fbpx
Rusia, Putin

Rusia-Irán, la coalición que no debe ser

“Desde la elección de Joe Biden, exvicepresidente de Obama y cocreador original del acuerdo JCPOA, hay esperanzas de que se reactive el acuerdo nuclear”, dice Ganjavi

[Read in English]

La invasión rusa de Ucrania aterroriza al mundo. Con la angustia nuclear reavivada y el aumento de los precios del petróleo y el gas, Occidente ha optado por castigar a la autocracia de Putin con un paquete de sanciones sin precedentes que aún no han demostrado su eficacia.

Sin embargo, estas sanciones, aunque bien intencionadas, podrían presentar algunos problemas ligeramente previsibles. Por un lado, está empujando a la administración de Biden a cambiar su tono con el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro. Este nuevo tono es, lamentablemente, más amistoso, ya que la necesidad americana de petróleo no hará más que aumentar.

Por otro lado, también es probable que obliguen a Rusia a fortalecer alianzas paralelas con gobiernos que tienen opiniones similares para sobrevivir (y potencialmente triangular el comercio). Un sólido candidato para ello es Irán, cuyo antiamericanismo oficial sólo puede equipararse al de Putin.

Para analizar la naturaleza de esta amistad limitada y circunstancial, El American habló con Nazemi Ganjavi, un empresario iraní y profesional de la informática afincado en Viena.

Ahmadinejad expresó la semana pasada su apoyo a “la gran nación de Ucrania”, como dijo, y dio a entender que Putin es “un enemigo de la humanidad”. ¿Debería ser esto una sorpresa? Después de todo, en la reunión extraordinaria de la ONU sobre esta guerra, Irán se abstuvo. ¿Qué está pasando allí?

Should Biden Take a Cognitive Test to Remain in Office?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Creo que desde que terminó la presidencia de Ahmadinejad, se ha vuelto más audaz a la hora de hablar, como es tradición en expresidentes como Jatamí, ambos impedidos de presentarse a las elecciones presidenciales de 2013 y 2021 respectivamente (en Irán, los presidentes que han cumplido dos mandatos pueden presentarse a la reelección después de cuatro años).

Ambos se han opuesto abiertamente a la guerra en los términos más duros, con Ahmadinejad calificándola de “genocidio” y el expresidente Jatamí calificándola de “supresión de una nación libre”. Es cierto que ninguno de los dos ocupa puestos de poder, y que Jatamí tiene incluso algunas restricciones, como que la televisión estatal iraní no puede mostrarlo ni hablar de él.

Muchas de sus opiniones, en general, reflejan lo que muchos iraníes piensan de Rusia, ya que la mayoría de los iraníes son muy nacionalistas y amantes de su historia. Es importante recordar que la mayoría de los iraníes tienen una visión negativa de Rusia, debido al trauma que supuso la pérdida de una cantidad importante de territorio en las dos guerras ruso-persas del siglo XIX. Aparte de la anexión de territorio persa, el gobierno ruso siempre ha tenido una influencia negativa que ha provocado muerte, hambre y destrucción.



Es importante señalar que estas no son las opiniones oficiales de la República Islámica hacia Rusia, ya que intentan ser neutrales sin dejar de dar a Rusia el beneficio de la duda, culpando de la guerra a la “agresión de la OTAN”.

Esto se ha convertido en una importante fuente de controversia en Irán, con muchos políticos independientes, incluido el exdiputado Ali Motahari, que describen la cobertura de la guerra por parte de los medios de comunicación estatales iraníes como una repetición esencial de la propaganda rusa y afirman que el Estado está “actuando como una colonia rusa.”

A pesar de ello, la actitud de la República Islámica hacia Rusia y su política expansionista siempre ha sido neutral y abstencionista. Irán ha experimentado muchos de los mismos problemas con el separatismo que Georgia y Ucrania, con muchas naciones externas que intentan utilizarlo para dividir potencialmente a Irán, especialmente en el noroeste. Por ello, Irán no condenará las acciones de Rusia, pero tampoco las apoyará, ya que hacerlo pondría a Irán en una posición vulnerable, puesto que estaría apoyando una política que podría ser usada en su contra.

Por lo tanto, la reciente votación de la Asamblea General de la ONU no es inusual, ya que Irán también se abstuvo de condenar la guerra de Georgia y ha declarado abiertamente que no reconocerá la llamada independencia de Osetia del Sur o Abjasia.


