fbpx



infrastructure-bill-congress

¿Sobrevivirá el proyecto de ley de infraestructuras al Congreso?

El proyecto de ley es una de las prioridades legislativas del presidente Joe Biden

[Read in English]

El presidente Joe Biden presentó el miércoles un enorme proyecto de ley de infraestructuras, una de las principales prioridades de su administración. El proyecto de ley, que costaría aproximadamente 2,3 billones de dólares, llega semanas después de la primera gran victoria política de la Casa Blanca (el plan de estímulo COVID-19), que tenía un precio de etiqueta de alrededor de 1,9 billones de dólares, y mientras la administración sigue soportando los efectos negativos causados por la crisis fronteriza.

El actual gobierno desea que su enorme plan se apruebe rápidamente en el Congreso, y la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el equipo del presidente espera que el proyecto de ley se apruebe en el verano. Por su parte, Biden afirmó en un acto en Pittsburg en el que se presentó el proyecto de ley que éste representa una “inversión única en América”.

El presidente destacó el importante papel que desempeñan las infraestructuras en la administración al designar un equipo para que sirva de defensor del proyecto de ley, incluido el Secretario de Transporte Buttigieg, que tendrá un papel estelar en la propuesta.

A pesar de la pompa y los mensajes positivos procedentes de la Casa Blanca sobre sus posibilidades de sacar adelante su proyecto de infraestructuras, la realidad política pinta un escenario difícil para el presidente. Los demócratas solo conservan el control de una escasa mayoría en ambas cámaras del Congreso, y muchos legisladores están preocupados por el gasto de esa cantidad récord de dinero después de aprobar tres enormes proyectos de ley de alivio de la COVID-19 en el último año.

Los republicanos, sin embargo, no ven con buenos ojos el proyecto de ley de infraestructuras. El líder del Senado, Mitch McConnell (R-KY), emitió un comunicado en el que denunciaba el proyecto de ley de Biden como una “oportunidad perdida”, diciendo que la propuesta no trata realmente de infraestructuras, sino que es una “cortina de humo para agendas no relacionadas”.

Biden tendría dos alternativas para intentar que se apruebe su gigantesco proyecto de ley: cooptar a suficientes republicanos para que apoyen el proyecto, o depender únicamente de los legisladores del Partido Demócrata para conseguir que su proyecto de infraestructuras se convierta en ley.

Biden presionará al Congreso para que le proporcione su segunda victoria política de su administración. ¿Será capaz de hacerlo? (Foto: EFE)

Opción 1: Buscar el bipartidismo

Este sería el escenario ideal para el Gobierno, ya que le permitiría vender un acuerdo bipartidista y popular a la opinión pública estadounidense que podría utilizarse para reforzar las credenciales de Biden como líder eficaz ante el electorado estadounidense. Jen Psaki dijo en una rueda de prensa que el presidente espera invitar a algunos republicanos a debatir el proyecto de ley en la oficina oval, mientras que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, dijo en una entrevista con Politico que tenían “algunas esperanzas” en aprobar el proyecto de ley de forma bipartidista.

En teoría, conseguir algún tipo de apoyo bipartidista no es solo una opción, sino una necesidad. Mientras que los demócratas no tendrían problemas para aprobar su proyecto de ley en la Cámara de Representantes, tendrían que enfrentarse al famoso “filibusterismo” en el Senado, lo que les obligaría a encontrar 10 senadores del Partido Republicano que estuvieran dispuestos a votar para permitir que el proyecto se sometiera a votación en el pleno.

Los demócratas parecen estar estudiando algunas opciones que les permitirían engatusar a algunos legisladores del Partido Republicano para que apoyen el proyecto de ley, y Associated Press ha informado de que los demócratas están ofreciendo a los congresistas que presenten sus proyectos favoritos de infraestructuras locales como elegibles para obtener financiación del proyecto de ley general, un proceso comúnmente conocido como earmarks en el léxico parlamentario.

Los demócratas podrían utilizar este mecanismo (prohibido en los últimos años) para dar la oportunidad a los legisladores republicanos de conseguir que se aprueben algunos proyectos para sus estados, dándoles algunos incentivos políticos para votar a favor de la ley. Por tanto, una ley bipartidista no necesita incluir a todos los republicanos, sino a los suficientes para que la legislación tenga una buena oportunidad de luchar en la cámara alta.

El camino para llegar a un acuerdo bipartidista se antoja nefasto en el mejor de los casos, ya que republicanos y demócratas están en profundo desacuerdo sobre la forma de financiar la ley. Los demócratas proponen una importante subida de impuestos a las empresas como forma de sufragar el programa, mientras que los republicanos argumentan que ese aumento acabaría perjudicando a la economía en general.

