fbpx

Los republicanos deben abordar la integridad electoral antes de las elecciones de 2022

He recibido miles de mensajes de votantes diciendo que no volverán a votar hasta que tengamos una verdadera reforma electoral, que incluya la identificación de los votantes

[Read in English]

Estamos en camino hacia otro año de elecciones de mitad de período, con algunas elecciones especiales en el ínterin, incluyendo la reciente elección de revocación en California entre el titular Gavin Newsom, y el republicano Larry Elder. Pero tras la derrota de Larry Elder, los votantes republicanos empiezan a sentirse desmoralizados, y con razón.

Debemos retroceder casi un año, hasta octubre de 2020. Estábamos a semanas de las elecciones presidenciales de noviembre, que la mayoría de los conservadores y republicanos creían que sería una victoria fácil para el entonces presidente Donald J. Trump contra el candidato presidencial del establishment, Joe Biden, especialmente porque “Basement Joe” no parecía haber estado haciendo mucha campaña. 

No hay ninguna manera de que un liberal moderado del establishment como el entonces candidato a vicepresidente Joe Biden tuviera alguna oportunidad. Entonces llegó la noche de las elecciones, y los votos por correo se convirtieron exactamente en lo que necesitaban los demócratas para empujar al entonces candidato presidencial por encima del umbral de votantes necesario en estados clave para ganar las elecciones.

Poco después, toda la derecha política se unió para impugnar la elección. Fue lo único de lo que hablaron, durante meses que llevaron a la certificación final de enero por parte de los legisladores estatales y del entonces vicepresidente Mike Pence. Pero entre noviembre y enero, la derecha de base también se activó, junto con muchos líderes populares conservadores y republicanos, influenciadores y activistas en toda la nación. Forbes informó que entre noviembre y enero, Donald Trump recaudó 250 millones de dólares para “desafiar el resultado”, eso es mucho dinero donado, en un corto período de tiempo.

Los partidarios de Trump organizaron mítines masivos en la capital del país. Los actos de “stop the steal” se extendieron por todos los círculos conservadores de las redes sociales, y los principales líderes de la nación hablaron en los mítines. Hubo eventos en los meses de noviembre, diciembre y enero, con la esperanza de que se pudiera hacer algo para detener los resultados de la certificación.

El presidente Trump incluso contrató a un equipo de abogados de élite para que recorrieran los estados clave, para demostrar que se había cometido un fraude a nivel nacional. Se convirtió en un grito de guerra en toda la nación, protestas con números nunca antes vistos en las calles, uniéndose al presidente, y ayudando, donando, marchando, haciendo lo que fuera necesario, para ayudar al líder de este nuevo Partido Republicano.

Entonces sucedió el 6 de enero, un evento que la izquierda del establishment, junto a los medios, redes sociales, y las organizaciones “ABC” del gobierno (FBI, DOJ, etc.) y ahora incluso el presidente Joe Biden, han descrito como “uno de los días más oscuros de la historia”. ¿Aún más oscuro que los atentados del 11 de septiembre, o la reciente mal llevada retirada de tropas americanos de Afganistán que provocó la muerte de militares americanos durante un ataque terrorista?

Avancemos hasta hoy. Poco o nada se ha hecho para cambiar la integridad de las elecciones en todo el país. Sin embargo, se han recaudado muchos fondos para “proteger la integridad de los votantes”. Algunos estados como Texas y Florida han tomado algunas medidas para reformar el sistema electoral, pero muchos argumentan que simplemente no es suficiente. Algunos piden que se realicen auditorías completas de las elecciones de 2020, condado por condado, incluso en aquellos donde ganó Donald Trump. 

Texas, por ejemplo, ha aprobado la ley HB6, que convierte en delito estatal el hecho de que los funcionarios electorales envíen solicitudes de voto por correo a los ciudadanos que no hayan solicitado el formulario. Una de las mayores razones por las que los votantes dicen que hubo irregularidad electoral en las elecciones de 2020 es el envío masivo de votos por correo, y la gente cree que hace más fácil perder, contar dos veces o contar mal un voto.

En Florida, el gobernador Ron DeSantis se jacta de que las nuevas leyes electorales del estado del sol contienen las “medidas de integridad electoral más fuertes del país.”

