fbpx



Grandes Ligas de Béisbol, El American

Las Grandes Ligas de Béisbol, Black Lives Matter y la insurrección sigilosa

Es evidente que las diatribas de “supresión de votantes” de la izquierda y sus compinches corporativos, sólo sirven para camuflar la guerra asimétrica

[Read in English]

El marxismo cultural o neomarxismo impregna de forma innata las democracias al distorsionar la realidad mediante el dominio intelectual de sectores e instituciones clave, como el sistema educativo, los medios de comunicación industriales, los emporios tecnológicos y las corporaciones privadas. 

En Estados Unidos, la Teoría Crítica de Raza (TCR), un vástago de la Teoría Crítica de la Escuela de Frankfurt que se suma al marxismo, ha sido el arma preferida del comunismo. La utilización de la raza como herramienta para los antagonistas binarios de la teoría de conflicto marxista (oprimido/opresor) se remonta a la época soviética. 

Las Grandes Ligas de Béisbol y la Teoría Crítica de la Raza

El control hegemónico, a través de la promoción de esta comprensión sesgada y fraudulenta de la historia y las relaciones raciales, ha sido empleado desde la década de 1960 por los grupos comunistas radicales y violentos de “liberación” negra, todos ellos apoyados por la URSS y Cuba, sin un éxito sólido. La muerte de George Floyd y las más de tres décadas de campaña de adoctrinamiento de los estudios de agravio (estudios de género, feministas, queer, raza, postcoloniales, entre otros) en las universidades de Estados Unidos nos han traído hasta aquí.

La TCR, como es el caso de todas las subdivisiones de la Teoría Crítica, no se preocupa por la verdad o los hechos. Se trata de obtener y ejercer el poder para fomentar el cambio sistémico tal y como manda el dogma ideológico. Las nociones de igualdad son un obstáculo. La “equidad” y su manipulación subjetiva es donde se gasta la energía. Las Grandes Ligas de Béisbol (MLB), que en su día fue la organización supervisora del deporte pasatiempo favorito de Estados Unidos, que no tenía ninguna inclinación política o ideológica por respeto a la composición pluralista de la nación, se ha transformado en un tanque Panzer nuclear para una causa comunista. 

Black Lives Matter (BLM) se ha convertido estructuralmente en la organización más influyente en la política pública desde mayo de 2020. Las Grandes Ligas de Béisbol han aceptado la Teoría Crítica de la Raza subversiva que Black Lives Matter ha estado impulsando agresivamente (literalmente) para el sustento de la hegemonía cultural comunista. 

Grandes Ligas de Béisbol, El American
“La utilización de la raza como herramienta para los antagonistas binarios de la teoría de conflicto marxista (oprimido/opresor) se remonta a la época soviética” (Flickr)

Las Grandes Ligas de Béisbol, lamentablemente, no han sido la única en tomar este camino cómplice. Se han unido a un grupo de prominentes empresas privadas que están remolcando esta estrategia marxista liberticida, que incluye a Coca-Cola, Delta Airlines, JP Morgan Chase, Viacom CBS, Citigroup, Cisco, UPS y Merck. 

Los cambios recientes en las leyes electorales de Georgia que dificultan el robo de una elección, a la vez que preservan liberalizaciones clave e incluso amplían su facilitación para el voto legal, han sido recibidos con una reacción leninista por parte del gobierno de Biden, los medios de comunicación principales y una serie de corporaciones que incluyen a la MLB. 

El reparo descarado en esta afrenta contra el pueblo del Estado del Melocotón y la democracia americana en general, se está enmascarando como “supresión de votantes“.  

Georgia, ejerciendo la legitimación que la soberanía popular le ha extendido a sus funcionarios electos, remedió los defectos graves del esquema electoral alterado que se utilizó en las elecciones de 2020 y que a fue alterado por la preocupación de la pandemia de coronavirus por entidades legales, pero no autorizadas constitucionalmente. 

Los cambios de la SB 202, la nueva ley electoral de Georgia, cerraron las lagunas que daban cabida a las sospechas de trampas y otras actividades espurias, al tiempo que ampliaron las oportunidades de voto para los votantes legítimos. Georgia con la ley SB 202 es, de hecho, considerablemente más liberal que muchos otros estados, incluido estados azules. Las quejas por la supuesta “supresión de votantes” son falsas. 

Georgia seguirá siendo un estado de batalla clave a efectos del dominio del poder político nacional. Por lo tanto, es primordial que la izquierda mantenga intactas las normas que toleraron las políticas electorales dudosas derivadas de su improvisada iniciativa de voto universal por correo de 2020. Las irregularidades draconianas, las anomalías y la potencialidad de un fraude masivo, preocupan poco a los vencedores de las elecciones cuestionables del año pasado. 