¿Cómo lo ven los iraníes en el contexto de la guerra entre Irán e Irak e incluso en la guerra civil siria, donde ambos países son aliados? ¿Cómo eran las relaciones entre Irán y la Rusia postsoviética?

Como sabes, la mayoría de los iraníes tiende a votar a los candidatos más reformistas cuando tienen la oportunidad. Si observa los medios de comunicación reformistas y su cobertura de la guerra, verá que la mayoría ve un paralelismo entre esta guerra y la guerra entre Irán e Irak. Muchos iraníes tuvieron experiencias similares a las de los ucranianos, y el gobierno iraquí utilizó muchos de los mismos argumentos para justificar la invasión, como la discriminación de la minoría árabe en el sur de Irán.

Las mortíferas campañas de bombardeo también son similares, ya que Irak bombardeó muchas ciudades metropolitanas para causar daño psicológico a la población. Los iraníes que tuvieron que huir de los bombardeos ven muchos paralelismos con su propia experiencia de ocho años de guerra.

Los principistas, por el contrario, parecen no ser conscientes de su contradicción y están tan sorprendidos por su ideología antiamericana que esencialmente culpan a la OTAN, y afirman que Estados Unidos no es un buen aliado para Ucrania.

Para entender esto, primero hay que comprender que gran parte de ellos está fuertemente influenciada por la propaganda rusa, en particular a través de la influencia de pensadores como Alexander Dugin, que asiste con frecuencia a las conferencias de los principistas y ha utilizado el apoyo de Rusia a la guerra de Siria para aumentar el sentimiento prorruso entre ellos.

La guerra civil siria es intrigante en cuanto a las relaciones entre Irán y Rusia porque, en mi opinión, las relaciones no eran ideales antes de la guerra. En general, las relaciones mejoraron tras la caída de la Unión Soviética, e Irán estaba menos preocupado por extender su revolución por el mundo.

Durante la presidencia de Yeltsin, Irán pudo convencer a Rusia de que continuara la construcción del reactor nuclear de Bushehr debido a la necesidad y a la mala reputación de Chernóbil, pero las relaciones siguieron siendo tensas. Esto explica el apoyo de Rusia a las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU durante las administraciones de G.W. Bush y Obama, así como la negativa del presidente ruso Medvédev a vender misiles S300 a Irán durante su presidencia.

Cuando comenzó la guerra civil siria, las relaciones mejoraron significativamente, y los principales partidarios, los principistas, que han dado prioridad a esta cuestión y ocupan importantes puestos de poder en el Ministerio de Inteligencia y la Guardia Revolucionaria, comenzaron a ver a Rusia como un país más positivo con el que pueden colaborar.

Rusia, por el contrario, se aisló y fue más sancionado tras la anexión de Crimea en 2014, y comenzó a colaborar más estrechamente con Irán, incluso vendiendo armas, como misiles S300 e invitando a Irán a formar parte de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva y del Grupo de Shanghái, algo que antes era impensable.

En general, como los principistas tienen la mayoría del poder en el país, y Jamenei es esencialmente uno de ellos, su punto de vista siempre ha sido dominante, incluso con un presidente reformista. Por último, ambos países se ven obligados a colaborar por necesidad, y la única coincidencia ideológica que pueden tener ahora es su desprecio por el liberalismo y Occidente, como demuestran las acciones de Rusia en Ucrania.

La Unión Soviética fue el primer Estado que reconoció a la República Islámica de Irán en 1979. Sin embargo, el ayatolá pensaba que el comunismo era incompatible con el Islam, ya que el primero promueve el ateísmo.

Es cierto que la Unión Soviética, como muchos otros países, intentó establecer buenas relaciones con Irán. Gran parte de ello se basa en la eficaz propaganda de Jomeini antes de la revolución. Jomeini pronunció numerosos discursos en los que esencialmente afirmaba que en la República Islámica la gente tendría libertad de expresión y los comunistas podrían participar en el proceso político.

Como el Sha era su enemigo común, los partidos comunistas de Irán apoyaron abiertamente a Jomeini, y muchos de ellos, como el Partido Tudeh, recibieron el apoyo activo de la Unión Soviética.

Cuando terminó la revolución, Jomeini cambió de tono y comenzó una purga de comunistas, arrestándolos e incluso matándolos.

