fbpx
Biden, El American

Plan Biden: el peligro oculto del “alivio del Covid”

La belleza de un sistema federal es la capacidad de elegir dónde vivir y trabajar, basándose en estas diferencias que reflejan cosmovisiones del mundo opuestas

[Read in English]

La izquierda tiene una costumbre formidable de bastardear el lenguaje y los conceptos para adaptarlos a sus afanes ideológicos. Algunos dirían que se ha convertido en un arte. 


La Cámara de Representantes aprobó recientemente, la versión reconciliada de la llamada “Ley del Plan de Rescate Americano” de 2021 o H. R. 1319. Contrariamente a su etiqueta declarada, el proyecto legislativo que pronto se convertirá en ley el viernes 12 de marzo por el presidente Joe Biden, es esencialmente un rescate financiero masivo para las fallidas gobernaciones de izquierda de los políticos de los estados azules (estados demócratas).  

El “Plan Biden”, un rescate financiero masivo para las fallidas políticas izquierdistas

Entre 350 y 400 mil millones de dólares van a parar a las afligidas arcas de estados demócratas como Nueva York, California y Nueva Jersey, los tres principales beneficiarios de este saqueo de fondos públicos federales para suplir los graves errores de gestión de sus funcionarios y burocracias elegidas. Esto recompensa las políticas estatistas nefastas que normalmente acompañan a las nociones izquierdistas fracasadas. Los tres estados mencionados son los casos modelos de aberración del país.

Sin embargo, no son los únicos. La división entre la proporción de beneficios que se recibe y la que se paga, muestra claramente un patrón en el que los estados demócratas de gasto excesivo tienen la ventaja en el extremo receptor. Además de una evasión total del principio de buena gobernanza de la responsabilidad, beneficia desproporcionadamente a los estados fiscalmente desastrosos, a expensas de los estados disciplinados y prudentes.


Según The Epoch Times, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo que el proyecto de ley “saquea” a los estados rojos, conservadores y con responsabilidad fiscal, haciendo que, de hecho, subvencionen a los estados azules, de izquierdas, de Estados Unidos. Además, el artículo señala el hecho de que, medido sobre una base per cápita, los floridanos están siendo aprovechados.

Los neoyorquinos, a pesar de haber elegido mal, a juzgar por el rendimiento financiero de sus supervisores elegidos, están recibiendo el doble de la masiva ayuda federal, con 2,799 dólares por persona, en comparación con los 1,355 dólares del Estado del Sol. Esto es bastante escandaloso.  

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, tuiteó que el “pago de Pelosi” (en referencia a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi) no debería llamarse proyecto de ley de “alivio de Covid” y destacó en el mencionado tuit una lista de programas de gasto de la izquierda que no tienen nada que ver con el coronavirus.

Durante una aparición en Fox News y recogida por The New Yorker, McCarthy llegó a decir: “Este proyecto de ley está lleno de proyectos favoritos de la izquierda… En lugar de afrontar esa emergencia de frente, los demócratas han llenado este proyecto de ley con una lista de deseos progresistas”. El republicano más importante de la Cámara añadió: “Esta legislación es la cultura de la cancelación en su peor momento”.

El H. R. 1319 es un truco legislativo de transferencia de riqueza, ideado por los demócratas, de los estados bien gobernados a los estados estatistas de izquierda. No es una coincidencia que los estados gobernados con éxito sean, en su mayoría, de baja tributación y operen con un clima regulatorio más abierto y libre. Florida, Carolina del Sur, Tennessee, Texas, Dakota del Sur y Wyoming pueden presumir con orgullo de haber hecho las cosas correctas (incluido el voto a los políticos y sus políticas correctas) para beneficiar a sus ciudadanos.

La belleza de un sistema federal es la capacidad de elegir dónde vivir y trabajar, basándose en estas diferencias que reflejan cosmovisiones del mundo opuestas, a pesar de formar parte de la misma nación.

No hay ninguna razón, ni económica ni moral, para subvencionar a los estados que han elegido caminos que la historia ha demostrado empíricamente que son un fracaso. En eso consiste el socialismo. Los Estados Unidos no deberían emitir leyes que sirvan funcionalmente como una división económica y fiscal entre una Alemania Occidental y Oriental, con los más ricos y sabios, pagando por los que han abrazado políticas irresponsables.  

1 comment
  1. Cuidado con esos estados que pueden ser contaminantes; debemos fumigarlos con el pesticida moral que nos corresponde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
vacunas California, confinamientos

Datos revelan cómo el gobernador Gavin Newson convirtió California "en un desastre"

Next Article
María Elvira Salazar, Blinken

María Elvira Salazar increpa a secretario Blinken en defensa de cubanos, venezolanos, nicaragüenses y colombianos

Related Posts
Total
78
Share