fbpx
Land of the Free

Land of the Free?

Nuestros antepasados se aseguraron de que tuviéramos una guía escrita para garantizar que siguiéramos siendo así durante siglos más allá de ellos

[Read in English]

Ya sé, probablemente estás esperando que haga la comparación entre Estados Unidos y Venezuela y que diga que nos dirigimos hacia allí. Tendrías razón, pero también estarías pasando por alto el panorama general. Se supone que somos “the land of the free”, la tierra de la libertad.

Nuestros antepasados se aseguraron de que tuviéramos una guía escrita para garantizar que siguiéramos siendo así durante siglos más allá de ellos, llamada Constitución, y pusieron algunos “derechos” en la Bill of Rights para que pudiéramos decir lo que pensábamos sin miedo a las represalias. Sin embargo, nos advirtieron y nos dijeron que teníamos que trabajar en ello para asegurarlo.

Aquí es donde les hemos fallado miserablemente. No solo no somos libres de decir lo que pensamos, sino que tenemos problemas. Yo, como muchos otros, quería esperar a que hubiera una investigación sobre el recuento de votos antes de determinar quién ganó las elecciones. Sin embargo, el problema no es si creo que hubo o no fraude, sino el hecho de que no puedo ni siquiera pronunciar una palabra al respecto. Me cancelarán, censurarán, eliminarán y ridiculizarán por tener siquiera una opinión sobre el asunto.

Esto es mucho peor que todo lo que está pasando en nuestro país en este momento. Esto es incluso peor que el engaño de la destitución de Donald J. Trump que se está llevando a cabo en el Senado y no porque eso en sí mismo no sea una parodia, sino porque silenciar a la gente tendrá un mayor impacto en la discusión de ideas en nuestra sociedad durante los próximos siglos.

En un artículo risible de Media Matters afirman que los conservadores en las redes sociales tienen más visibilidad y que la única razón por la que los “derechistas” reclaman censura es porque están rompiendo “las reglas”.

Y en otro artículo de Politico se afirmaba que habían trabajado con investigadores del Institute for Strategic Dialogue para averiguar si los conservadores estaban siendo realmente silenciados y que «los resultados demuestran cómo un pequeño número de usuarios conservadores superan habitualmente a sus rivales liberales y a los medios de comunicación tradicionales en la conducción de la conversación en línea, amplificando su impacto a poco más de una semana del día de las elecciones. Contradicen la retórica política predominante de algunos legisladores republicanos de que las voces conservadoras están censuradas en Internet, indicando que, por el contrario, los puntos de discusión de la derecha siguen dando forma a la visión del mundo de millones de votantes estadounidenses».

Esto merece una carcajada de los que no podemos hablar de COVID-19 y de los tratamientos para ello o del fraude electoral en las redes sociales o en cualquier otro lugar de la estratósfera mediática. Supongo que pensaron que el despido de Trish Regan de Fox Business o el más reciente de esa misma cadena, Lou Dobbs, era simplemente merecido. Puedo recordar que todos los presentadores o expertos que demonizaron al presidente Trump en CNN, MSNBC, ABC, CBS y NBC fueron despedidos… ¡oh, espera!

Por supuesto, estos dos artículos se publicaron antes de que Trump y todos los demás fueran silenciados por hablar de fraude electoral. La cuestión es que, tanto si hubo fraude electoral como si no, hablar de ello no debería hacer que te cancelaran. En el caso del CEO de My Pillow, Mike Lindell, por dar su opinión personal sobre las elecciones hizo que tiendas como Bed, Bath & Beyond, Mattress Firm, HEB —la cadena de tiendas de comestibles más grande de Texas— dejaran de llevar su mercancía. Este comportamiento en nombre de esas tiendas no solo es preocupante, sino ridículo y ya no compraré allí.

Hace unos años hubo un debate entre los conservadores sobre si Barack Obama había nacido o no en Kenia. Tengo que admitir que fui una de las primeras en cuestionar la validez de su presidencia. No lo soportaba porque su retórica me recordaba al eslogan de Hugo Chávez «esperanza y cambio». Me di cuenta de que su lugar de nacimiento era más que probable que fuera Hawái, pero su madre era ciudadana estadounidense, y al igual que yo a través de mi madre, eso le daba la condición de ciudadano. Traigo esto a colación porque en su momento pudimos escribir sobre el tema y no nos echaron de la plataforma.

Si esta es the land of the free, el país de la libertad, la gente debería poder opinar sobre cualquier tema. Si no llamamos a la violencia, a la pornografía o a cosas de esa naturaleza, deberíamos poder expresar una opinión sin miedo a que nos cancelen, y en el caso de Mike Lindell… sin perder su medio de vida. De hecho, Mike hizo un documental llamado Absolute Proof que los “poderes fácticos” no quieren que veas. ¿Cómo es posible? ¿Vivimos en China, Rusia o Venezuela?

El único remedio que veo en una “sociedad libre” como la nuestra, es construir nuestros propios servidores, medios de comunicación social, redes de noticias, tiendas, escuelas, estudios de cine y vivir en una América dividida porque está bastante claro que no nos vamos a unir pronto. Ah, y por cierto, la mayoría de los conservadores no querrán compartir mi artículo por miedo a ser puestos en la lista de cancelados… ¡la ironía!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
María Elvira

Congresista María Elvira Salazar será parte de la Subcomisión de Asuntos del Hemisferio Occidental

Next Article
juicio político - Washington - Senado - Trump

Cuatro momentos claves del primer día del juicio político de Trump

Related Posts
Total
1
Share