fbpx

elecciones HR1

Una falsa “insurrección”

La teoría de que existía un complot para interferir en los asuntos del Congreso o entrar ilegalmente en el Capitolio fue falseada por el FBI

[Read in English]

La izquierda, que hoy incluye al Partido Demócrata, a los principales medios de comunicación y a las Big Tech, junto con unos pocos republicanos disidentes (nunca trumpistas), se refieren descaradamente a la brecha del 6 de enero en el Capitolio como una “insurrección”. Esto es engañoso y mezquino, socava la democracia americana; esto se hace, no por ignorancia, es una maniobra dirigida, escudada en la demolición del lenguaje, el significado y los conceptos por parte de los marxistas culturales y posmodernos, que se ajusta a los fines políticos.

Hay una precisión inequívoca de lo que es una “insurrección”, dada su ramificación legal. El incidente del 6 de enero, inequívocamente, no entra en su categorización. Ni siquiera remotamente. Tal y como concluyó el FBI en agosto de 2021, tras investigar durante más de siete meses, no hubo ningún plan centralizado dirigido por Donald Trump, su administración, ni ningún grupo o movimiento, incluidos los etiquetados como de “extrema derecha”. La teoría de que existía un complot para interferir en los asuntos del Congreso o entrar ilegalmente en el Capitolio fue falseada por el FBI.

No se encontraron armas en ninguno de los supuestos asaltantes del Capitolio que fueron detenidos el 6 de enero. De las cinco personas que murieron, sólo una era un agente de la Policía del Capitolio.

Brian Sicknick falleció, no a causa de ningún daño infligido por la multitud que irrumpió o le “atacó”. El policía sufrió un ataque al corazón fuera de las inmediaciones del Capitolio. Tres de las muertes de los partidarios de Trump fueron por causas naturales. La única muerte directamente relacionada con un patrón de acción violento fue la de Ashli Babbitt. La veterana de las Fuerzas Aéreas, que no iba armada, fue asesinada a corta distancia, por el único disparo que se hizo el 6 de enero. Michael Byrd, el agente de la Policía del Capitolio que mató a Babbitt fue exonerado de todos los cargos de asesinato u homicidio.

La Casa Blanca de Trump aconsejó a la alcaldesa de DC, Muriel Bowser, que reforzara la seguridad días antes del 6 de enero. La dirigente de extrema izquierda de DC se negó. Bowser afirmó que no quería militarizar Washington.

La Policía Metropolitana de DC coincidió con Trump y emitió una advertencia a la Policía del Capitolio de que “había planes detallados para asaltar edificios federales.” El FBI, el Servicio Secreto y otros agentes de inteligencia del gobierno demostraron enormes fallos. El Servicio Secreto concluyó que no había “ningún indicio de desobediencia civil”. Los informes diarios de inteligencia de la Policía del Capitolio declararon que la probabilidad de disturbios civiles era de “remota” a “improbable”.

Hay una gran cantidad de hechos que clasificarían el evento del 6 de enero como un acto de invasión ilegal y conducta desordenada a lo sumo. Las grabaciones de vídeo de la policía del Capitolio y de otros miembros del personal de seguridad del edificio facilitando amablemente la entrada de la multitud abundan en la confusión de la noción de que la malicia y la entrada bruta estaban en el corazón de las acciones de los infractores.

También cabe señalar que el Departamento de Justicia está reteniendo más de 14,000 horas de vídeo del Capitolio para que no sean vistas por el público. Dada la naturaleza politizada del Congreso, toda la verdad parece un fenómeno lejano.

¿Por qué la izquierda insiste en clasificar el 6 de enero como una “insurrección”? La conformidad ideológica y la planificación estratégica lo exigen. La toma de poder en la que está inmerso el Partido Demócrata de Obama está moralmente apuntalada por la Teoría Crítica de la Raza marxista. El camino identitario hacia el socialismo necesita víctimas. En consecuencia, debe haber victimarios. Ahí es donde entran en juego el racismo sistémico y las teorías conspirativas de la izquierda sobre la “supremacía/nacionalismo blanco”.

El discurso divisivo, odioso y agresivo del presidente Joe Biden en el primer aniversario de la fecha no se debió sólo a que pudiera ser potencialmente un anciano enfadado. La calculada retórica de su desvarío del 6 de enero rebosaba de desinformación y falsedades.

Los autores del texto son plenamente conscientes de que, para criminalizar con éxito a la oposición conservadora, deben establecer que existe una amenaza existencial para nuestra “democracia”, aunque realmente no la haya. No es por casualidad que la vicepresidenta Kamala Harris, en un discurso que precedió al de Biden, equiparó el ataque japonés a Pearl Harbor, un acto literal de guerra, y la masacre del 11 de septiembre, con los disturbios en el Capitolio el 6 de enero. ¡Esto es una aberración moral, un asalto a la verdad y merece ser repudiado por el país entero! La izquierda corre por diferentes frentes hacia el autoritarismo en Estados Unidos. La fraudulenta “insurrección” es uno de ellos.

1 comment
  1. La izquierda busca o fabrica,siempre, un “ enemigo”; eso está comprobado.Desafortunadamente,las masas son arrastradas y embelesadas por estos caprichos infundados.
    Los artículos precedentes, con bases sólidas, deberían presentarse en algunos medios de prensa que todavía señalan como “ insurrección “ los acontecimientos muy negativos de la fatídica fecha del Día de Reyes en el año 2021.
    En las olimpiadas de la desinformación, no existen dudas, la izquierda se galardona con la presea dorada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
migrantes ilegales

Aumentan los crímenes en la frontera sur por imparable tráfico de migrantes ilegales

Next Article

DeSantis: Comparar el 6 de enero con el 11-S "insulta a quienes estaban en las Torres Gemelas"

Related Posts
Total
18
Share