fbpx
Saltar al contenido

Finanzas personales: 8 métodos para mejorar tu planificación financiera

Dos figuras encima de un cúmulo de monedas

Contenidos

Gerenciar tu dinero de manera óptima no es un mito. Cualquier persona es capaz de administrar sus ingresos de mejor y mejorar su calidad de vida solo aprendiendo a controlar sus gastos y aumentar sus ingresos.

¿Quieres saber cómo hacerlo? Entonces quédate un poco más y descubre qué son las finanzas personales y métodos sencillos, pero efectivos, para administrar tu dinero.

¿Qué son las finanzas personales?

Llamamos «finanzas personales» al método que utilizamos para administrar nuestros recursos financieros en la vida personal, así como si fuéramos los contadores de una empresa, pero  esta vez «nosotros» somos la empresa. Para esto no solo debemos tener en cuenta nuestros ingresos y egresos, sino también llevar un conteo de nuestras inversiones, historial crediticio, bienes materiales, fondos de ahorro y más.

Al entender cómo funcionan nuestros gastos personales, ingresos, pasivos e inversiones, podremos tener un escenario más claro al momento de nuestra planificación financiera y, por ende, tomar decisiones que faciliten nuestra estabilidad económica.

Ventajas de tener una buena educación financiera

La educación financiera es una herramienta que nos ayudará a entender cómo funcionan nuestras finanzas personales y a administrarnos de forma mucho más efectiva. Además, tener una buena educación financiera no se trata únicamente de ahorrar, también se trata de aprender qué hacer con el dinero que no gastamos, es decir, aprender sobre inversiones, manejo de deuda o evitar estafas.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Algunas ventajas básicas de tener una buena educación financiera son:

  • Facilidad para la toma de decisiones financieras: cuando analizamos una situación y, además, somos conscientes de cada elemento que compone nuestra economía, las decisiones a las que nos enfrentemos tendrán más probabilidades de ser correctas y beneficiar nuestras metas financieras. 
  • Nos aleja de deudas innecesarias: endeudarse no está mal, el problema real es endeudarnos con cosas que no satisfagan nuestras necesidades, o que hundan nuestra planificación financiera. Por eso, contar con conciencia de nuestro capital, nos ayuda a entender qué deudas son correctas para adquirir. 
  • Adiós a los prestamistas informales: la desesperación y la incertidumbre al no tener un plan financiero puede llevar a las personas a acudir a prestamistas informales que tienen altas tasas de interés y métodos de cobranza agresivos.
  • Inversión: cuando tienes buena educación financiera entendemos que el ahorro es importante, pero la inversión es fundamental para poder multiplicar cada dólar que ganamos.
Errores más comunes en el manejo de las finanzas personales

Cuando nos enfrentamos a la tarea de organizar nuestras finanzas personales, solemos encontrarnos con varios errores. Algunos de ellos los podemos corregir sin mucha dificultad, pero otros pueden convertirse en un verdadero problema si no se solucionan pronto.

Entre los más comunes están:

  • Gastar dinero que aún no tenemos: es crucial que siempre planeemos los gastos en función del dinero que tengamos en este momento y no depender de ingresos inciertos.
  • Carecer de un plan en caso de adversidades: tu situación financiera no siempre será estática, por lo que es recomendable que te prepares para cualquier imprevisto, previendo por lo menos los siguientes tres meses. 
  • No tener objetivos financieros: establecer metas permite trazar un plan financiero. Si tienes claro qué tipo de vivienda deseas tener, sabrás cómo orientar tus esfuerzos para lograrlo.
  • Tener muchos «gastos hormiga»: los gastos hormiga son aquellos gastos innecesarios de nuestro día a día. Es importante que identifiques de cuáles puedes prescindir. Los más comunes son: pedir comida a domicilio, comprar café en la oficina, servicios que no usas (como algunos de streaming), entre otros.

Métodos para manejar tus finanzas personales

Si has llegado hasta aquí, es porque estás convencido de que quieres mejorar tu situación financiera y, según el caso, la de la familia. A continuación, te dejamos nuestros 8 métodos sugeridos para que mejores tus finanzas personales:

1. Hacer un análisis de tu situación financiera actual 

El primer paso es saber dónde estás parado. Necesitas conocer en detalle tu situación actual para generar estrategias que se adapten a tu situación y a tus metas. En esta parte del proceso deberás crear un balance financiero, comprender dónde y cómo está tu dinero. No solo debes incluir tus ingresos y egresos, sino todo lo que compone tu capital: mobiliario, activos, pasivos y hasta tu historial crediticio.

