fbpx

Los Ángeles Times, El American

Los Angeles Times desinforma: asegura que los confinamientos no perjudicaron la economía, sino los americanos

Michael Hiltzik de Los Ángeles Times responsabiliza a los consumidores, y no a quienes impusieron restricciones, de la caída de la economía en pandemia

Un insólito artículo de opinión publicado en Los Angeles Times (LAT) asegura que las cuarentenas y los encierros durante la pandemia no solo “salvaron vidas” sino que “no dañaron la economía”. El escrito parece mofarse, sobre todo, de los pequeños empresarios y empleados que se quedaron sin ingresos.

El texto escrito por el columnista de negocios Michael Hiltzik señala que “los confinamientos jugaron un papel importante en la reducción de las tasas de infección” y que “tuvieron un papel muy modesto en producir daños económicos”; dos aseveraciones que, en realidad, contradicen los hechos y la ciencia.

Los Angeles Times: caída de la economía es culpa de los americanos

“Hay muy poca evidencia de que los confinamientos mismos dañen las economías locales más que el comportamiento individual que habría ocurrido de todos modos, con o sin confinamientos. Tampoco hay mucha evidencia de que el levantamiento de confinamientos haya producido una recuperación más rápida”, señala Hiltzik quien además agrega que “la gran mayoría de la depresión económica se debió a que los consumidores eligieron por su propia voluntad evitar la actividad comercial”.

Entonces Hiltzik en su propio artículo se contradice: sí hubo una reducción de la actividad comercial y también hubo una depresión económica; la diferencia es que él responsabiliza a los consumidores y no a quienes impusieron multas y restricciones para cerrar la mayoría de los negocios durante la pandemia.

Para Los Angeles Times, la caída de la economía es responsabilidad de los americanos que decidieron por cuenta propia evitar la actividad comercial, pero ignora que ciudades como Nueva York o California impusieron sanciones de hasta 500 dólares para los ciudadanos que violen la regla de distanciamiento social gravadas para “frenar el coronavirus”.

Los Ángeles Times, El American
“El texto indica, entonces, que no fueron los encierros, las amenazas de multa ni los toques de queda lo que redujo los contagios, fue la prevención y la activación de la economía, lo que por el contrario a lo que dice Hiltzik, mejoró el panorama del país”. (EFE)

En pocas palabras, Hiltzik y LAT responsabilizan por la caída de la economía a los americanos que estaban amenazados de recibir multas si decidían salir. Además, aflora otra contradicción: hubo depresión económica porque los americanos se encerraron, entonces, ¿los encierros afectaron o no la economía?

Parece que al diario de los Ángeles le hace falta evidencia, por lo que le ofreceremos algunos datos que desmienten sus afirmaciones.

Por un lado los confinamientos, toques de queda y encierros obligatorios en pandemia recortaron 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB) de USA, según datos de la Oficina de Análisis Económico (BEA); y por otro lado, una gran consecuencia de ello fue que Estados Unidos tuviera de acuerdo con información de Bloomberg el mayor número de empresas declaradas en quiebra desde 2009 y cerca de 100,000 compañías cerraron definitivamente.

De hecho, las cifras de empleo en Nueva York, donde el gobernador Andrew Cuomo impuso multas a empresarios y ciudadanos por incumplir las normas en pandemia, arrojaron que la ciudad tiene la segunda tasa de desempleo más alta del país (8.9 %), después del estado de Hawaii (9.2 %) y justo por delante de Connecticut y California (8.5 %); esto, según un artículo de Mario Marroquín para Iohud. Mientras que en Florida, donde el gobernador Ron DeSantis decidió liberar la economía, el desempleo está por debajo del 5 %.

A los datos económicos, hay que agregarle los daños, físicos, morales y psicológicos causados por las medidas draconianas. Un estudio del economista Casey Mulligan de la Universidad de Chicago revela que fueron los protocolos de sanidad los que redujeron el número de contagios, y no los encierros obligatorios.

“Los datos disponibles de escuelas, hospitales, residencias de ancianos, plantas de procesamiento de alimentos, peluqueros y aerolíneas (…) muestran que los empleadores adoptaron protocolos de mitigación en la primavera de 2020”, señala, mientras que los hogares fueron lugares menos propensos a aplicar las mismas precauciones.

Según el estudio una hora trabajada en el sistema de salud Duke Health que llegó a ser peligrosa por los altos contagios por COVID-19 pasó a ser tres veces más segura luego de que se implementaron protocolos sanitarios.

“Tanto los datos de propagación como los de prevalencia sugieren que los esfuerzos de prevención funcionaron, o al menos que algo en la organización mantiene las tasas de infección por debajo de lo que son fuera de la organización”, concluye.

El texto indica, entonces, que no fueron los encierros, las amenazas de multa, ni los toques de queda lo que redujo los contagios, fue la prevención y la activación de la economía, lo que por el contrario a lo que dice Hiltzik, mejoró el panorama del país.

Además hay datos que revelan que pese a que en el mundo sí fueron efectivos algunos confinamientos, específicamente en Estados Unidos no eran necesarias tantas restricciones. En estados donde no hubo estrictos cierres, los casos de contagio no aumentaron; mientras que en ciudades con mayores restricciones la cifras de COVID-19 sí se agravaron.

Por ejemplo, en California el gobernador demócrata Gavin Newsom estableció un estricto confinamiento, y aún así llegó a tener números record de casos y muertes por coronavirus; en cambio en estados como Texas o Florida, donde se relajaron las medidas hubo menos contagios y fallecidos en pandemia.

En abril Texas y Florida registraron menos casos de coronavirus (COVID-19) que Michigan, Pensilvania y New York, según los datos oficiales recogidos por los Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

Texas llegó a tener una cuarta parte de casos que Michigan, aunque no tenía restricciones y contaba con 20 millones de personas más.

Todo esto demuestra que Los Angeles Times miente; al menos en Estados Unidos, los confinamientos sí dañaron la economía, no en todos los casos salvaron las vidas, y además se demostró que los estados con mayor libertades tuvieron la razón.

Los niños se retrasaron en sus clases y sufrieron daños psicológicos por los encierros, las órdenes ejecutivas como las de Cuomo habrían causado la muerte de cientos de ancianos y la economía cayó a cifras desalentadoras y todo esto, no porque los americanos decidieran mantenerse en casa, sino porque realmente fueron obligados a hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Joan Rivers

Joan Rivers en 2014 antes de morir: "Palestinos, no pueden lanzar cohetes y esperar que la gente no se defienda"

Next Article
Macron, Francia

¿Por qué Emmanuel Macron sigue siendo la única opción de Francia?

Related Posts
Total
1
Share