fbpx
libertad

4 características que hicieron de Milton Friedman un defensor eficaz de la libertad

Los argumentos buenos y bien pensados, cuando se presentan con alegría, calan. Puede que nunca se sepa el verdadero impacto que producen, pero eso no quiere decir que no se haya producido

Por Paul Cwik

 ¡Órdenes ejecutivas! ¡Mandatos de máscaras! ¡Confinamientos por COVID! ¿Perderemos a nuestro país? Dentro de unos años, ¿reconoceremos siquiera a nuestro país? A mucha gente le preocupa que la izquierda esté en marcha y que tome el control.

¿Qué podemos hacer?

Esta última pregunta es la que me hacen más a menudo y, sinceramente, yo también me la hago con bastante frecuencia. ¿Qué podemos hacer? A veces encuentro que poniendo un problema mayor en el contexto de una situación más pequeña, puedo encontrar un poco de claridad.

En mi ciudad, una vecina decidió que, como le gustan los árboles, iba a hacer algo al respecto. Su estrategia era iniciar una petición, recoger firmas y presentarla al Ayuntamiento. Hace un par de semanas, publicó su petición en las redes sociales, donde en pocos días consiguió cerca de 200 firmas. Esto atrajo la atención de uno de los miembros del Consejo Municipal, que ahora defiende la causa.

¿Cuál es el problema? En mi ciudad, cuando un promotor inmobiliario despeja un terreno para construir en él, existe una ordenanza que establece que debe conservar el 10 % de los árboles. En las ciudades cercanas, sus ordenanzas dicen que el 30 %. Por eso, los gritos fueron: “¿Por qué tenemos que ser menos verdes que nuestros vecinos? ¿No nos merecemos todos vivir en ciudades bonitas también?”.

Por supuesto, tengo importantes problemas con esta propuesta. El más problemático es la violación de los derechos de propiedad privada de alguien. En un verdadero mercado libre, ¿qué debería pasar si una persona quiere conservar los árboles? La respuesta es sencilla: que esa persona compre la propiedad y conserve los árboles. Obviamente, este enfoque puede resultar bastante caro para una sola persona. Una alternativa cercana es formar un grupo (sin fines de lucro), reunir algo de dinero y que el grupo compre la propiedad. (O tal vez el grupo podría simplemente comprar los derechos de los árboles.

En otras palabras, el grupo podría negociar con el propietario una cuota para conservar los árboles. Ducks Unlimited hace esto con los agricultores para preservar los hábitats de los patos). Independientemente de los detalles concretos, la cuestión es que el propietario tiene el control sobre la propiedad. “Poder decidir” es lo que supone la propiedad. La petición que presentó mi vecino quita una parte (mayor) del control al propietario y lo transfiere al gobierno. Al reducir lo que el propietario puede hacer con la propiedad, el valor de la misma disminuye. Esta actividad es una “incautación”, un robo por parte del gobierno, o lo que Frederic Bastiat llamaría “saqueo legal”.

Ahora apliquemos nuestra pregunta a esta situación: “¿Qué podemos hacer?”

Supongo que podría agredirla físicamente, confrontarla verbalmente o entrar en las redes sociales y denunciarla, pero son opciones terribles y los cursos de acción menos prudentes. La violencia simplemente aleja a la gente de tu causa. Convertirse en su adversario es un enfoque perdedor a largo plazo. Y lo que es más importante, ¿los insultos hacen cambiar de opinión a alguien? No, ninguno de estos enfoques funcionará. Además, quiero agradarle a mis vecinos y que ellos me agraden. Quiero llevarme bien con todos. El problema es que tengo que persuadir no sólo a mi vecino, sino a mucha gente.

Tengo que conseguir de alguna manera que cambien de opinión. ¿Qué puedo hacer?

Para persuadir a alguien, primero debes averiguar por qué no está de acuerdo contigo. Hay muchas posibilidades. ¿Esta otra persona tiene una visión del mundo diferente porque simplemente ha estado mirando los números equivocados? Si los números no son la base de su conclusión, es probable que todos los números del mundo no le hagan cambiar de opinión.

¿Su visión del mundo se basa en una teoría errónea, como el keynesianismo o la teoría marxista del valor? Si se puede averiguar esto, entonces se puede razonar juntos y encontrar una solución.