Una vez que tienes una lista con todos los elementos que componen tu economía doméstica, sabrás hasta qué punto puedes llegar al momento de tomar decisiones financieras importantes a mediano y largo plazo.

 2. Plantear tus metas financieras personales

Establece objetivos a largo plazo. Estos pueden ser de cualquier tipo: ahorrar para un viaje, alcanzar una cantidad específica de dinero en tu fondo de retiro o emergencia, entre otros. Tener metas financieras te dará un norte para tus ahorros e inversiones y hace el proceso ahorrativo mucho más motivante.

3. Disminuir egresos y aumentar ingresos

Disminuir egresos es, quizás, la parte más difícil para muchas personas porque cuesta trabajo identificar esos gastos que si bien son placenteros, puede que sean innecesarios. Así que un paso previo es saber cuáles son los egresos de tu día a día que están drenando tus cuentas bancarias.

Una vez que tienes esto, comienza el proceso de recorte de gastos mensuales. De por sí, al dejar de lado los gastos hormiga, verás que tus ingresos serán más dinámicos y tendrás oportunidad de invertir tu dinero en cosas que te sienten mejor o multipliquen tu capital.

Un consejo para administrar mejor tu dinero a corto plazo es presupuestar. Armar un presupuesto no es muy difícil, y puedes hacerlo en la comodidad de tu computadora o teléfono gracias a tantas aplicaciones financieras que hay.

4. Aprender a ahorrar 

Existen muchas maneras de ahorrar dinero, y este quizás es un consejo que has escuchado en tu familia desde muy pequeño. Siempre nos piden ahorrar, aunque pocas personas nos explican cómo hacerlo.

La clave para ahorrar dinero es hacerlo de a poco: reservando un porcentaje pequeño de nuestros ingresos y destinándolo a alguna cuenta de ahorro personal para que gane intereses. Si todos los meses destinamos, por lo menos, el 10 % de nuestro salario a esa cuenta de ahorro, no sentiremos la ausencia de una gran cantidad en nuestra economía doméstica y, además, estaremos multiplicando nuestro capital.

5. Invierte

Invertir requiere valor y, al hacerlo, se asume un riesgo importante. La primera lección que no todo el mundo da es que, ya sea en acciones, en fondos de inversión o en criptomonedas, no puedes invertir dinero que no estés dispuesto a perder.

Es muy probable que tu inversión salga bien y que, en el largo plazo, recuperes tu dinero junto con una gran cantidad de ganancias. Sin embargo, invertir en sectores como criptomonedas puede ser volátil y arriesgado.

6. Cuidado con las deudas

La deuda es una herramienta que utilizada de la forma correcta puede traer muchos beneficios, sin embargo, si este no es el caso, las consecuencias pueden ser muy dañinas. Al momento de asumir cualquier tipo de deuda debes tener en cuenta cómo eso afectará a tu planificación financiera mensual o anual. 

Una buena manera de manejar tu deuda es presupuestar cuánto estás dispuesto a pagar en deuda al mes. Si algunos gastos harán que tu deuda se expanda más allá de ese porcentaje, entonces puedes analizar si realizar un gasto o no hacerlo.

Otro consejo importante es aprender a cuidarte de los préstamos malintencionados con una tasa de interés elevada. No olvides que si tienes dudas siempre puedes consultar a un asesor financiero para evitar malos momentos.

7. Revisión periódica del estado de tus finanzas

Poner en orden nuestras finanzas personales tiene que ser una actividad constante, de lo contrario, el esfuerzo puede perderse tras poco tiempo. Revisa si tus metas financieras se están cumpliendo y cuánto te falta para alcanzarlas; así como si tu plan de gastos e ingresos está saliendo según lo organizado.

8. Historial crediticio y créditos

Tener tarjetas de crédito no es sinónimo de gastar dinero de manera despreocupada y sin control. Por el contrario, representa una oportunidad de construir un historial crediticio ejemplar, así como financiar algunos proyectos particulares o conseguir productos y servicios financieros.

Un buen historial crediticio es vital, ya que los bancos lo usan como referencia a la hora de otorgar préstamos, y puede ser un indicador muy importante cuando evalúan nuestro poder adquisitivo.

Ahora que sabes qué son las finanzas personales y tienes idea de qué métodos aplicar para alcanzar tus objetivos financieros, te dejamos como última recomendación rodearte de personas que tengan metas similares a las tuyas, de tal manera que puedas crecer y estar siempre orientado al éxito.

Si te gustó este artículo, puedes visitar nuestra sección de Economía para encontrar más contenido relacionado, o también puedes suscribirte a nuestro newsletter para mantenerte informado con el acontecer diario.

Total
0
Share