fbpx

Somos El American

Por The Editorial board:

Nacimos en Atenas y Jerusalén. Crecimos en la ilustración inglesa y la escocesa. Firmamos la Carta Magna y la Declaración de Independencia. Juramos sobre la Constitución y su Declaración de Derechos. Somos los hijos de la Revolución Americana. Somos los herederos de la República.

Venimos de muchos lugares. Venimos de grandes ciudades y pequeños pueblos. Venimos de toda la América: sur, centro y norte. Somos cuates y pibes, chamos y chavales, parceros y pelados; guys and gals. Algunos de nosotros emigramos a esta República. Algunos de nosotros nacimos aquí. Para algunos de nosotros, nuestros padres emigraron, o nuestros abuelos —o algún antepasado remoto lo hizo—. Algunos de nosotros vivimos en los ideales de Estados Unidos, pero todavía no estamos físicamente aquí. Ahora, una cosa es segura: queremos profundamente a esta República. Sabemos de su importancia. Y amamos, profundamente, el valor de la libertad.

Creemos en la libertad. Creemos en individuos libres, mentes libres y economías libres. Creemos que todos los hombres son creados iguales, que todos tenemos derechos inalienables —entre ellos, la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad—. Somos independientes, autónomos, libres y ferozmente individualistas.

Creemos en los Estados Unidos. Creemos que esta República es la gran esperanza en la tierra. Sabemos, eso sí, que este faro de esperanza está en riesgo inminente. Sabemos que este bastión está siendo incendiado por el relativismo moral, el marxismo y todas las ideas liberticidas. Estamos en una guerra cultural, y sabemos cómo podría terminar: muchos de nosotros huimos del marxismo.

Sabemos que si Estados Unidos cae, no hay otro lugar igual en la tierra para la libertad. Pero no dejaremos que esto suceda. Es momento de juntar esfuerzos por el mismo propósito: salvar a Estados Unidos de los bárbaros.

Este es nuestro plan para salvar a la República.

Somos El American.