fbpx
Saltar al contenido

Republicanos contradicen versión oficial de la administración Biden sobre viaje a Venezuela

Biden, El American

Read in English

[Read in English]

Miembros del Partido Republicano han reaccionado a la reunión que el Gobierno de Joe Biden tuvo en Caracas con funcionarios del régimen de Nicolás Maduro la semana pasada. Ante la situación, algunos republicanos como el gobernador Ron DeSantis, alertaron sobre las intenciones de los demócratas de negociar con Maduro sin lograr un cambio político en Venezuela.

Durante el fin de semana, se conoció que el presidente Joe Biden envió una delegación secreta a Venezuela para negociar con el dictador Nicolás Maduro, principal aliado de Vladimir Putin en América Latina, sobre un posible levantamiento de sanciones ahora que Estados Unidos estudia un embargo petrolero contra Rusia tras su invasión a Ucrania.

La reunión tuvo lugar en Caracas, pero Juan Guaidó, a quien Estados Unidos reconoce como presidente interino y representante legítimo del pueblo venezolano, no supo de las intenciones de la administración demócrata hasta que la delegación ya se encontraba en esa ciudad.

Según la agencia española de noticias ABC, Guaidó no supo sobre la reunión. No obstante, la agencia Reuters aclaró que el político venezolano había sido notificado el sábado, el mismo día de la reunión, en horas de la mañana.

Lo cierto es que no fue notificado con antelación, a pesar de que el embajador de Estados Unidos por Venezuela, James Story, quien formó parte de la delegación americana, trabaja desde Colombia en coordinación con los diplomáticos venezolanos apuntados por Guaidó.

En la reunión participaron el embajador Story y Juan González, principal asesor de Biden sobre Latinoamérica, y por parte del régimen venezolano se presentaron Nicolás Maduro y su vicepresidente, Delcy Rodríguez.

El enviado especial para asuntos de rehenes, Roger Carstens, también participó en el encuentro con el objetivo de mediar a favor de los ciudadanos americanos o con doble nacionalidad que se encuentran detenidos por el régimen de Maduro, incluyendo seis ejecutivos de Citgo.

La reacción de republicanos

Este lunes, la secretaria de Prensa de la administración Biden-Harris, Jen Psaki, admitió que la reunión había tenido lugar y explicó que el objetivo principal era discutir sobre “el bienestar” de los americanos que permanecen en Caracas, rehenes de la dictadura, aunque también admitió que se tocaron temas de “seguridad energética”.

Por otra parte, el senador republicano por Florida, Marco Rubio, expresó su rechazo por las reuniones “secretas” entre Biden y Maduro, diciendo que se trató de una “excusa” para llegar a un acuerdo con el dictador venezolano.

“Biden está usando a Rusia como una excusa para hacer el acuerdo que siempre quiso hacer de todos modos con el régimen de Maduro”, tuiteó Rubio la mañana del lunes. “En vez de producir más petróleo americano, quiere reemplazar el petróleo que le compramos a un dictador asesino con petróleo de otro dictador asesino”.

Más tarde, Rubio volvió a Twitter para decir que los “expertos en política exterior” que representan a Estados Unidos son “gente estúpida” por creer que Maduro es una opción viable para alejar a Rusia de su alianza en Venezuela.

El senador de origen cubano expandió su rechazo en un tercer tuit, diciendo que la reunión es solo una excusa para acercarse a Maduro y a Cuba, como lo quiso el expresidente Obama.

“Las conversaciones secretas de Biden con el régimen de Maduro no se tratan de reemplazar el petróleo de Rusia”, continuó Rubio. “La industria petrolera de Venezuela es un desastre incompetente que produce el 10 % de lo que exporta Rusia. Ucrania es solo una excusa para los exempleados proizquierdistas de Obama que ya querían acercarse a Maduro y Cuba”.

El exsubsecretario del Departamento del Tesoro para Financiamiento del Terrorismo, Marshall S. Billingslea, dice haber escuchado de “fuentes creíbles” de que la delegación de Biden habría ofrecido el reconocimiento de Nicolás Maduro y el levantamiento de todas las sanciones a cambio de una “ruptura” entre Venezuela y Putin.

Billingslea cree posible que se haya ofrecido al testaferro de Maduro que hoy se encuentra en manos de la justicia americana, Alex Saab, a cambio de los rehenes de Citgo.

El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, cree que una visita oficial de Biden a Maduro es una forma de “mendigar petróleo” y de “legitimar al régimen comunista” de Venezuela.

“Estados Unidos debería responsabilizar a Maduro mientras aumenta la producción nacional de energía para que no tengamos que depender de regímenes hostiles para obtener energía”, tuiteó DeSantis.

Maduro y Putin sostuvieron una llamada telefónica la semana pasada, en la que el dictador venezolano prometió a su aliado ruso su total apoyo respecto a la invasión a Ucrania y ambos acordaron “reforzar su asociación estratégica”.

Deja una respuesta

Total
2
Share