fbpx

Colin Powell, general de cuatro estrellas y secretario de Estado, fallece a los 84 años

El general (retirado) Colin Powell falleció este lunes. Su carrera como presidente del Estado Mayor Conjunto y secretario de Estado marcó la política exterior americana durante décadas

[Read in English]

Colin Powell falleció este lunes debido a complicaciones relacionadas con el COVID-19, según anunció su familia. Powell padecía un mieloma múltiple, un tipo de cáncer de la sangre, que comprometía significativamente su sistema inmunológico, haciéndolo más susceptible a las complicaciones relacionadas con el COVID, a pesar de estar totalmente vacunado. Durante su larga carrera como funcionario público, Powell — hijo de inmigrantes jamaicanos — se convirtió en una figura muy conocida debido a sus funciones como Jefe del Estado Mayor Conjunto durante la Guerra del Golfo y como Secretario de Estado de la administración Bush durante la Guerra de Irak.

Powell fue una figura fundamental en la política exterior de Estados Unidos desde finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, y su carrera ilustra tanto el ascenso como la caída de Estados Unidos como hegemonía mundial indiscutible.

Figuras políticas de todo el espectro político han lamentado su muerte. El presidente Biden lo calificó como “uno de nuestros mejores americanos”, el exvicepresidente Mike Pence tuiteó que Powell era un “verdadero patriota americano que sirvió a nuestra nación con distinción”, y el ex presidente George W. Bush emitió un comunicado en el que lo calificaba de “gran servidor público”.

colin-powell
Colin Powell falleció este lunes tras complicaciones de COVID-19, jugó un papel fundamental en la política exterior americana durante su vida como servidor público. (EFE)

Colin Powell, el exitoso militar

Powell sirvió en el ejército durante la Guerra de Vietnam, resultó herido por una trampa de bambú y sobrevivió al ataque de un helicóptero, además de participar en la investigación de la masacre de My Lai. Luego siguió sirviendo en el ejército asesorando al presidente Reagan como consejero de Seguridad Nacional en el último año de su administración.

El presidente George H.W. Bush le nombró jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas en 1989, lo que convirtió a Powell en el oficial más joven y el primero afroamericano en alcanzar este puesto. Durante su mandato, Powell supervisó las exitosas invasiones de Panamá en 1989 y la liberación de Kuwait en 1991. La rápida y decisiva victoria militar de 1991 fue la primera acción militar de envergadura de Estados Unidos desde Vietnam, y supuso una clara señal del papel de Estados Unidos como única superpotencia mundial tras el fin de la Guerra Fría.

Durante sus años al frente del aparato de seguridad nacional de Estados Unidos, Colin Powell desarrolló la llamada “Doctrina Powell“, que planteaba ocho preguntas a las que había que responder antes de cualquier posible intervención militar americana. El objetivo de la doctrina era evitar el uso de fuerzas militares en conflictos sin final a la vista y en los que los costes superaran con creces los beneficios. Paradójicamente, Powell sirvió entonces bajo una administración que posiblemente no superó su prueba al justificar la controvertida guerra de 10 años en Irak.

Powell, el vendedor reticente de la guerra de Irak

Colin Powell fue el primer secretario de Estado de George W. Bush, dirigiendo la respuesta internacional de la administración a los ataques terroristas del 11 de septiembre y la consiguiente Guerra Global contra el terrorismo. Powell, al igual que la gran mayoría de la opinión pública americana y de la comunidad internacional, apoyó la invasión de Afganistán en 2001 para desalojar al régimen talibán afín a Al Qaeda.

Sin embargo, su imagen quedó ligada a su infame discurso en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en el que argumentó que había pruebas abrumadoras de que Saddam Hussein tenía Armas de Destrucción Masiva (ADM), allanando el camino para la invasión de Irak en 2003 y la posterior ocupación de Irak. Años más tarde, el propio Powell calificó el discurso como una “mancha” en su historial.

La información que tenía Powell y el resto del gobierno americano era profundamente errónea. Saddam Hussein no tenía armas de destrucción masiva y la guerra contra Irak se prolongó durante muchos años, debilitando de forma crucial la popularidad de la administración Bush y la imagen de todo su Gabinete. Aunque Powell fue uno de los pocos miembros del gabinete que aconsejó a Bush en contra de la guerra de Irak, al hacer el más memorable alegato a favor de la invasión en ese discurso ante la ONU, el destino de Powell quedó ligado a una guerra sobre la que tenía dudas y que no pasó su propia doctrina de las ocho preguntas.

Powell fue Secretario de Estado entre 2001 y 2005. (EFE)

Tras la reelección de Bush en 2004, Powell renunció a su cargo de secretario de Estado en 2005 y se convirtió en ciudadano privado. Aunque estuvo registrado como republicano hasta 2021, apoyó y votó a Obama en 2008 y 2012 y fue un feroz crítico de Donald Trump, votando a Hillary Clinton en 2016 y a Joe Biden en 2020.

Los dos actos más importantes de la carrera de Collin Powell ilustran perfectamente el reinado de Estados Unidos como única superpotencia, desde la bien ejecutada victoria en la Guerra del Golfo hasta el caos iraquí después de 2003. Si esto último no hubiera ocurrido, la historia probablemente recordaría a Powell como un general competente que ejecutó dos operaciones militares bien pensadas y llevadas a cabo. Sin embargo, lo de Irak ocurrió, y si Powell será recordado como el joven general uniformado en los desiertos de Arabia Saudí o como el diplomático de traje que convenció a los americanos de apoyar una guerra finalmente desastrosa que el mismo Powell intentaba evitar, es algo que depende de la historia.

Lo que nadie negará es que la historia de Powell también representa lo mejor de Estados Unidos, un hijo de inmigrantes jamaicanos que arriesgó su vida en Vietnam y se abrió paso entre el estamento militar para convertirse en su oficial de mayor rango a una edad récord, donde sirvió con distinción, para luego convertirse en el máximo diplomático del país.

A Powell le sobreviven su esposa Alma y sus tres hijos Michael, Linda y Anne Marie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Katalin Novak

Cómo la húngara Katalin Novák está salvando los cimientos del matrimonio y la familia de la izquierda global

Next Article
Miss Mundo, El American

Puerto Rico invertirá millones de dólares en el el Miss Mundo para "promover el turismo"

Related Posts
Total
0
Share