El 2 de abril, la MLB emitió un comunicado en el que anunciaba su boicot a Atlanta para el Juego de las Estrellas de 2021 y el Draft de la MLB en protesta por la ley de integridad del votante de Georgia (SB 202). La justificación vergonzosa de esta decisión totalmente politizada fue su declarada “oposición” a las “restricciones a las urnas”.

MLB afirma que actúa en nombre de la comunidad negra, pero esto sólo sería cierto si se interpone el fundamentalismo de la TCR. Como si esta hazaña penosa fuera poco, la MLB evoca para la ocasión de este partido emblemático, la figura de Hank Aaron, una leyenda del béisbol, pero un inválido moralmente.

Con 755 jonrones, Aaron ocupa el segundo lugar en esta categoría de bateadores. Durante el Juego de las Estrellas de 2021, será la figura homenajeada de la ocasión, tras haber fallecido el pasado 22 de enero. El deporte y la política no deben mezclarse. Mucho menos, el deporte y la ideología. Aaron era un ferviente admirador y apologista confeso del tirano comunista Fidel Castro. 


Estela Bravo, una documentalista americana, plasmó en su película “Anécdotas de Fidel”, un collage de celebridades sin gloria que fueron a Cuba a rendir homenaje al vil dictador y asesino marxista. Como informa el Seattle Times, Aaron, en una adulación desagradable, dice: “Una vez en la vida puedes conseguir que alguien como el presidente Fidel Castro te firme una pelota de béisbol”. En una entrevista con Bravo en su documental apologista, Aaron sigue presumiendo licenciosamente de que aún conserva cuatro pelotas de béisbol que Castro le autografió.

Barack Obama en defensa de las Grandes Ligas de Béisbol

Barack Obama, el gran maestro de la toma de posesión socialista del Partido Demócrata y gurú en jefe de la insurrección de la TCR, descargó previsiblemente en Twitter un día después del pronunciamiento de la MLB sobre la noticia:

“Felicitaciones a @MLB por tomar una posición en nombre de los derechos de voto para todos los ciudadanos. No hay mejor manera de que el pasatiempo de Estados Unidos honre al gran Hank Aaron, que siempre predicó con el ejemplo”, dice el tuit del expresidente. Hay un nivel de coherencia en esta declaración. Aaron predicó con el ejemplo, no en la defensa de las libertades civiles o el derecho de la gente a votar en elecciones libres, sino en su idolatría de los opresores comunistas. 

Por lo tanto, el hecho de que Obama y la MLB utilicen a Aaron como un chico de póster para el “derecho al voto” contradice la postura ética del bateador de béisbol con respecto a esta misma cuestión en Cuba, una tierra que visitó como invitado especial de un violador en serie de los crímenes contra la humanidad. 

Obama también da muestras de coherencia en su posición, que se alinea moral e ideológicamente con la defensa de MLB de combatir las leyes de integridad del votante que podrían limitar el fraude, un camino que parece aceptable si lleva a los socialistas al poder. El acercamiento del 44º presidente al régimen castrista, sin ninguna condición previa de mejora de los derechos humanos por parte del comunismo cubano, evidenció su grave vacío ético de principios democráticos. 

Grandes Ligas de Béisbol, El American
“Aaron predicó con el ejemplo, no en la defensa de las libertades civiles o el derecho de la gente a votar en elecciones libres, sino en su idolatría de los opresores comunistas”. (Departamento de Estado de Estados Unidos – Dominio público)

La asistencia a un partido de béisbol también formó parte de la cumbre Castro-Obama. El lugar del partido era un parque de béisbol donde el anfitrión era una brutal dictadura comunista de seis décadas. No hubo ninguna preocupación, por parte de Obama, por la ausencia absoluta de derechos electorales para los cubanos, blancos o negros. 

Es evidente que las diatribas de “supresión de votantes” de la izquierda y sus compinches corporativos, sólo sirven para camuflar la guerra asimétrica. Se está privando a Estados Unidos de su condición de república. Es hora de desafiar seriamente a esta insurgencia marxista envuelta en la fabricación de un racismo inexistente.     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Lee Zeldin - Trump

Congresista Lee Zeldin presentará su candidatura para gobernador de Nueva York

Next Article
Ralph Freso/Getty Images

Gobernador de Arizona firmó proyecto de ley que prohíbe los controles federales de armas

Related Posts
Total
55
Share