fbpx

Variante Delta: ¿qué dicen los CDC y qué dice una experta en virología?

De momento las vacunas han probado ser eficaces en prevenir muertes e infecciones graves

El Centro para el Control de Enfermedades y Prevención (CDC) informó que a la luz de la nueva evidencia recolectada sobre la variante Delta, las personas vacunadas pero infectadas pueden transmitir el SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del COVID-19.

La variante Delta fue detectada por primera vez en octubre en la India, y desde que fue descubierta explotó como un barril de pólvora en todo el mundo y hoy más de 112 países registran casos de contagio por esta cepa del coronavirus.

Las recomendaciones del CDC se basaron en un estudio junto con el Departamento de Salud de Massachusetts, estado en el que se observó un caso masivo de contagios por coronavirus en el condado de Barnstable, donde un grupo de amigos y vecinos se reunieron para celebrar el 4 de julio.

El estudio detectó al menos 469 casos de infectados por coronavirus, el 75 % de los contagiados estaba plenamente vacunados. La secuencia genómica de 119 entre 133 infectados —tomados de la muestra— habían contraído la variante Delta.

Si bien hubo 5 personas hospitalizadas en Barnstable y de las cuales solo una de ellas estaba vacunada, nadie murió. El CDC también analizó la carga viral en 127 de las personas enfermas, plenamente vacunadas, y encontró que su carga viral era similar a los niveles vistos en 84 personas del estudio que no estaban vacunadas y también fueron infectados por la variante Delta.

Los contagios del curioso caso que analiza el CDC ocurrieron en una celebración del Día de la Independencia, más del 70 % de los infectados estaban vacunados. (EFE)

La sugerencia de que el grupo vacunado podía transmitir tan fácilmente el virus como las personas no vacunadas hizo que el CDC volviera a emitir la recomendación de usar tapabocas en espacios cerrados.

“Las altas cargas virales sugieren un mayor riesgo de transmisión y una mayor preocupación de que, a diferencia de otras variantes, las personas vacunadas infectadas con Delta puedan transmitir el virus”, comentó Rochelle Walensky, directora del CDC, quién además explicó que “el hallazgo es preocupante y fue un descubrimiento fundamental que condujo a la recomendación actualizada de la máscara de los CDC”.

El riesgo de la variante Delta que observa el CDC

En estos momentos la variante Delta es responsable de hasta el 70 % de los nuevos contagios en Estados Unidos. La última información divulgada por el CDC muestra que las tasas de contagio vuelven a escalar a los 66,000 infectados diarios, un saldo de solo 13,000 en junio.

Hasta la fecha la variante Delta ha mostrado no solo ser más contagiosa que las anteriores cepas del coronavirus, sino también más infecciosa que enfermedades como la varicela, que infectaba alrededor de 4 millones de americanos al año. Sin embargo, gracias a la vacunación el 93 % de los contagios han desparecido.

Los infectados con la variante Delta tienen una carga viral mucho mayor que aquellos infectados por otras variantes. (EFE)

El tiempo de exposición del virus tras el contacto con una persona infectada también es mucho menor; mientras que una prueba PCR para detectar un contagio requiere que la exposición al virus ocurriera como mínimo con siete días de antelación en caso de una cepa corriente, con la variante Delta, la PCR solo requiere 4 días para detectar la exposición al virus.

El Ministerio de Salud de Israel en un reciente comunicado indicó que la eficacia de las vacunas para prevenir un contagio si bien ha caído a un 67 % con la variante Delta, la mayoría de los infectados perciben una sintomatología leve o son asintomáticos.

Ante las recomendaciones de la CDC, varias empresas y entidades públicas han vuelto a requerir el uso de tapabocas en espacios cerrados para prevenir nuevos contagios por coronavirus dentro de sus instalaciones.

La respuesta de una viróloga a las recomendaciones del CDC

Ante la polémica con la variante Delta, la doctora en virología, Ángela Rasmussen, expuso que es muy poco probable que el COVID-19 mute en otra variante que pueda evadir con facilidad las vacunas.

Según la Dra. Rasmussen hay varia razones por las que es poco probable que las nuevas variantes escapen a la eficacia de las vacunas, «el sistema inmunológico es más complejo que simplemente neutralizar los anticuerpos. Unas pocas mutaciones en el dominio N-terminal (NTD) o en el dominio de unión al receptor (RBD) del pico son insuficientes para escapar de la totalidad de la respuesta inmune» dijo Rasmussen.

«A pesar de la cobertura alarmista sobre las “infecciones revolucionarias”, las vacunas en realidad se evaluaron con COVID-19 sintomático como el criterio de valoración principal, no la infección», explica Rasmussen; es decir, la principal razón por las que las vacunas existen es para prevenir una enfermedad severa, no una infección.

La Dra. Rasmussen insistió en que la prioridad de los sistemas públicos de salud es lograr que toda la gente se vacune lo más pronto posible, no generar pánico: «La vacunación completa crea una barrera para la replicación que es en gran medida insuperable para el virus. La vacunación parcial, por otro lado, puede no serlo. Es por eso que los regímenes de ARNm de una sola inyección son una mala idea —y las estrategias de dosis retrasadas en el Reino Unido y aquí en Canadá lo han confirmado—», explica la Dra. Rasmussen.

Las vacunas continúan siendo efectivas para prevenir el COVID-19

Es importante aclarar que transmisibilidad no es sinónimo de mortalidad y que las vacunas retienen toda su eficacia en prevenir infecciones mortales, como el propio CDC ha dicho en otras ocasiones.

El propio portal web del CDC aclara que la probabilidad de morir es prácticamente cero (0.0008 %) y menos del 0.0004 % de la población que se ha infectado estando vacunada ha presentado síntomas graves. En otras palabras, de 163 millones de americanos vacunados, solo 6,239 han tenido afectaciones graves por COVID-19.

Además es importante señalar que el alza en infecciones se da en un contexto donde las restricciones han sido levantadas y gran parte de los americanos han retomado su movilidad y viajes a lo largo del país, sin que esto haya desembocado en los picos experimentados durante junio cuando las cuarentenas estaban puestas en marcha, sin embargo las camas de los hospitales permanecían llenas.

Aunque Estados Unidos se enfrenta a una variante del coronavirus más contagiosa que las anteriores, de momento las vacunas han probado ser eficaces en prevenir muertes e infecciones graves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Reportera del NYT dice que hablar de la teoría del laboratorio en Wuhan es «racista»

Hasta el New York Times admite que el CDC está arruinado y sin credibilidad

Next Article

Estudiantes marxistas piden abolir la Sociedad Hayek en la London School of Economics

Related Posts
Total
21
Share