fbpx

En medio de una Venezuela asediada por la pandemia, surge iniciativa para lograr vacunación

Según Our World in Data, se han vacunado 250,000 personas, representa 0.88 dosis por cada 100 personas

[Read in English]

Venezuela tiene una de las jornadas de vacunación más lenta y baja del mundo. De acuerdo con Our World in Data, el país ha vacunado solamente a 250,000 venezolanos, lo que representa 0.88 dosis por cada 100 personas.

Además, venezolanos han denunciado que las pocas vacunas que llegan se utilizan para fines políticos. Por ejemplo, este miércoles, trabajadores de la salud en el estado Carabobo dijeron este miércoles que a quienes no tengan carnet de la patria, un instrumento del oficialismo para ofrecer beneficios a su militancia, les niegan la inmunización contra el Covid-19.

Médicos que asistieron a vacunarse en la ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera, conocido como Hospital Central de Valencia, se quedaron sin ser inoculados porque les exigían el instrumento impuesto por el régimen de Nicolás Maduro.

Antes esta situación, la sociedad civil venezolana ha impulsado una iniciativa que tiene como objetivo despolitizar la vacunación para que, de esta manera, inicie una gran campaña de inmunización, necesaria para enfrentar la pandemia del Covid-19.

María Verónica Torres, profesora de la Universidad Monte Ávila y analista político y abogado es una de las principales figuras detrás de la iniciativa. El primer paso fue enviar una carta abierta al cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, solicitando que participe como representante de los venezolanos en un proceso de diálogo que apresure la vacunación masiva.

“Nació de la necesidad de abrir una vía posible a la vacunación masiva. Desde el estudio y entendimiento de la naturaleza y dinámicas del poder fáctico en Venezuela, identificamos que pronto la opinión pública centraría su atención en las elecciones y mediación política promovida desde el Gobierno y algunos grupos opositores. De tal manera, que la necesidad humanitaria de combatir el COVID-19 quedaría renegada”, explicó Torres a El American.

De igual manera, indicó que se realizaron diferentes estudios y análisis para lograr una propuesta que sea viable en el corto plazo. Durante los estudios, encontraron que debían realizar un proceso de negociación mediante un ente que, entre otras características, destacara por tener una ética probada.

“En ese sentido, comenzamos a trabajar la idea de ofrecer soluciones ciudadanas a esta crisis humanitaria. Analizamos las necesidades de los distintos actores con capacidad de resolver el asunto de la vacunación, trazamos escenarios e identificamos que la única vía posible sería despolitizando el proceso a través de un ente con características muy específicas: (i) ética probada; (ii) carente de medios sancionatorios; (iii) experimentado en procesos de negociación política gubernamental; (iv) con capacidad de garantizar diplomáticamente y de manera abierta y transparente, la adquisición de suficientes vacunas de calidad certificada. Finalmente, encontramos que el Vaticano encajaba en este perfil y presentamos la propuesta públicamente el 24 de abril”.

Dos días después del análisis elevaron una carta abierta al cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, solicitándole que atendiera la propuesta. La idea se dio con ocasión de su venida a Venezuela para la beatificación de José Gregorio Hernández el 30 de abril. Sin embargo, el cardenal tuvo que cancelar el viaje por la pandemia.

La iniciativa pretende despolitizar la vacunación en una Venezuela asediada. (EFE)
La iniciativa pretende despolitizar la vacunación en una Venezuela asediada. (EFE)

Justamente, en el acto de beatificación, el cardenal Baltazar Porras, arzobispo Metropolitano de Mérida y administrador apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, expresó que la Conferencia Episcopal Venezolana tenía el deber humanitario de ofrecer aportes en concertación, negociación, planificación, ejecución y supervisión de la vacunación masiva, entre otras causas. Esto le reafirmó a María Verónica y su equipo que su propuesta tenía una capacidad de volverse real.

El 29 de abril abrieron una recaudación de firmas en apoyo a la carta. Hasta el momento más de 2,200 venezolanos han firmado la petición. “Es viable siempre y cuando se den dos condiciones que creemos posibles: que la Santa Sede acceda e incentive un nuevo proceso diplomático con Nicolás Maduro; y este acceda en beneficio de ganar la tan anhelada credibilidad internacional”, asegura.

Por otra parte, es la cusa con mayor apoyo en la plataforma tufirma.org. Primera plataforma de activismo católico del mundo para la promoción y publicación de peticiones para la defensa de derechos fundamentales, como la salud. Para firmar se debe acceder al siguiente link.

Despolitizar la vacunación

Para María Verónica Torres, una de las razones por las que no se ha realizado una campaña de vacunación en el país, ha sido por la politización en la que se encuentra, en ese sentido atribuye esto a que ambos factores políticos han tomado malas decisiones en su estrategia.

Por ejemplo, dice que el Gobierno interino de Juan Guaidó se equivocaba al abordar el diálogo político con Nicolás Maduro para la vacunación masiva de venezolanos contra el Covid-19, insinuando una escalada de presión política internacional con sanciones económicas y militares.

“Maduro blindó su poder con una robustecida red comercial a través de vías financieras alternativas a las sanciones; reforzó convenios militares reuniendo importantes aliados internacionales capaces de redistribuir las fuerzas políticas en la región y desestimó los pronunciamientos, informes y dictamines de los sistemas y cortes internacionales de protección y defensa de Derechos Humanos —entre ellos, el Mecanismo Especial de Seguimiento de la Corte Internacional de Derechos Humanos (CIDH) instalado en Venezuela—”.

Torres recordó que el consenso científico insiste en que para obtener la inmunidad de rebaño es necesario vacunar al menos a 70 % de la población adulta. Es decir, se necesitan aproximadamente 30 millones de dosis cuyo plan de ejecución excede las capacidades del colapsado sistema de salud pública venezolano. Es por ello que considera que la supervisión del Vaticano en alianza con la Organización Panamericana de la Salud y la OMS, adquiere una relevancia vital para la vacunación masiva sin distinción ni discriminación política para todos los venezolanos. 

Finalmente, es clara al momento de reconocer que es una iniciativa ciudadana. Por ello, está convencida de que el mayor apoyo es firmar la petición, pero la solicitud y el impulso de la propuesta debe seguir en manos de la sociedad civil.

“Al día de hoy se nos han acercado distintos líderes políticos de oposición y algunas personas destacadas de la vida pública nacional para ofrecernos su apoyo. Nuestra respuesta ha sido la misma en todos los casos: esta es una iniciativa estrictamente ciudadana y relativa a la vacunación masiva. La forma de apoyar es firmando la propuesta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Warren Buffett lanza grave advertencia sobre la inflación: "Los costos suben y suben"

Next Article
FDA cigarrillos mentolados

Alerta de Estado paternalista: la FDA se prepara para prohibir cigarros mentolados

Related Posts
Total
0
Share