fbpx

Sarah Wiertz

El Idiota de la Semana: Sarah Wiertz

Unos días después de que en El Idiota de la Semana bromeáramos con esa posibilidad, Sarah Wiertz ha dicho en serio que habría que dejar de contar las medallas olímpicas

[Read in English]

En el último El Idiota de la Semana de El American, advertíamos en tono jocoso que las Olimpiadas estaban a punto de convertirse en uno de esos torneos de “trofeos para todos”. Pues unos días después, Sarah Wiertz, editora de deportes del medio alemán DW (Deutsche Welle), ha dicho en serio que habría que dejar de contarse las medallas.

«Qué debería contar más, las medallas de oro o el total de medallas? La respuesta es ninguna de las dos cosas, porque juzgar el éxito con una tabla de medallas es cuestionable y promueve el nacionalismo», aseguró en su artículo Sarah Wiertz.

Después de apenarse por el hecho de que USA superara a China en el medallero, tanto en medallas totales como en medallas de oro, Sarah aseguró que el medallero es «indigno y debería suprimirse de los Juegos Olímpicos».

Según Sarah Wiertz, el medallero «solo refleja el rendimiento, que no debería ser la única medida del éxito». La verdad es que no sabemos cómo hemos estado tan ciegos hasta ahora, pensando que el éxito deportivo debe medirse por el rendimiento y los resultados, y no por el número de sonrisas repartidas, la felicidad de los niños y la purpurina derramada desde los arcoíris.

Según ella, «la idea olímpica de esforzarse por alcanzar el máximo rendimiento» se consigue a expensas de «otros valores olímpicos» —que se inventa porque sí—, como, por ejemplo, «la superación del narcisismo nacional».

Los fuegos artificiales sobre el Estadio Olímpico durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en Tokio, Japón, el 8 de agosto de 2021. (EFE) Sarah Wiertz
Los fuegos artificiales sobre el Estadio Olímpico durante la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en Tokio, Japón, el 8 de agosto de 2021. (EFE)

Para Sarah Wiertz el problema no es China, sino el medallero

Pone como ejemplo el caso de China, diciendo que meten demasiada presión sobre sus deportistas al hacerlos responsables de las aspiraciones políticas del país.

Sarah Wiertz, con tal de no criticar directamente al régimen comunista chino y su modelo deportivo de una exigencia rayana en lo esclavista, lo que dice es que hay que prescindir del medallero. El problema no es China, no, sino la competitividad. Si no hay medallas, adiós a las injusticias.

Da la sensación de que a Sarah Wiertz nada de esto le hubiera importado si China hubiese quedado primera en el medallero. Pero como el resultado final ha puesto a Xi Jinping más triste que a Eeyore —casi tanto como si lo hubieran comparado con Winnie The Pooh—, pues alguna solución habrá que buscar. Aunque sea deshacerse de lo más icónico de los Juegos Olímpicos: el oro, la plata y el bronce.

Paradójicamente, aunque a Sarah Wiertz no le gusta la competición, parece haberse empeñado en convertirse en la plusmarquista mundial de lo woke. Por lo pronto se ha llevado con todo merecimiento el trofeo de El Idiota de la Semana de El American.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
talibanes, El American

China se acercó a los talibanes semanas antes de su avance en Afganistán

Next Article
atavismos ancestrales, El American

El socialismo, un maligno llamado de nuestros peores atavismos ancestrales

Related Posts
Total
20
Share