fbpx
medios de comunicacion

El control de los medios de comunicación por parte de la izquierda

Una de las características clave de un régimen totalitario es su control monopólico de los medios de comunicación

[Read in English]

Cualquier persona que no esté bajo el efecto tóxico del izquierdismo o sea un ignorante sin paliativos, sabe que los medios de comunicación están al servicio del Partido Demócrata y son un auxiliar político funcional de la izquierda. Cuando un jurista experimentado del tribunal más destacado de Estados Unidos, después de la Corte Suprema, lo dice, es una llamada de atención clara a los defensores de la libertad.

El juez federal Laurence Hirsch Silberman, de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia, señaló recientemente que “el aumento del poder de la prensa es tan peligroso hoy en día porque estamos muy cerca del control de estas instituciones por parte de un solo partido“, según lo citaron muchos medios, incluido Politico.  

El papel fundamental que desempeña la prensa libre en una democracia, como componente esencial de la sociedad civil, es un hecho indiscutible. Cuando los medios de comunicación abandonan sus fundamentos éticos básicos y dan prioridad al proselitismo político, la democracia está en peligro. Este punto también fue abordado por Silberman: “El control unipartidista de la prensa y los medios de comunicación es una amenaza para una democracia viable”.

Aunque este tipo de expresiones han sido poco frecuentes por parte de los juristas en el contexto histórico americano, se está convirtiendo en algo demasiado común y necesario, ya que la izquierda ha capitalizado la preferencia ideológica de los medios de comunicación en su marcha hacia el control autoritario y su pacto táctico con las Big Tech

El juez de la Corte Suprema, Samuel Alito, expresó en noviembre del año pasado, preocupaciones similares para la democracia americana en un discurso ante la Sociedad Federalista. En este caso, se centró en el patrón de invasión que pretende sofocar la libertad de expresión. El pasado mes de febrero, otro magistrado del Tribunal Supremo, Clarence Thomas, planteó sus objeciones y manifestó su preocupación por el hecho de que el máximo tribunal se negara a atender el caso legal de Pensilvania, que elevaba claramente las cuestiones de la actividad inconstitucional de instituciones no autorizadas en la redacción de leyes electorales. La defensa de Thomas del papel exclusivo de las legislaturas estatales en la elaboración de las normas electorales se hizo de forma contundente en un disenso abrasador. 

En la gráfica de 2005, el juez Lawrence Silberman junto al exsenador Charles Robb. (EFE)

 Desde distintos ángulos, destacados juristas americanos han ido expresando cada vez más su inquietud en los foros públicos por la crisis que padece el modelo democrático de Estados Unidos. Esta situación es totalmente el resultado de la lucha asimétrica de la izquierda por deconstruir la República americana.

Silberman recomendó urgentemente la revisión del caso histórico de la SCOTUS de 1964, New York Times v. Sullivan, que elevó la carga para ganar las demandas por calumnia y difamación contra los medios de comunicación al tener que demostrar la intención de “malicia”. El juez designado por Reagan en el segundo tribunal más importante del país durante más de 35 años (Silberman), cree que el papel partidista que la prensa desempeña ahora, la descalifica para disfrutar de esa amplia protección de la Primera Enmienda. El caso del The New York Times contra Sullivan es para los medios de comunicación, lo que la Sección 230 es para las Big Tech.

En su disenso en el caso Christiana Tah, et al v. Global Witness Publishing, In, et al que se decidió recientemente, Silberman dio un vuelco a la conciencia tocando directamente las amenazas graves que suponen los medios de comunicación prácticamente monopolísticos, clasificados por una cosmovisión compartida. Abordando el problema de frente con afirmaciones como: “Dos de los tres periódicos más influyentes (al menos históricamente), The New York Times y The Washington Post, son prácticamente periódicos del Partido Demócrata”. También se abordó la difícil realidad a la que se enfrentan las plataformas conservadoras, dado el control que las Big Tech ejercen sobre la distribución del mercado.

Silberman añadió: “… aunque en los últimos años han surgido redes conservadoras advenedizas (principalmente en línea), su visibilidad se ha visto decididamente limitada por los medios sociales, ya sea mediante prohibiciones directas o censura basada en el contenido”. Este punto es fundamental. El argumento de que los conservadores y otros antisocialistas deberían simplemente crear sus propios canales de libre expresión debe enfrentarse al hecho de que las Big Tech siguen siendo, por desgracia, los guardianes de la visibilidad. Son dueñas del mecanismo de distribución.

Es reconfortante ver a juristas tan destacados unirse a la buena lucha por la libertad. La consolidación ideológica de la izquierda y su dominio de los medios de comunicación y las Big Tech tiene que ser confrontados. No hay que olvidar que una de las características clave de un régimen totalitario es su control monopólico de los medios de comunicación.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Racistas, Antirracismo

Las políticas más eficazmente racistas se impulsan hoy en nombre del antirracismo

Next Article
Youtube censuró entrevista de Trump con Dan Bongino

Trump lanzará en los próximos meses su propia red social

Related Posts
Total
1
Share