La ley S.B.90 de Florida aborda dos grandes problemas inherentes a las elecciones de 2020. La legislación promulgada en el estado del sol se concentra en limitar la posibilidad de que se produzca un fraude electoral derivado de las papeletas de voto por correo no válidas o ilegales, de los buzones no vigilados, de la autenticidad dudosa de los votantes, de la manipulación de las papeletas por parte de terceros (ballot harvesting), de los envíos masivos de papeletas no solicitadas y de los censos electorales contaminados.

Esto se hace a través de un enfoque multifacético que no restringe el acceso del ciudadano al voto, por correo o en persona, solo aplica normas básicas de validación de la identificación. Otros estados han tomado algunas medidas, y Arizona, Wisconsin y Michigan tienen legislación pendiente.

Pero, ¿es suficiente la reforma en estos pocos estados? ¿Qué pasa con los republicanos varados en los estados azules, como Nueva York y California? California, que tiene la mayor cantidad de votantes republicanos registrados, no ha tenido ninguna reforma electoral. En su lugar, Gavin Newsom ha hecho que los votos por correo sean permanentes para todos los votantes registrados, una medida que los conservadores temen sea el “clavo en el ataúd” para los votantes republicanos.

Entrevisté a la activista política y cineasta Maggie VandenBerghe, de Arizona, quien también se hace llamar @fogcitymidge. Nacida en California, se ha trasladado recientemente a Arizona, un estado en disputa, y tras involucrarse a nivel de base, afirma que los candidatos de Arizona están haciendo campaña y recaudando fondos, pero no se está haciendo mucho más para garantizar la integridad de los votantes, y el tiempo se está acabando.

“Hay mucho dinero, en la promesa de la reforma electoral, por lo que ahora se ven estos estafadores, estos diferentes grupos que están prometiendo la reforma electoral – – que van por ahí diciendo ‘vamos a conseguirlo’, pero cuando se mira lo que realmente están haciendo, no es nada”.

Ella agregó, “- esta idea de #auditall50states (campaña en las redes sociales), es una locura porque eso puede llevar de 5 a 10 años, miren lo que tardó la auditoría de Arizona, ¡se suponía que iba a llevar 30 días! y ya han pasado 8 meses. Esto es una locura”.

Estos argumentos deben ser sostenidos y no olvidados. Durante meses el GOP y los republicanos estuvieron haciendo campaña y recaudando millones de sus votantes. Siguen haciéndose eco de que la elección fue robada, y ahora nos dirigimos a 2022 con un GOP fracturado, y una base de votantes dividida. Algunos votantes desean ignorar o simplemente silenciar este tema de conversación, diciendo “¡esta lucha interna simplemente nos perjudicará! Debemos permanecer unidos”, pero muchos votantes exigen respuestas.

El presidente republicano más popular desde, quizás, Ronald Reagan, incluso envió este mensaje a los conservadores: “Si no resolvemos el fraude en las elecciones presidenciales de 2020 (que hemos documentado de forma exhaustiva y concluyente), los republicanos no votarán en el 22 ni en el 24. Es lo más importante que deben hacer los republicanos”.

La realidad es que nos acercamos a las elecciones de 2022, y millones de americanos no tienen fe en el proceso de votación. He recibido miles de mensajes de votantes diciendo que no volverán a votar hasta que tengamos una verdadera reforma electoral, que incluya la identificación de los votantes, las restricciones a los votos por correo, y más. 

En una encuesta reciente que realicé a través de mi Instagram, pregunté a mi audiencia: “¿Cuál crees que es el tema más importante de cara a las elecciones de 2022?” Una abrumadora mayoría dijo que la Integridad de las elecciones es el tema número uno (49.06 %) en comparación con la seguridad nacional/fronteriza (21.18 %), la economía/empleos (19.7 %), u otros (10.07 %) de más de 6200 encuestados, y eso es porque piensan, ¿cómo podemos elegir líderes para arreglar los problemas de la nación, cuando no podemos votar debidamente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Protestas, El American

Los cubanos se preparan para más protestas

Next Article
"Dune", la película de Denis Villeneuve recaudó $40 millones pese a emitirse en televisión

"Dune", la película de Denis Villeneuve recaudó $40 millones pese a emitirse en televisión

Related Posts
Total
14
Share