólar en muchos aspectos”, explicó Luther. “Ambos carecen intrínsecamente de valor, lo que significa que no tienen ninguna utilidad aparte de su rol como medio de intercambio. Ambos son irreducibles, es decir, no están respaldados por ningún activo subyacente. Y ambos son monedas con una base digital. (El Bitcoin es totalmente digital, mientras que el dólar sólo es digital en un 99.96 %, lo cual es suficiente)”.

Sin embargo, ambos difieren en importantes aspectos.

Por un lado, el gobierno americano tiene un control centralizado sobre el dólar y su suministro. Bitcoin está descentralizado, lo que significa que no hay una autoridad central que lo controle.

“La oferta de Bitcoin está preprogramada”, dijo Luther. “Nunca habrá más de 21 millones de Bitcoin en circulación y la oferta seguirá una trayectoria predeterminada hasta alcanzar el máximo. La oferta de dólares, en cambio, depende de la discreción de la Reserva Federal”.

Una consecuencia de esta diferencia es que el gobierno puede inflar el dólar americano si lo desea, imprimiendo dinero. Nadie puede inflar el Bitcoin porque la oferta de la moneda no está controlada centralmente ni sujeta a manipulación.

Otra diferencia clave, dice Luther, es que “el Bitcoin tiende a proporcionar más privacidad financiera en las transacciones digitales”.

Mientras que los intercambios en dólar pueden ser muy privados, si se hacen en persona con dinero en efectivo, los intercambios digitales en dólares que no se hacen en persona deben implicar a un tercero de confianza que registre la transacción, como Venmo o tu banco. (Esto abre una oportunidad para las violaciones de la privacidad).

Sin embargo, “como el Bitcoin puede transferirse, sin depender de un tercero de confianza, tiende a ofrecer más privacidad financiera que los mecanismos tradicionales de pago digital”, explica Luther.

Muchas de las noticias que rodean al Bitcoin tienen que ver con personas que ganan (o pierden) dinero al comprarlo y luego venderlo cuando cambian sus muy volátiles precios. A primera vista, parece más parecido a un activo como las acciones que se compran en la bolsa que a una moneda, definida como medio de intercambio.

Pero es ambas cosas, explica Luther.

“Bitcoin es, ante todo, una moneda (o, una potencial moneda)”, dice el economista.

Sin embargo, “todas las monedas son activos”, ofrece Luther. “Y algunos activos se revalorizan. Por esta razón, algunas personas piensan en el Bitcoin como una inversión. Pero eso es secundario. De hecho, el precio del Bitcoin sólo subirá si (1) resulta más útil como moneda hoy o (2) se espera que se utilice más como moneda en el futuro. Por lo tanto, incluso aquellos interesados en el Bitcoin como inversión deberían entender su papel como moneda”.

William J. Luther es profesor asistente de economía en la Florida Atlantic University , (FEE)

El Bitcoin es famoso por su volatilidad, lo que significa que su valoración, o precio, suele oscilar drásticamente subiendo y bajando en periodos de tiempo relativamente cortos. Esto es lo que lo convierte en un activo especulativo atractivo para algunos, pero también es un obstáculo para su adopción como moneda de cambio generalizada.

¿Por qué es tan volátil?

“Como la oferta de Bitcoin es esencialmente fija, su precio fluctúa debido a los cambios en la demanda”, dice Luther. “El Bitcoin es más volátil que muchos otros activos porque es un medio de intercambio. Es más volátil que otros medios de intercambio porque carece de una fuente central y fiable de demanda”.

“Los medios de intercambio están sujetos a lo que los economistas llaman efectos de network“, explica. “Nadie quiere utilizar una [forma de] dinero que nadie más utilice. Todo el mundo quiere usar el mismo dinero que usan los socios comerciales”.

“Por lo tanto, mi decisión de aceptar el Bitcoin lo hace más deseable para tí, y viceversa”, continuó Luther. “El efecto de network significa que las pequeñas perturbaciones de la demanda se amplifican, ya que lo que hace al Bitcoin más atractivo para mí también lo hace más atractivo para tí y para todos los demás en virtud del hecho de que es más atractivo para mí. El mismo proceso funciona en la dirección inversa para cualquier cosa que lo haga algo menos atractivo para mí”.

De nuevo, al comparar Bitcoin con el dólar puede ayudarnos a entender este fenómeno.

“Con otro dinero, hay algún grupo central de usuarios con el que todo el mundo puede contar con casi certeza para que lo acepten”, dijo Luther. “El gobierno de Estados Unidos, por ejemplo, está dispuesto a aceptar dólares para el pago de impuestos y tasas. Parece muy, muy improbable que deje de hacerlo. Ese grupo central de usuarios proporciona un límite inferior a la demanda de dólares… como resultado, la demanda tiende a ser bastante estable”.

“Ese no es el caso del Bitcoin”, continuó el economista. “No es descabellado pensar que su demanda podría caer a cero. Así que estamos constantemente en guardia contra esa perspectiva”. Las perturbaciones relativamente pequeñas llevan a algunos a reevaluar sus posiciones. Y el precio del Bitcoin fluctúa en consecuencia”.

Si el Bitcoin es sólo una moda pasajera o puede llegar a generalizarse en intercambios cotidianos es un tema muy debatido. Luther, por su parte, señala que ya puede utilizarse en muchos intercambios.

“Puedes comprar un sofá nuevo en Overstock.com“, dice. “Puedes pagar tu factura de telefonía móvil de AT&T. Dime lo que buscas y es muy probable que haya alguien allá fuera dispuesto a venderlo por Bitcoin”. El hecho de que no se utilice más comúnmente, a pesar de que muchos minoristas están dispuestos a aceptarlo, sugiere que no es muy adecuado para muchas transacciones”.

“Bitcoin es muy apropiado para hacer pagos transfronterizos”, continuó Luther. “Es muy adecuado para hacer transacciones privadas. Pero pocas de las transacciones que hago a lo largo de un mes implican pagos transfronterizos o requieren más privacidad de la que me ofrece mi banco. Así que no gasto Bitcoin muy a menudo. Sospecho que otras personas hacen un cálculo similar. Esto no es una crítica al Bitcoin. Es sólo para reconocer que actualmente tiende a funcionar como un dinero dentro de un nicho, y parece que lo seguirá haciendo en un futuro previsible”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
brexit vacunación Europa

Cómo el Brexit ayudó al Reino Unido a ganar la carrera de la vacunación en Europa

Next Article
Estrecho Taiwan

Aumentan ejercicios militares de USA en estrecho de Taiwán por temor a invasión china

Related Posts
Total
12
Share