fbpx

BLM, El American

La guerra de BLM contra una Navidad blanca

Hipocresía, doble moral y una estafa intelectual socialista es lo que representa BLM. Afortunadamente, la mayoría de los negros americanos rechazan esta radicalidad insidiosa

[Read in English]

Black Lives Matter (BLM) está llamando a un boicot de todos los negocios “blancos” durante la temporada navideña de 2021. Tan importante es esta posición para la organización marxista, que incluso han establecido un sitio web auxiliar, “blackxmas.org”, así como el uso de sus sitios de medios sociales, con el propósito explícito de lanzar esta iniciativa. Está previsto que se lleve a cabo desde el Viernes Negro, el 26 de noviembre, hasta el 1 de enero de 2022. BLM ha dejado claro que su misión no es la igualdad racial. De hecho, ni siquiera tiene que ver con la raza. Su guerra contra la Navidad “blanca” pone de manifiesto este hecho.

Reformulando burlonamente el clásico éxito de Bing Crosby de 1942 “Blanca Navidad” (“White Christmas”), para adaptarlo a la narrativa de la Teoría Crítica de la Raza (TCR), BLM lo ha destrozado hasta hacerlo irreconocible en su plataforma digital. “Algún día en Navidad veremos una tierra, sin policías asesinos con pistolas en la mano”, dice en parte la virulenta arenga.

Esta venenosa parodia de la melodía de Irving Berlin (el compositor), ganadora de los Premios Óscar de 1942 a la Mejor Canción Original en la película musical “Holiday Inn”, fue elegida conscientemente para la empresa por todo lo que rodea a esta formidable pieza. Con más de 100 millones de copias vendidas, “Blanca Navidad” es posiblemente una de las producciones musicales más exitosas de todos los tiempos. Además, relata una visión de Estados Unidos que los marxistas detestan.

BLM es un producto totalmente elaborado por el marxismo cultural (a/k/a neo-marxismo). Epistemológicamente casado con la religión política de la Teoría Crítica (TC) de la Escuela de Frankfurt, incorpora numerosas divisiones dentro del laberinto de la política identitaria de la TC. Compartiendo los objetivos de la visión del mundo de los movimientos del Poder Negro de la década de 1960, como los Panteras Negras, y la teología de la liberación negra, BLM ha reforzado ese cóctel Molotov intelectual de la TC, con la Teoría Crítica Feminista, la Teoría Crítica Legal, la Ideología de Género, la Teoría Crítica Queer, la Teoría Crítica Postcolonial, y la recientemente añadida, Teoría Crítica de la Blancura.

Todos estos enfoques “interseccionales” del neo-marxismo trabajan estratégicamente para socavar el modo de gobierno republicano de Estados Unidos, su sistema económico capitalista, la fe cristiana que es su agente de cohesión moral y la civilización occidental.    

Esta campaña racista de “Blackxmas”, que está irreconciliablemente divorciada del propósito real de la Navidad, el nacimiento de Jesucristo, el Hijo de Dios, permite a BLM afinar su mensaje en sintonía con sus cimientos ideológicos. Cuando dicen “Soñamos con una #Blackxmas”, su acción se dirige contra la compra o la realización de otras transacciones comerciales con empresas “blancas”. Según la organizadora del capítulo de BLM en Los Ángeles, Jan Williams, “el capitalismo no ama a los negros”. Así, la base delirante de la cruzada del grupo comunista contra el “capitalismo-supremacista-blanco”.

La ironía de la política racista inicial de BLM de librar una batalla contra los negocios blancos durante la temporada navideña de 2021 es el límite conveniente de su campaña de supremacía negra. BLM no tiene ningún problema en aceptar dinero de empresas de propiedad de blancos o dirigidas por blancos. Si el capitalismo fuera, como afirman estos neo-marxistas, un modelo basado en “supremacismo blanco”, ¿cómo pueden aceptar moralmente dinero de los blancos? Incluso aceptar donaciones de gente blanca woke sería una incoherencia ética, ya que según el dogma de la TCR, la “blancura” está determinada por el grupo y es irredimible, excepto si se derroca y reconstituye el sistema.

Una propuesta inmoral, como el esquema pagano y marxista de “Blackxmas”, no tiene nada que ver con la moralidad o las relaciones raciales. Es una propuesta de supremacía negra, en deuda con las premisas y estrategias del marxismo cultural, que ni siquiera sus más importantes defensores acatan. Cuando Patrisse Khan-Cullors decidió comprar su casa de 1.4 millones de dólares, la cofundadora de BLM eligió vivir en un lugar predominantemente blanco de altos ingresos en el moderno Topanga Canyon, una llamativa salida del condado de Los Ángeles cerca de Malibú. Un sitio, casualmente, repleto de capitalistas de éxito. Hipocresía, doble moral y una estafa intelectual socialista es lo que representa BLM. Afortunadamente, la mayoría de los negros americanos rechazan esta radicalidad insidiosa.          

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
chris cuomo cnn

Adiós a la historia de amor entre CNN y Chris Cuomo: se aproxima una batalla legal

Next Article

El boicot de Biden a los Juegos Olímpicos de Invierno no incluye a los atletas

Related Posts
Total
47
Share