La mayoría de las veces, no es una simple cuestión de encontrar los datos correctos o de corregir un elemento de lógica errónea. La gente rara vez se comporta así. Cuando leo los argumentos presentados en las redes sociales, suelen centrarse en los datos o la teoría. “¡Mira mis números!” “Tu teoría es defectuosa porque carece de…” ¿Cuántas veces has cambiado tu firme punto de vista debido a un número o un argumento lógico? Normalmente, cuando se nos presentan datos o teorías con los que no estamos de acuerdo, buscamos números y teorías que respalden nuestras conclusiones.

Cambiar una opinión muy arraigada no es fácil. Puedo decir por experiencia que cuando cambié de opinión sobre la legalización de las drogas me costó años de argumentos, muchas estadísticas y una predisposición hacia el libertarismo. Lo que quiero decir es que no es una tarea fácil que pueda hacerse con un par de tuits.

Me parece que al discutir temas de economía política con mis vecinos, éstos suelen llegar a sus conclusiones desde uno de estos tres lugares: una posición emocional, un punto de vista moral o nada en absoluto, un tipo de indiferencia. Muy a menudo se trata de una mezcla de las tres. Una reacción típica parafraseada podría ser: “En cierto modo siento que esto es correcto porque parece justo, pero no quiero pensar demasiado en esto”. El resultado de esta mentalidad lleva a mi vecino a reunir rápidamente 200 firmas para salvar unos anónimos y teóricos árboles. ¿Cuál es el costo de firmar la petición? Sólo lleva unos instantes. Mientras que el beneficio es que el firmante se siente mejor por estar en el lado correcto de una buena causa. ¿Quién puede estar en contra del rescate de árboles?

Lo que tenemos aquí es un microcosmos de los problemas nacionales. Para solucionar los grandes problemas que vemos a nivel nacional, tenemos que empezar a nivel local. La clave es empezar. No te limites a refunfuñar ante nadie. Permanecer en silencio al margen no ayuda. Cambiar a la sociedad para mejor requiere de acción. Así que tenemos que alzar la voz.

¿Pero cómo?

Recientemente, he estado viendo la serie de televisión de Milton Friedman de 1980 “Free to Choose“. (Tengo que admitir que nunca antes había visto más que unos simples fragmentos). Y aunque no esté de acuerdo con su monetarismo, puedo afirmar sin lugar a dudas que fue un magistral polemista y expositor del libre mercado. ¿Qué hizo que Milton Friedman fuera tan bueno? Creo que hay cuatro puntos claves que lo hicieron tan eficaz.

Chicago, 1969.- Retrato del economista americano Milton Friedman, profesor de la universidad de Chicago (EFE)

Es cierto que ser muy inteligente y tener la capacidad de recordar hechos y cifras con la misma facilidad que respirar ayuda mucho; Sin embargo, todos podemos mejorar nuestra comprensión. El fundador de la Fundación para la Educación Económica (FEE), Leonard Read, tenía algo que decir sobre el conocimiento. Durante una charla, Read hizo que se apagaran las luces. A continuación, encendió una vela eléctrica con una luz opaca. Todos somos velas. Cuando empezamos, empezamos opacos. A medida que adquirimos conocimientos, nuestro brillo aumenta. Atrae las miradas. La gente empieza a darse cuenta. Todos tenemos el potencial de aumentar nuestro brillo y convertirnos en luces para el mundo.

La regla de oro, tratar a la gente como te gustaría que te trataran, puede hacer o deshacer tu argumento. En otras palabras, la forma de exponer tu argumento suele ser más persuasiva que el contenido del mismo. ¿Cómo reaccionarías si alguien te gritara en la cara? Ser agradable y tratar a la gente como a tus amigos y vecinos hace que te ganes a la gente.

Pensar en un problema en un contexto más amplio es el objetivo de La Economía en Una Lección de Henry Hazlitt. La lección de Hazlitt es que siempre hay que tener en cuenta tanto las consecuencias intencionadas como las no intencionadas de una acción. Los efectos directos e inmediatos sobre un individuo o un pequeño grupo son importantes. Sin embargo, también debemos considerar los efectos indirectos y a largo plazo sobre todos los grupos. Si dejamos de lado esta perspectiva más amplia, sólo estaremos considerando verdades a medias.