A muchos legisladores del GOP les preocupa que el proyecto de ley propuesto incluya muchos proyectos destinados a satisfacer a la base demócrata, en lugar de financiar estrictamente las políticas destinadas a reparar y mejorar las carreteras, los puentes, etc. estadounidenses. Mientras que cualquier compromiso con los republicanos sobre los impuestos o el alcance del proyecto de ley puede causar angustia dentro de las alas más progresistas del Partido Demócrata, haciendo que cualquier acuerdo se tambalee en el mejor de los casos.

Los demócratas han afirmado que, aunque lo que desean es el bipartidismo, presionarán con fuerza a favor de su proyecto de ley a pesar de todo. Con Klain diciendo que el “presidente fue elegido para hacer un trabajo” y que tiene la intención de hacer precisamente eso, si el proyecto de ley de alivio de la COVID-19 (que no recibió el apoyo del GOP) sirve como indicador, entonces las conversaciones de consenso bipartidista serían solo eso: palabras.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY), ha dicho que no apoyará el proyecto de ley de infraestructuras (Foto: EFE)

Opción 2: Seguir el modelo de la ley COVID e ir en solitario

Tradicionalmente, el bipartidismo debería ser una necesidad más que un lujo en un Senado incluso dividido, ya que el filibusterismo impediría que la mayoría de los proyectos de ley obtuvieran algún grado de aquiescencia de la oposición para que el proyecto saliera adelante en la cámara alta. Sin embargo, los tiempos tradicionales han quedado atrás, y los demócratas han estado mirando para utilizar la misma maniobra parlamentaria que les permitió conseguir su proyecto de ley de alivio de la COVID-19 con una mayoría simple, un proceso llamado reconciliación presupuestaria.

Según un informe elaborado por el Servicio de Investigación del Congreso, la reconciliación presupuestaria es un proceso cuyo objetivo es “mejorar la capacidad del Congreso para adecuar las leyes existentes sobre gastos, ingresos y límites de la deuda a las prioridades fiscales actuales”, lo que significa que ofrece al Congreso una vía más ágil para aprobar proyectos de ley que aborden cualquiera de estas cuestiones.

La principal ventaja de la reconciliación es que establece límites de tiempo estrictos para el debate de los proyectos de ley en el Senado, impidiendo de hecho que los senadores bloqueen la legislación mediante el mecanismo del filibusterismo, reduciendo el umbral de aprobación de 60 votos a 51 (o 50, si tienes al vicepresidente de tu lado).

Biden utilizó este mecanismo para la aprobación de su proyecto de ley de ayuda COVID-19, que se aprobó en una maratoniana sesión nocturna en el Senado mediante una votación estrictamente partidista, 50-50 con la vicepresidente Kamala Harris emitiendo el voto de desempate. Los republicanos tampoco son ajenos al uso de la reconciliación, ya que la bajada de impuestos de Trump en 2017 también se aprobó mediante el mismo mecanismo.

La cuestión, pues, no es si hay formas de conseguir aprobar un proyecto de ley por mayoría simple, sino cuántas veces puede el Congreso utilizar la reconciliación varias veces en un mismo año. Aunque la ley no especifica un límite para las veces que se puede utilizar la medida, el Senado ha acordado en general que el Congreso podría aprobar un máximo de un proyecto de ley anual por categoría (gastos, ingresos, límites de la deuda), lo que supone un total de tres proyectos de ley al año.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (demócrata de Nueva York), ya ha empezado a considerar la oportunidad de pedir al parlamentario del Senado (el árbitro de las reglas del Senado) que considere permitir el uso del proceso de reconciliación de nuevo este año, según la CBS.

Si el parlamentario falla a favor de los demócratas, entonces Joe Biden tendría un camino mucho más fácil para conseguir la aprobación de su proyecto de ley, ya que sólo tendría que convencer a su bancada demócrata para que el proyecto llegue a su mesa en el Despacho Oval. Claro que las negociaciones con Synema y Manchin podrían ser complicadas, pero sería mucho más fácil de lograr que convencer a 10 republicanos para que abandonen el barco.

Incluso conseguir que el proyecto se apruebe por mayoría simple no garantiza que se convierta en ley, ya que un solo desliz podría hacer imposible la aritmética para aprobar el proyecto. El mínimo margen de maniobra que tiene Biden es un recordatorio de que, aunque los demócratas tengan mayoría, no es una mayoría muy cómoda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Byron Donalds

Congresista Byron Donalds: La izquierda usa la raza porque no tiene argumentos

Next Article
Hunter Biden

Hunter Biden reconoce que la laptop del reportaje del Post podría pertenecerle

Related Posts
Total
1
Share