fbpx
Latinoamérica, agenda, Biden

2021, el año de consolidación de la izquierda radical en Iberoamérica

En crudo, el 2021 marca el año de la concreción y consolidación de la izquierda radical en Iberoamérica

El 2021 no sólo es el año de que nos trajo la llamada “nueva normalidad”, sino también es el año de la inminente vuelta de la izquierda en Iberoamérica, con lo cual, el disparo de la pobreza, hipertrofia de corruptelas y finalmente con un importante resquebrajamiento de las libertades y la democracia de la región.

Este fenómeno marcó su inicio luego del triunfo del kirchnerismo en Argentina, seguido de la derrota de Sebastián Piñera quien sucumbió ante la extorsión de los violentos y su imposición de una Constituyente, más el retorno del narco-tirano Evo Morales en Bolivia a través de su delfín Luís Arce, quien reciente y abruptamente desató un violento giro autoritario con la persecución judicial los factores institucionalistas bolivianos. Amén de la derrota del abanderado republicano Donald Trump en USA.

Ahora bien, ¿cuál es el escenario que se avizora para el resto de la región? Infelizmente, se trata de la reconquista de la región por parte de la izquierda, pero lo más trágico, la izquierda antidemocrática y castrista nucleada en ese par de conglomerados criminales que reciben por nombre Foro de Sao Paulo y Grupo de Puebla.

Las bases de semejante afirmación la encontramos en la dinámica política y las tendencias electorales. Comenzamos en Ecuador ya rumbo a su segunda vuelta, todo indica que Andrés Arauz (títere del parlanchín Rafael Correa) se impondrá sobre el centro-derechista Guillermo Laso. Más hacia el sur-este, en Perú la primera vuelta quedará eclipsada entre dos candidatos aparentemente centristas, Yonhy Lescano y George Forsyth, ambos propugnan por la eterna estupidez muy latinoamericana de cambiar la Constitución como vía para resolver los problemas estructurales del país.

A esto le sumamos dos países que se encuentran bajo un fuerte avance de la izquierda radical, tales como Paraguay y Brasil. En Asunción, el débil e híbrido Gobierno de Mario Abdo Benítez, que está técnicamente en jaque, por lo que hoy es un mandatario virtualmente escondido entre los muros del Palacio de Gobierno, asediado por su enorme incapacidad gubernativa y manchado por varios escándalos de corrupción. Abdo Benítez se encuentra ante un inminente colapso, bien por la vía legislativa (juicio político) o por la fuerte presión ciudadana, en efecto, difícilmente logre sobrevivir. Lo que resulta casi evidente es que en las próximas presidenciales el partido colorado (hoy oficialista), difícilmente volverá al Palacio de Los López.

En cuanto al gigante amazónico, Jair Bolsonaro al igual que le sucedió al expresidente Donald Trump, el brote de la pandemia del virus de Wuhan ha terminado convirtiéndose en una crisis política. Recordemos que Brasil es el segundo país del mundo con mayor cantidad de víctimas fatales y el que hoy presenta mayor tasa de contagios diarios. Al tiempo que, por un fallo procesal, liberó al máximo líder petebista Luis Ignacio Lula DaSilva. Si bien es cierto, aún continúa imputado por decenas de juicios, la clave aquí es que lo torna como elegible si desea participar en la carrera presidencial.

Respecto a Venezuela, luego de la nefasta y efímera actuación de Juan Guaidó, cuya Presidencia Interina sólo se tradujo en oportunidades de corruptelas para su entorno muy cercano, permitir la huida a España de su líder Leopoldo López y darle una fuerte dosis de oxígeno al narco-régimen de Maduro con una repugnante cohabitación entre éste y la seudo-oposición socialista venezolana. Lo que llevó a Maduro al estado actual: recuperado.

Concluida la era de reconocimiento de la Unión Europea al Gobierno Interino y rumbo a un nuevo, inútil y estéril proceso de diálogo que conducirá en una farsa electoral de la cual emergerá el chavismo victorioso, ergo, con estatus de gobierno reconocido internacionalmente, mientras Venezuela aguas adentro, terminará siendo una sociedad de ciudadanos pobres y desprotegidos dominada por bandas criminales sectorizadas en áreas geográficas y segmentos económicos que controlan el aparato burocrático del Estado.

En crudo, el 2021 marca el año de la concreción y consolidación de la izquierda radical en Iberoamérica, quienes apalancados en la reciente victoria del senil presidente Joseph Biden, una suerte de espectro fantasmal en la Casa Blanca, pero convertido en una muy efectiva herramienta para la concreción de los intereses estratégicos del ala izquierdista-globalista americana con sus pares del Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
América, El American

América necesita recordar por qué fue tan distinta de otras su revolución

Next Article
Reagan

Ronald Reagan a los 110 años: veinte de sus mejores frases sobre la libertad, el gobierno y América

Related Posts
Total
7
Share