Esta puede ser la habilidad más difícil de dominar. Cuando la otra persona habla, ¿escuchamos lo que dice o simplemente esperamos nuestro turno para exponer nuestro siguiente punto? Si escuchamos las preocupaciones de nuestro interlocutor, podemos establecer empatía. Podemos demostrar que nosotros también compartimos un objetivo o una preocupación común. Al encontrar ese punto en común, podemos crear un puente y una conexión, que puede unirnos y no separarnos.

Volvamos a mi problema local. Utilizando las técnicas anteriores, ¿cuál es una buena estrategia en este caso? Al escuchar, puedo entender que mi vecino se preocupa por el medio ambiente. Yo también me preocupo. Tampoco creo que mi vecino quiera perjudicar el valor de la propiedad de otro. Nuestros objetivos son los mismos, son nuestros enfoques los que son diferentes. Si establecemos una conexión, ofreciendo una alternativa positiva que evite el impacto negativo de una expropiación gubernamental efectiva, podremos razonar juntos.

Además, al escuchar, puedo descubrir un valor que podría atraer a mi vecino de izquierdas, por ejemplo, en este caso podría ser la cuestión de la vivienda asequible. Utilizando la habilidad nº 3, mirando el panorama general, podría señalar que el aumento de los costos para los promotores conduce a un aumento de los precios de la vivienda, lo que va en contra de la vivienda asequible. Una vez hecha la conexión, podemos considerar otros puntos como la equidad. Por ejemplo, “¿es justo estar quitando, sin compensación, el uso y el valor de esa propiedad?”.

Por último, necesitamos un sustituto para redirigir su impulso hacia los árboles. Decir “no hagamos nada” no suele ser atractivo, al menos no emocionalmente. Así que tenemos que redirigir y canalizar esa energía hacia un resultado alternativo que promueva el mismo fin, más árboles. Este paso es, por supuesto, el más difícil. Las respuestas del mercado libre a los problemas rara vez son sencillas. A menudo, implican pensar en varios pasos. Thomas Sowell lo llama “pensar más allá de la primera etapa”.

A lo largo de los años, he debatido con muchas personas. Algunos debates han resultado para bien y otros para mal. (No se pueden ganar todos.) Requieren paciencia y buen ánimo. Y con el tiempo, como el agua que desgasta la roca, tú también descubrirás que estás haciendo un hueco en el muro inamovible que tienes delante.

¿Cómo cambia esto el panorama general? Siendo realistas, tenemos que admitir que podría no cambiar nada. Sin embargo, podemos saber con certeza que nada cambiará si no lo intentamos al menos. Si empezamos a nivel local, tenemos más influencia. ¿Has asistido a una reunión del consejo municipal? Estas reuniones suelen estar casi vacías, incluso antes del COVID, y tu voz tendrá una resonancia mucho mayor cuando hables.

Larry Reed también nos recuerda que el valor es contagioso (Ver Real Heroes: Inspiring True Stories of Courage, Character, and Conviction y Heroes of Liberty from around the Globe). Tenemos que dar buenos ejemplos. Cuando la gente ve que otros adoptan una postura con principios, se animan a unirse a ellos.

Además, es posible que nunca se sepa el impacto a largo plazo que se tiene sobre los demás. Sin embargo, los argumentos buenos y bien pensados, cuando se presentan con alegría, calan. Puede que nunca sepas el impacto que tienes, pero eso no significa que no lo hayas logrado.

Creo que nuestros argumentos son los correctos. Creo que la gente debe ser libre. Creo que los mercados libres son los mejores en la generación de riqueza para las personas, ricos y pobres y sé que los mercados libres son más morales que sus alternativas. Si tú y yo trabajamos juntos en esto, si no nos desanimamos, si persistimos, creo que finalmente podremos reavivar la luz de la libertad y cambiar el rumbo de nuestras comunidades y nuestra nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
americanos pequeñas empresas

Un "estímulo" federal está paralizando las pequeñas empresas y fomentando monopolios

Next Article
elon musk saturday night live

Elon Musk presentará Saturday Night Live, y quieren cancelarlo

Related Posts
The Power of Positive Example

El poder del ejemplo positivo

Ciertamente, nadie se siente inspirado de forma positiva por el hipócrita o por el que no tiene principios. Parafraseando a Ralph Waldo Emerson, "Lo que eres habla tan fuerte que no puedo oír lo que dices".
Total
0
Share