Otro problema para la Unión Soviética era la política oficial de la República Islámica de apoyar y extender la revolución por todo el mundo islámico. La Unión Soviética contaba entonces con 45 millones de musulmanes, incluso en muchas zonas donde eran la población mayoritaria. Ambas cosas contribuyeron a que la Unión Soviética temiera a Irán, y a que apoyara abiertamente a Irak durante la guerra entre Irán e Irak.

Las relaciones entre los países siguieron siendo tensas, pero los soviéticos intentaron mejorarlas durante el mandato de Gorbachov. Sin embargo, nunca mejoraron debido al comunismo antisoviético de Jomeini.

A pesar de sus malas relaciones con la Unión Soviética, Irán mantenía buenas relaciones con los estados satélites comunistas que no tenían población musulmana, como Alemania del Este, Rumanía, Cuba y, especialmente, Corea del Norte, donde muchos iraníes fueron enviados para recibir formación en materia de inteligencia. Incluso hoy en día las relaciones con Cuba son cordiales y los cubanos enviaron sus vacunas a los iraníes durante la pandemia.

Con el surgimiento de los Estados socialistas del siglo XXI, muchos de ellos, como Venezuela, Bolivia y Nicaragua, establecieron relaciones cordiales con Irán, principalmente por su amistad compartida con Cuba y su oposición a Estados Unidos.

¿Qué papel juega el programa nuclear de Irán en todo esto?

Desde la elección de Joe Biden, exvicepresidente de Obama y cocreador original del acuerdo JCPOA, ha habido esperanzas de que este acuerdo se reactive.

Al principio de su presidencia, Biden se vio obligado a esperar porque Jamenei estaba dando largas para asegurarse de que Rouhani tuviera la oportunidad de aplicarlo. En general, a Jamenei no le gustaba Rouhani y, al final, saboteó su presidencia dificultando la obtención de vacunas.

En general, el nuevo presidente Raeisi cuenta por el momento con el apoyo del líder, y en el país se rumorea que lo está preparando para sucederlo. Cuando Raeisi llegó, intentó inicialmente adoptar una postura de línea dura respecto al JCPOA, pero desde entonces se ha revelado que todo era un farol diplomático, ya que parece que las nuevas negociaciones serán las mismas que las llevadas a cabo durante la administración Obama.

La guerra entre Rusia y Ucrania está complicando las cosas. Rusia es ahora el país más sancionado del mundo, y Occidente está buscando formas de comprar petróleo a países que aíslen aún más a Rusia.

Rusia está intentando ahora encontrar una forma de beneficiarse del acuerdo JCPOA, estableciendo una forma de utilizar a Irán para hacer potencialmente comercio internacional de forma indirecta. Esto ha sido un choque y una sorpresa para Irán, que ha dado prioridad a este acuerdo.

Vale la pena señalar que durante las negociaciones anteriores del JCPOA, Rusia comenzó a dificultar las discusiones, y en base a conversaciones de audio filtradas con el exministro de Relaciones Exteriores Mohammad Javad Zarif, él cree que Rusia intentó sabotear el acuerdo nuclear en colaboración con la Guardia Revolucionaria y Ghassem Soleimani con el fin de mantener a Irán lejos de Occidente. Así que no sería la primera vez, pero dada la desesperación del gobierno ruso, puede que esta vez adopten un enfoque más agresivo.

La pregunta es si esto llevará al colapso del acuerdo, lo que irónicamente significaría que esta vez no es culpa de Estados Unidos; o si llevará a Occidente a hacer un acuerdo sin los rusos porque no necesitan este apoyo. Cuando Trump abandonó el acuerdo nuclear en 2018, seguía intacto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, lo que implica que no es necesario volver a aprobarlo.

Todo depende de lo que quiera Jamenei, en mi opinión. De momento, la pelota está en el tejado de Irán, que tiene la oportunidad de obtener muchas concesiones. La cuestión es si Jamenei aceptará y obtendrá la ventaja en dicho acuerdo, o si permitirá que su antiamericanismo le lleve a seguir aislado de Rusia y a depender más de China. Esto es algo que veremos muy pronto.

Previous Article
Arrestan a pastor de iglesia en Jacksonville, Florida, que abusó de menores durante 30 años

Arrestan a pastor de iglesia en Jacksonville, Florida, que abusó de menores durante 30 años

Next Article
Idiotes de la semana, El American

La idiotez de la semana: Stephen Colbert

Related Posts
Total
1
Share